EDI­TO­RIAL

Los cu­pos mí­ni­mos ga­ran­ti­za­dos a las Farc en el Con­gre­so ya es­ta­ban de­fi­ni­dos. Aho­ra se for­ma­li­zan en ac­to le­gis­la­ti­vo. ¿Ha­rán un ges­to de pre­sen­tar can­di­da­tos li­bres de prontuario?

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

“Los cu­pos mí­ni­mos ga­ran­ti­za­dos a las Farc en el Con­gre­so ya es­ta­ban de­fi­ni­dos. Aho­ra se for­ma­li­zan en ac­to le­gis­la­ti­vo. ¿Ha­rán un ges­to de pre­sen­tar can­di­da­tos li­bres de prontuario?”.

La par­ti­ci­pa­ción política de los miem­bros o sim­pa­ti­zan­tes de las Farc ya tie­ne for­ma­li­za­ción le­gis­la­ti­va, al ha­ber si­do apro­ba­do el tex­to con­ci­lia­do de Se­na­do y Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, tra­mi­ta­do por la vía rá­pi­da o fast track. Aho­ra pa­sa a con­trol ju­rí­di­co por par­te de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, en trá­mi­te prio­ri­ta­rio, en el que na­die es­pe­ra que en­cuen­tre es­co­llos cons­ti­tu­cio­na­les u objeciones in­sal­va­bles por par­te de la ma­yo­ría de los ma­gis­tra­dos.

De he­cho, es­te nue­vo ac­to le­gis­la­ti­vo que in­tro­du­ce mo­di­fi­ca­cio­nes a la Cons­ti­tu­ción Política no es sino apli­ca­ción de lo ya de­ci­di­do por el Go­bierno y las Farc en sus acuer­dos de La Ha­ba­na. Pa­ra las Farc la par­ti­ci­pa­ción política de sus miem­bros era una de las demandas más in­sis­ten­tes y el Go­bierno es­tu­vo siem­pre de acuer­do con ellas, in­clu­so con­ce­dien­do la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der el de­re­cho de la ele­gi­bi­li­dad elec­to­ral a los de­cla­ra­dos por la jus­ti­cia co­mo res­pon­sa­bles de crí­me­nes atro­ces, o de quie­nes es­tu­vie­ran in­cur­sos en pro­ce­sos ju­di­cia­les por or­de­nar­los o co­me­ter­los. Es­te pun­to ni si­quie­ra pu­do ser mo­di­fi­ca­do lue­go del re­cha­zo po­pu­lar en el ple­bis­ci­to del 2 de oc­tu­bre del año pasado.

En el lla­ma­do Nue­vo Acuer­do Fi­nal, que­dó ex­pre­sa­men­te ha­bi­li­ta­da no so­lo la par­ti­ci­pa­ción política de los des­mo­vi­li­za­dos, al­go en­ten­di­ble y asu­mi­ble en una de­mo­cra­cia que quie­re con­so­li­dar­se en paz, sino tam­bién la ele­gi­bi­li­dad elec­to­ral de cual­quie­ra de sus miem­bros, in­de­pen­dien­te de sus res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les. Es­to sí im­pli­có una ce­sión ma­yor y di­fí­cil de tra­gar pa­ra am­plios sec­to­res de la so­cie­dad co­lom­bia­na.

El go­bierno co­lom­biano no es el pri­me­ro que acep­ta una con­ce­sión de tal ca­la­do -lo hi­cie­ron Gran Bre­ta­ña e Ir­lan­da con los miem­bros del IRA, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, en­tre otros-, pe­ro nin­guno de esos mo­de­los pue­de ser asi­mi­la­ble al que aho­ra se va a en­ca­rar en Co­lom­bia.

Por dis­po­si­ción del acuer­do en­tre el Go­bierno San­tos y las Farc, ra­ti­fi­ca­do aho­ra por el Con­gre­so me­dian­te ac­to le­gis­la­ti­vo -con ma­yo­ría ape­nas su­fi­cien­te en el Se­na­do-, las Farc de­be­rán ha­cer trán­si­to a un par­ti­do po­lí­ti­co al que se le re­co­no­ce­rá de for­ma au­to­má­ti­ca per­so­ne­ría ju­rí­di­ca. Por lo me­nos en el nue­vo tex­to le­gis­la­ti­vo que­dó es­pe­ci­fi­ca­do que es­tos trá­mi­tes se ha­rán “una vez fi­na­li­za­do el pro­ce­so de de­ja­ción de ar­mas”.

En el Se­na­do, los re­pre­sen­tan­tes de las Farc ten­drán ga­ran­ti­za­das cin­co cu­ru­les, y otras cin­co en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen- tan­tes, pa­ra los pe­río­dos 20182022 y 2022-2026. Si por vo­ta­ción po­pu­lar ob­tie­nen más par­la­men­ta­rios, se po­se­sio­na­rán to­dos los ele­gi­dos. El par­ti­do po­lí­ti­co de las Farc re­ci­bi­rá fi­nan­cia­ción es­ta­tal y se le pa­tro­ci­na­rá un “cen­tro de es­tu­dios y for­ma­ción política”. Y ten­drán un miem­bro, con voz y sin vo­to, en el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral du­ran­te ocho años a par­tir de 2018.

La gran pre­gun­ta es qué can­di­da­tos van a pre­sen­tar las Farc. Por aho­ra am­bien­tan su en­tra­da a la política con cu­ñas pu­bli­ci­ta­rias don­de ata­can la co­rrup­ción des­de una su­pues­ta y muy po­co creí­ble po­si­ción de su­pe­rio­ri­dad mo­ral, que evi­den­te­men­te ni por aso­mo tie­nen. Al ha­blar de éti­ca, co­mo lo ha­cen, por ejem­plo, alias “Ti­mo­chen­ko” y alias “Iván Már­quez”, ca­bría su­po­ner que sus can­di­da­tos no se­rán aque­llos con lar­gos pron­tua­rios y con las ma­nos man­cha­das de tan­ta san­gre co­mo la que han he­cho de­rra­mar a los hi­jos de mi­les de fa­mi­lias.

In­clu­so por prag­ma­tis­mo po­lí­ti­co y elec­to­ral, ya ni di­ga­mos por ra­zo­nes de éti­ca política, el ges­to más in­te­li­gen­te de las Farc, apar­te de en­tre­gar las ar­mas y de­jar de ma­tar, se­ría ofre­cer can­di­da­tos a elec­cio­nes sin res­pon­sa­bi­li­da­des por crí­me­nes de gue­rra o de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.