¡Ay amor!, esa sus­tan­cia quí­mi­ca de la­bo­ra­to­rio

El La­bo­ra­to­rio Es­cé­ni­co de An­tio­quia, gru­po que ex­pe­ri­men­ta un tea­tro sen­ci­llo sin ol­vi­dar la es­té­ti­ca, es­tre­na pues­ta en es­ce­na.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA

¡ Ay amo­res! es el mon­ta­je tea­tral de La­bo­ra­to­rio Es­cé­ni­co de An­tio­quia, en el que se cuen­ta so­bre di­ver­sas cla­ses de amo­res que hay.

Milt­hon Ara­que y Joh­na­tan Car­de­ño es­cri­bie­ron es­te dra­ma en el que in­ten­tan re­ve­lar­les a los es­pec­ta­do­res la his­to­ria de unos es­tu­dian­tes, seis, que du­ran­te el tiem­po del co­le­gio se des­cu­bren se­du­ci­dos por una pro­fe­so­ra de quí­mi­ca, pe­ro vi­ven sus sen­ti­mien­tos en si­len­cio.

Sa­len del ba­chi­lle­ra­to y ca­da cual to­ma su rum­bo, co­mo sue­le ocu­rrir, y a los quin­ce años se re­en­cuen­tran. En esa reunión, los per­so­na­jes se cuen­tan si re­sol­vie­ron el te­ma del amor en sus vi­das y de qué ma­ne­ra.

Esa pro­fe­so­ra, en­tre tan­to, ha aban­do­na­do la do­cen­cia y se ha de­di­ca­do a sa­tis­fa­cer otra de sus pa­sio­nes: la ra­dio. Tie­ne un pro­gra­ma en el que las per­so­nas lla­man y con­fie­san sus asun­tos afec­ti­vos.

Lo cu­rio­so es que ese sép­ti­mo per­so­na­je, la pro­fe­so­ra de quí­mi­ca, tan pre­sen­te en la vi­da de to­dos, tan pre­sen­te en la es­ce­na por­que es pro­duc­to de co­men­ta­rios y evo­ca­cio­nes y pue­de ser hi­lo con­duc­tor de la na­rra­ción, ¡no apa­re­ce!

“¡Ay Amo­res! —de­fi­ne Milt­hon— es un es­pec­tácu­lo que nos su­mer­ge en un via­je a tra­vés del tiem­po y nos trans­por­ta a ese mo­men­to de nues­tra ado­les­cen­cia cuan­do, en me­dio de jue­gos co­mo el pi­co bo­te­lla, el yo­yo o la pe­ri­no­la, des­cu­bri­mos los be­sos, las ca­ri­cias y, qui­zás, al­go más”.

Por­que, co­mo con­ti­núa ex-

pli­can­do él, quien tam­bién es el di­rec­tor de es­ce­na, es­te te­ma, el del amor, es uni­ver­sal y de to­dos los tiem­pos, pe­ro no tie­ne una so­la for­ma de en­ten­der­se o de asu­mir­se”.

“No hay una so­la for­ma de amar —com­ple­men­ta Joh­na­tan—. Hay amor de ma­dre, amor de hi­jo, amor ha­cia los ani­ma­les, amor de ami­gos, de pa­re­jas con­for­ma­das por per- so­nas del mis­mo se­xo...”.

Con un am­bien­te re­tro, es­ce­ni­fi­ca­do en­tre 1981 y 1995, es­te mon­ta­je tea­tral tie­ne mú­si­ca de plan­cha, jue­gos co­reo­grá­fi­cos, can­tos y dan­zas.

“¡Ay Amo­res!” —con­clu­ye Milt­hon— es un lar­go sus­pi­ro que nos na­ce del al­ma. Es una pie­za que nos re­cuer­da que no tie­ne sen­ti­do bus­car el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra “amor” en un dic­cio­na­rio, pues en na­da se pa­re­ce­rá a lo que he­mos vi­vi­do. ¡Qué pa­la­bra tan sen­ci­lla en cual­quier idio­ma pa­ra ex­pre­sar al­go tan inex­pre­sa­ble!”.

Que to­dos en­tien­dan

Los in­te­gran­tes del La­bo­ra­to­rio Es­cé­ni­co de An­tio­quia tie­nen cla­ro que la bús­que­da crea­ti­va que los alien­ta es de un tea­tro que in­clu­ya a to­das las per­so­nas.

Tan­to al eru­di­to o co­no­ce­dor del tea­tro, co­mo a las per­so­nas que no tie­nen co­no­ci­mien­to de las ar­tes es­cé­ni­cas.

En el ca­so de es­ta pues­ta en es­ce­na, “tan­to los in­te­lec­tua­les co­mo las per­so­nas sen­ci­llas se enamo­ran o tie­nen las vi­ven­cias que pue­den re­pre­sen­tar­se en un es­ce­na­rio, aun­que las ma­ne­ras de asu­mir­las sean di­fe­ren­tes. Por eso que­re­mos ha­cer un tea­tro que cual­quie­ra lo en­tien­da y dis­fru­te”, ex­pli­ca Joh­na­tan.

En­tre los pla­nes de La­bo­ra­to­rio Es­cé­ni­co de An­tio­quia está el de lle­var es­te mon­ta­je a dis­tin­tos mu­ni­ci­pios an­tio­que­ños, co­mo una for­ma de con­tri­buir a su agen­da cul­tu­ral, cla­ro, y tam­bién de brin­dar la po­si­bi­li­dad de te­ner en cuen­ta una mi­ra­da dis­tin­ta a la ho­ra de abor­dar el te­ma de los afec­tos

FO­TO COR­TE­SÍA LA­BO­RA­TO­RIO ES­CÉ­NI­CO.

El mon­ta­je tea­tral cuen­ta con jue­gos, co­reo­gra­fías, can­tos y dan­zas. Su du­ra­ción es de una ho­ra y me­dia. La­bo­ra­to­rio Es­cé­ni­co fue fun­da­do en 2010.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.