To­le­ran­cia y res­pe­to pa­ra el Día de las Ma­dres

EL CO­LOM­BIANO le pi­dió re­co­men­da­cio­nes a una ex­per­ta pa­ra po­der dis­fru­tar sa­na­men­te es­ta ce­le­bra­ción.

El Colombiano - - PORTADA - Por CA­MI­LO TRU­JI­LLO VI­LLA ELE­NA OS­PI­NA

El al­cal­de de Me­de­llín in­vi­tó a la ciu­da­da­nía a dis­fru­tar en paz es­ta ce­le­bra­ción. Aquí unas pau­tas pa­ra evi­tar que es­te día sea uno de los más vio­len­tos del año.

En los úl­ti­mos años, el fi­nal de la jor­na­da de la ce­le­bra­ción del Día de la Ma­dre en Me­de­llín y el Va­lle de Abu­rrá es ate­rra­dor.

De acuer­do con los re­gis­tros ofi­cia­les de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na, en 2012, fue­ron ase­si­na­das 14 per­so­nas; en 2013, fa­lle­cie­ron 13 ciu­da­da­nos de ma­ne­ra vio­len­ta; en 2014, la ci­fra lle­gó a 17, de los cua­les 7 ocu­rrie­ron en Me­de­llín. El fin de se­ma­na de 2015 de­jó cua­tro muer­tos. El año pasado, tan so­lo se pre­sen­tó un ho­mi­ci­dio, pe­ro los uni­for­ma­dos aten­die­ron 199 ri­ñas, mu­chas de las cua­les pu­die­ron ha­ber ter­mi­na­do en tra­ge­dia.

Las co­mu­nas no­ro­rien­ta­les (Santa Cruz, San­to Do­min­go, Man­ri­que y Aran­juez), cen­troo­ri en­ta­les (Can­de­la­ria, Vi­lla Her­mo­sa y Bue­nos Ai­res) y no­roc­ci­den­ta­les (Cas­ti­lla, Do­ce de Oc­tu­bre y Ro­ble­do), son los lu­ga­res de Me­de­llín don­de más se pre­sen­tan ri­ñas y le­sio­nes per­so­na­les, de­bi­do a las di­ná­mi­cas de ce­le­bra­ción, en las que se mez­clan fa­mi­lia­res y ami­gos del ba­rrio; y ade­más, por­que abun­da el li­cor.

En es­te sen­ti­do, el al­cal­de de Me­de­llín, Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez Zu­lua­ga, in­vi­ta a to­dos los ciu­da­da­nos a que pri­me la ar­mo­nía y la to­le­ran­cia.

“Va­mos a cui­dar­las, a que­rer­las y a por­tar­nos bien. Qué no da­ría yo por te­ner a mi ma­dre a mi la­do; por eso mi men­sa­je pa­ra to­dos es que dis­fru­ten sa­na­men­te a sus ma­más”, ex­pre­só el man­da­ta­rio lo­cal.

Re­co­men­da­cio­nes

La si­có­lo­ga Ma­ría Vic­to­ria Gue­rre­ro Mo­ra nos com­par­tió unas pau­tas pa­ra dis­fru­tar me­jor es­te día tan es­pe­cial.

1 UNIÓN FA­MI­LIAR CON AMOR Y RES­PE­TO

Es un día de unión y la fa­mi­lia de­be con­vo­car­se en es­te sen­ti­do. El res­pe­to es el va­lor fun­da­men­tal que no pue­de fal­tar. Los acuer­dos son muy im­por­tan­tes en es­te ti­po de reunio­nes y es bueno de­jar cla­ro des­de an­tes que hay te­mas —política, fút­bol, re­li­gión, di­ne­ro, en­tre otros— que no se de­ben tra­tar; en es­pe­cial si en la fa­mi­lia hay in­te­gran­tes que no se ha­blan o no com­par­ten las po­si­cio­nes de los otros. Es­ta­ble­cer con an­te­rio­ri­dad re­glas

ba­sa­das en el res­pe­to y la to­le­ran­cia, ayu­da­rá a que no se ge­ne­ren si­tua­cio­nes que des­pués se la­men­ta­rán.

2 NO ES UN DÍA PA­RA IN­GE­RIR MU­CHO LI­COR

El Día de la Ma­dre no de­be ser un mo­ti­vo o una ex­cu­sa pa­ra in­ge­rir mu­cho li­cor. El me­jor re­ga­lo que le po­de­mos dar a ma­má es no to­mar. Aun­que no de­be­mos sa­ta­ni­zar un buen vino o una cer­ve­za, lle­var la in­ges­ta de al­cohol a ni­ve­les ex­tre­mos es per­der la ca­pa­ci­dad de au­to­con­trol y de ser cohe­ren­tes con nues­tras ac­cio­nes. La gen­te ali­co­ra­da pier­de la su­ti­le­za al ha­blar, se vuel­ve im­pul­si­va, vio­len­ta y son esos es­ta­dos a los que de­be­mos evi­tar lle­gar.

3 RE­GA­LOS PA­RA EL DIS­FRU­TE DE ELLAS

No se tra­ta de com­pe­tir por quién le da el me­jor re­ga­lo a la ma­má; cuan­do no se tie­nen con qué, los re­ga­los que ge­ne- ran co­ne­xión emo­cio­nal o re­cuer­dos son los me­jo­res: fo­tos, car­tas, ac­cio­nes de­sin­te­re­sa­das, etc. Los re­ga­los de­ben ser pa­ra el dis­fru­te de ellas.

4 ACOR­DAR O PER­MI­TIR NO QUE­RER ES­TAR

Las pa­re­jas no de­ben re­nun­ciar a per­mi­tir­se es­tar en un es­pa­cio o ce­le­bra­ción con sus res­pec­ti­vas ma­más; es de­cir, si se tie­ne la po­si­bi­li­dad y el en­ten­di­mien­to de ne­go­ciar que una par­te del día es­tén con la ma­dre de él y que la otra par­te con la ma­dre de ella, se­ría per­fec­to. Pe­ro si uno de los dos o am­bos no quie­ren es­tar con la fa­mi­lia política, se de­be res­pe­tar eso y, al mis­mo tiem­po, per­mi­tir, sin con­di­cio­nes, que la per­so­na pa­se el tiem­po con su fa­mi­lia y con su ma­má sin ha­cer re­pro­ches o re­cla­mos

“Va­mos a cui­dar­las, a que­rer­las y a por­tar­nos bien... mi men­sa­je es que dis­fru­ten sa­na­men­te a sus ma­más”. FE­DE­RI­CO GU­TIÉ­RREZ ZU­LUA­GA Al­cal­de de Me­de­llín

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.