DE LA MANO EN LO AM­BIEN­TAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por BEA­TRIZ DE MA­JO bea­triz@de­ma­jo.net.ve

El mes pa­sa­do en­tró en vi­gen­cia el Acuer­do de Pa­rís, fir­ma­do por 195 paí­ses en la Cum­bre del Cli­ma en di­ciem­bre de 2015. Es­te es el pri­mer acuer­do de ca­rác­ter uni­ver­sal que con­tem­pló la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y con­si­guió que los ac­to­res a es­ca­la mun­dial se com­pro­me­tie­ran en pla­nes con­cre­tos pa­ra sal­var al pla­ne­ta de los da­ños de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal.

Chi­na fue, por pri­me­ra vez, fir­man­te de es­te com­pro­mi­so jun­to con los Es­ta­dos Uni­dos, otro de los gran­des emi­so­res de emi­sio­nes que pro­vo­can el en­ve­ne­na­mien­to pla­ne­ta­rio. Pa­ra ese mo­men­to, 10 na­cio­nes a es­ca­la mun­dial con­cen­tra­ban ca­si las tres cuar­tas par­tes de las emi­sio­nes no­ci­vas pa­ra la vi­da en la tie­rra (73 %) y so­lo a Chi­na le co­rres­pon­día una cuar­ta par­te de esa res­pon­sa­bi­li­dad (25 %).

Sin em­bar­go, el im­pul­so que tan­to Chi­na co­mo EE. UU. le die­ron fue de­ci­si­vo pa­ra que el acuer­do en­tra­ra en vi­gor con tan­ta ce­le­ri­dad, me­nos de un año lue­go de su fir­ma. Pa­ra Chi­na ello re­pre­sen­tó un cam­bio ra­di­cal de ac­ti­tud fren­te al abor­da­je de los te­mas am­bien­ta­les en co­lec­ti­vo jun­to con el res­to de los res­pon­sa­bles del da­ño pla­ne­ta­rio. Es­te país no ha­bía si­do par­te del pro­to­co­lo de Kyo­to, un im­por­tan­tí­si­mo con­ve­nio-mar­co de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que da­ta­ba de 1997 y con­te­nía he­rra­mien­tas co­mu­nes pa­ra fre­nar el ca­len­ta­mien­to.

No quie­re ello sig­ni­fi­car que los te­mas am­bien­ta­les es­tu­vie­ran por fue­ra de la agen­da de asun­tos esen­cia­les den­tro de los pla­nes de desa­rro­llo del vas­to país de Asia. La pro­tec­ción me­dioam­bien­tal en los úl­ti­mos 50 años ha­bía pa­sa­do a ser con­si­de­ra­da una “po­lí­ti­ca es­ta­tal bá­si­ca” del Go­bierno. Una pri­me­ra Ley de Pro­tec­ción del Me­dio Am­bien­te se es­ta­ble­ció pa­ra fi­nes ex­pe­ri­men­ta­les en 1979 y se pro­mul­gó en 1989. Ya des­de 1984 se es­ta­ble­ció una Co­mi­sión Es­ta­tal de Me­dio Am­bien­te y diez años más tar­de na­ció un Co­mi­té de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos de la Asam­blea Po­pu­lar, to­do lo cual ha per­mi­ti­do la ela­bo­ra­ción de 12 le­yes, más de 20 re­gu­la­cio­nes y 250 nor­mas pa­ra dar­le aten­ción a la ma­te­ria. Lo que ello quie­re de­cir es que, en lo in­terno, se han lo­gra­do éxi­tos en el tra­ta­mien­to de la con­ta­mi­na­ción in­dus­trial y ur­ba­na y se ha lo­gra­do en zo­nas es­pe­cí­fi­cas un con­trol sa­tis­fac­to­rio de la con­ta­mi­na­ción.

Sin que ello pue­da ser com­pro­ba­do por el her­me­tis­mo chino en es­te y otros te­rre­nos, las au­to­ri­da­des, hoy por hoy, se enor­gu­lle­cen de afir­mar que gra­cias a sus proac­ti­vas po­lí­ti­cas y la re­gu­la­ción im­pues­ta, en años re­cien­tes Chi­na ha ce­rra­do más de 84 mil pe­que­ñas em­pre­sas que pro­du­cen la con­ta­mi­na­ción y que en­tre las 238 mil em­pre­sas que pro­du­cen con­ta­mi­na­ción, el 90 % ha cum­pli­do nor­mas na­cio­na­les.

¿Es es­to su­fi­cien­te co­mo con­tri­bu­ción a las me­tas mun­dia­les? Se­gu­ra­men­te no, pe­ro lo que es vá­li­do des­ta­car es que es­te cam­po es uno en el que Chi­na y los Es­ta­dos Uni­dos han po­di­do ha­cer cau­sa co­mún pa­ra el be­ne­fi­cio de la hu­ma­ni­dad. Por ejem­plo, al­can­zar las me­tas de los Acuer­dos de Pa­rís con­sis­ten­tes en la re­duc­ción de la emi­sión de ga­ses de ma­ne­ra que el au­men­to me­dio de la tem­pe­ra­tu­ra pla­ne­ta­ria que­de por de­ba­jo de los 2 gra­dos cen­tí­gra­dos de los ni­ve­les prein­dus­tria­les del si­glo XIX, no se­rá po­si­ble sin un ape­go to­tal de Chi­na y USA a ese de­rro­te­ro.

El que los dos prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes del mun­do se den la mano de ma­ne­ra con­tun­den­te fa­ci­li­ta­rá los com­pro­mi­sos de ter­ce­ros paí­ses, ya que ca­da uno vo­lun­ta­ria­men­te se im­po­ne su me­ta pro­pia de re­duc­ción y no exis­ten san­cio­nes en ca­so de in­cum­pli­mien­to

Chi­na ha ce­rra­do más de 84 mil pe­que­ñas em­pre­sas que pro­du­cen la con­ta­mi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.