EL OFI­CIO DEL PE­RIO­DIS­TA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por NA­TA­LIA TA­MA­YO GA­VI­RIA Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 9° se­mes­tre na­ta­lia.ta­ma­yog@upb.edu.co

El pe­rio­dis­mo es pa­ra sen­tir­lo, arries­gar­se, pa­ra que to­dos, en al­gún mo­men­to, sin­ta­mos có­mo se ca­mi­na con otros za­pa­tos.

Una de las re­fle­xio­nes que más re­cuer­do du­ran­te los cua­tro años que lle­vo es­tu­dian­do pe­rio­dis­mo es la de tra­tar de ca­mi­nar con los za­pa­tos del otro. Ese pre­cep­to del ofi­cio im­pli­ca dar los pa­sos con el pe­so de ca­da cuer­po que an­da, sus ci­ca­tri­ces y des­ni­ve­les.

De mis pe­rio­dis­tas en los que as­pi­ro con­ver­tir­me al­gún día, du­do lle­va­rán su pro­pio cal­za­do pa­ra ver las pro­ble­má­ti­cas de las que es­cri­bie­ron. Sin im­por­tar la ta­lla, el es­ti­lo o es­ta­do, se atre­vie­ron a an­dar por otros ca­mi­nos, sin te­ner dón­de dor­mir o por quién pre­gun­tar. Se lan­za­ron a la aven­tu­ra pa­ra en­con­trar los za­pa­tos de los que que­rían ha­blar.

Me ima­gino en­ton­ces, ha­cien­do una com­pa­ra­ción, a sus fa­mi­lia­res pi­dién­do­les que no lo hi­cie­ran, que no se arries­ga­ran, que eso no va­lía la vi­da, que bus­ca­ran otro te­ma más cer­cano, uno que no im­pli­ca­ra ries­go, que te­nían unas per­so­nas que se preo­cu­pa­ban por ellos.

Si los es­cu­cha­ron o no, no lo sé; si les ha­bla­ron co­mo pa­dres preo­cu­pa­dos, mu­cho me­nos. Tal vez a Lei­la Gue­rrie­ro, Jon Lee

An­der­son, Juan Vi­llo­ro, por men­cio­nar al­gu­nos, les acon­se­ja­ron igual; pe­ro qué sa­bría­mos del mun­do sin las cró­ni­cas de Ka­pu ci ski so­bre Áfri­ca y sus dic­ta­du­ras; el gran re­por­ta­je de

Mar­tín Ca­pa­rrós que ha­bla del ham­bre que pa­de­cen a dia­rio ni­ños, mu­je­res y hom­bres en La­ti­noa­mé­ri­ca y el con­ti­nen­te afri­cano, del tra­ba­jo de Oria­na

Fa­lla­ci al en­tre­vis­tar­se con los más po­de­ro­sos de la Tie­rra pa­ra ha­cer­les las pre­gun­tas que mu­chos no se atre­vie­ron.

Lla­ma­ré ca­sua­li­dad a la su­po­si­ción de que el re­sul­ta­do de ca­da una de es­tas his­to­rias y de mu­chas otras que me ins­pi­ran, se die­ron por­que ca­da uno de ellos, a pe­sar del amor que sen­tían por sus fa­mi­lia­res, se la ju­ga­ron por la ver­dad, por esos otros per­so­na­jes, los que son si­len­cia­dos por al­gún po­der que los ca­lla.

Si no hu­bie­sen si­do ellos, si por un mo­men­to hu­bie­sen es­cu­cha­do a sus se­res que­ri­dos y se hu­bie­sen que­da­do en la co­mo­di­dad de sus ca­sas, ha­cien­do pe­rio­dis­mo de ofi­ci­na o sien­do co­mu­ni­ca­do­res, quién hu­bie­se si­do el re­bel­de, el atre­vi­do, al de­cir­les a sus pa­dres que es­ta pro­fe­sión es pa­ra sen­tir­la, arries­gar­se y, más que na­da, ti­rar­se al va­cío pa­ra que to­dos, en al­gún mo­men­to, le­yen­do sus tra­ba­jos, sin­ta­mos có­mo se ca­mi­na con otros za­pa­tos

* Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EAFIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.