MA­DRE (NO) SO­LO HAY UNA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRIS­TI­NA RES­TRE­PO J. re­dac­ción@el­co­lom­biano.com.co

El mun­do no “es co­mo es”, sino co­mo apren­de­mos a ver­lo. Una po­si­ble no­ción de pro­gre­so se­ría des­apren­der, do­mar nues­tros pre­jui­cios (mu­chos de ori­gen an­ces­tral, co­lec­ti­vo), cues­tio­nar las ideas pre­con­ce­bi­das que nos “ino­cu­lan” por vía de la fa­mi­lia, la re­li­gión, la es­cue­la, el ba­rrio, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción...

En el prees­co­lar nos en­se­ñan que “ca­sa” es un cua­dra­do con un trián­gu­lo en­ci­ma, con una puer­ta, dos ven­ta­nas, una chi­me­nea. A me­di­da que pa­san los años, en­ten­de­mos que mu­chos lla­man “ca­sa” al fa­mo­so cua­dra­do con el trián­gu­lo en­ci­ma… pe­ro otros tam­bién lla­man “ca­sa” a un iglú, un in­qui­li­na­to, una es­ta­ción de tren aban­do­na­da, una ha­bi­ta­ción de ho­tel, un apar­ta­men­to, un pa­la­fi­to, un carro-ca­sa. La se­na­do­ra pro­mue­ve un Re­fe­ren­do Cons­ti­tu­cio­nal que so­me­te­ría a con­si­de­ra­ción del pue­blo un pro­yec­to de Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal que con­sa­gra la adop­ción de me­no­res so­lo por pa­re­jas con­for­ma­das en­tre hom­bre y mu­jer.

Re­vi­se­mos los in­con­ve­nien­tes más ob­vios:

1). El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da di­ce que el re­fe­ren­do nos cos­ta­ría $280 mil mi­llo­nes, los cua­les no es­tán in­clui­dos en el Pro­yec­to de Ley de Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción 2017, ni en las es­ti­ma­cio­nes del Mar­co de Gas­to de Me­diano Pla­zo del sec­tor.

2). El re­fe­ren­do des­es­ti­ma el de­re­cho de los ni­ños más ne­ce­si­ta­dos a te­ner un ho­gar.

3). El re­fe­ren­do vio­la­ría el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de de­re­cho a la igual­dad al tra­tar co­mo ciu­da­da­nos de se­gun­da a las pa­re­jas ho­mo­se­xua­les y per­so­nas sol­te­ras que deseen em­pren­der trá­mi­tes de adop­ción.

4). El re­fe­ren­do en­car­na la in­ma­du­rez po­lí­ti­ca de quie­nes so­me­ten de­re­chos ciu­da­da­nos al es­cru­ti­nio de las ma­yo­rías. Es­to in­clu­ye a los se­na­do­res que se es­cu­dan diz­que en los prin­ci­pios de la de­mo­cra­cia pa­ra apo­yar es­te exa­brup­to (el Par­ti­do Li­be­ral, al cual per­te­ne­ce Mo­ra­les: ca­lla­di­to).

5). Una in­ves­ti­ga­ción del Jour­nal of Ma­rria­ge and Fa­mily (2010), con­clu­ye que los hi­jos cria­dos por pa­dres del mis­mo se­xo son “es­ta­dís­ti­ca­men­te in­dis­tin­gui­bles de aque­llos cria­dos por pa­pás he­te­ro­se­xua­les, en tér­mi­nos de au­to­es­ti­ma, desem­pe­ño in­te­lec­tual y adap­ta­ción so­cial”.

6). El ho­mo­se­xua­lis­mo no es una “se­ñal apo­ca­líp­ti­ca de nues­tro tiem­po”. 600 años an­tes de Cris­to, Sa­fo es­cri­bía: “Be­sé a tan­tos, de tan­tos fui be­sa­da,/ mas ni uno so­lo me de­jó mar­ca­da/ la piel y el al­ma co­mo tú, mu­jer”. (Ob­vie­mos otros ar­gu­men­tos que ra­yan con el ri­dícu­lo: que la ho­mo­se­xua­li­dad es con­ta­gio­sa, per­ver­sión, pe­ca­do… y un lar­go et­cé­te­ra im­preg­na­do de su­per­che­rías).

Si hay al­go que se re­de­fi­na con fre­cuen­cia en la gran His­to­ria del mun­do y en la his­to­ria de ca­da ser hu­mano son las for­mas de amar, de in­ter­re­la­cio­nar­nos.

“Mi­la­gro adi­cio­nal,/ co­mo adi­cio­nal es to­do:/ lo im­pen­sa­ble/ es pen­sa­ble”, es­cri­bió Wils­la­wa Szym­bors­ka.

No to­das las “ca­sas” son un cua­dra­do con un trián­gu­lo en­ci­ma. No to­dos ama­mos de la mis­ma ma­ne­ra. Ni el con­cep­to de “fa­mi­lia” se de­fi­ne por la orien­ta­ción se­xual de sus in­te­gran­tes.

Que los se­gui­do­res de Mo­ra­les “des-ayu­nen”: ¡La Cons­ti­tu­ción de 1991 no es una bo­la de plas­ti­li­na pa­ra ma­no­sear! Abru­ma la arro­gan­cia de quie­nes dan por he­cho que el mun­do de­be fun­cio­nar so­lo ba­jo los pa­rá­me­tros que ellos aprue­ban

No to­das las “ca­sas” son un cua­dra­do con un trián­gu­lo en­ci­ma. No to­dos ama­mos de la mis­ma ma­ne­ra. Ni el con­cep­to de “fa­mi­lia” se de­fi­ne por la orien­ta­ción se­xual de sus in­te­gran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.