LA HO­RA DE LOS ANI­MA­LES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AR­TU­RO GUE­RRE­RO ar­tu­ro­gue­rre­ror@gmail.com

A me­di­da que los gran­des con­ta­mi­na­do­res des­tru­yen el pla­ne­ta, las per­so­nas de la ca­lle in­ven­tan frá­gi­les con­duc­tas co­mo con­tra­pe­so. De­trás de es­tas siem­pre hay una idea que in­quie­ta men­tes y des­pe­ja pa­no­ra­mas.

Es­te de­ce­nio pue­de se­ña­lar­se co­mo la ho­ra de los ani­ma­les. El cam­bio de pers­pec­ti­va fren­te a es­tos se­res de cua­tro y más pa­tas es uno de los nue­vos ba­lan­ces apa­re­ci­dos con­tra la de­vas­ta­ción del glo­bo.

Los ‘mi­llen­nials’ , esa ge­ne­ra­ción que pa­re­ce pro­ce­den­te de la na­da, mi­li­tan en la cau­sa ani­mal. Na­cie­ron así, no apren­die­ron ese afec­to. Lle­ga­ron con sen­si­bi­li­dad afín a la de los bi­chos ab­sor­tos.

Des­de fi­na­les del si­glo pa­sa­do al­gu­nas vo­ces di­fun­die- ron ele­men­tos de la teo­ría ge­ne­ral so­bre los ani­ma­les. Plan­ta­ron ese ses­go di­fe­ren­te fren­te a es­tos. No for­mu­la­ron al­go no­ve­do­so sino con­vir­tie­ron en plu­ral pen­sa­mien­tos aho­ga­dos por el trá­fa­go de bar­ba­ri­da­des y gue­rras.

Ali­ce Wal­ker, es­cri­to­ra afro­ame­ri­ca­na, pre­mio Pu­lit­zer en 1983 por su no­ve­la “El co­lor púr­pu­ra”, es una de ellas. Fe­mi­nis­ta y ac­ti­vis­ta con­tra el ra­cis­mo, in­cor­po­ró a los lla­ma­dos ‘irra­cio­na­les’ en la lis­ta de lo jus­to.

“Los ani­ma­les –plan­te­óe­xis­ten en el mun­do por sus pro­pias ra­zo­nes. No fue­ron he­chos pa­ra el ser hu­mano, del mis­mo mo­do que los ne­gros no fue­ron he­chos pa­ra los blan­cos ni la mu­jer pa­ra el hom­bre”.

De­cir que un gru­po de se­res no es he­cho pa­ra otro gru­po de se­res es pre­go­nar la au­to­no­mía del pri­me­ro. Es ale­gar que es­te po­see sus pro­pias le­yes o nor­mas, que exis­te por ra­zo­nes aco­mo­da­das a su na­tu­ra­le­za.

Equi­pa­rar en so­be­ra­nía a los ani­ma­les, fren­te a las mu­je­res y los ne­gros, es pa­la­bra ma­yor. So­bre to­do a fi­na­les del si­glo en que las bre­gas fe­mi­nis­tas y an­ti­rra­cis­tas for­za­ron la igual­dad de de­re­chos pa­ra las arrin­co­na­das y los es­cla­vi­za­dos de la his­to­ria.

¿Cuá­les son las ra­zo­nes in­trín­se­cas de la exis­ten­cia de los ani­ma­les? Aquí está el mis­te­rio pa­ra una ci­vi­li­za­ción ado­ra­do­ra de la ra­zón, de la pro­duc­ti­vi­dad, del in­te­rés. Los pas­ma­dos or­ga­nis­mos que no pien­san co­mo pien­san los hu­ma­nos, son in­di­fe­ren­tes a es­tos lu­cros cau­san­tes pre­ci­sa­men­te de su ex­ter­mi­nio y sa­cri­fi­cio en ma­ta­de­ros y en re­don­de­les de apues­tas.

La ho­ra de los ani­ma­les lle­gó pa­ra que­dar­se, a pe­sar de la man­se­dum­bre y es­qui­vez que los ha­ce no de­li­be­ran­tes. Pa­ra de­li­be­rar es­tán los ani­ma­les ra­cio­na­les que aho­ra los bus­can co­mo alia­dos fren­te a los ta­la­do­res del há­bi­tat co­mún

Los ‘mi­llen­nials’ lle­ga­ron con sen­si­bi­li­dad afín a la de los bi­chos ab­sor­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.