“EL PRO­BLE­MA NO RA­DI­CA EN LA PO­SI­CIÓN PO­LI­TI­CA”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por : ADRIANA CAR­DO­NA L.

Hoy ve­mos có­mo en Amé­ri­ca La­ti­na los go­ber­nan­tes tien­den a go­ber­nar con un dis­cur­so en el que la trans­pa­ren­cia, des­pla­za­da por la co­rrup­ción, ha­ce trán­si­to, la de­fen­sa de la igual­dad so­cial ha si­do mal in­ter­pre­ta­da y des­vir­tua­da.

En el que unas mi­no­rías quie­ren im­po­ner sus de­re­chos a co­mo dé lu­gar y que quie­nes go­bier­nan se con­vier­ten en una car­ga y la so­cie­dad, que ha su­fri­do al­gún ti­po de tra­ge­dia y me­nos fa­vo­re­ci­da, apro­ve­cha es­te ejem­plo pa­ra con­ver­tir­se en el dis­cur­so jus­ti­fi­ca­ble pa­ra ob­te­ner lo que se quie­re.

No exis­ten li­ber­ta­des pú­bli­cas y el po­der ju­di­cial se pres­ta pa­ra es­to y los me­dios de co- mu­ni­ca­ción es­tán a mer­ced del po­der to­tal del go­bierno y aque­llos que quie­ren sal­var su con­cien­cia han si­do per­se­gui­dos; otros guar­dan si­len­cio.

Es­tas prác­ti­cas so­lo se­rán su­pe­ra­das cuan­do los va­lo­res, dig­ni­dad y ho­nes­ti­dad de los aso­cia­dos y quie­nes nos go­bier­nan re­cu­pe­ren su rum­bo.

Se ha lle­ga­do a la to­le­ran­cia de la co­rrup­ción de una ma­ne­ra ex­tre­ma y los de­re­chos hu­ma­nos han si­do in­ter­pre­ta­dos con un dis­cur­so no muy le­gí­ti­mo

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.