UNA ME­JOR FOR­MA DE AYU­DAR AL MUN­DO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por BOB CORKER Y CHRIS COONS re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

El su­fri­mien­to hoy en el nor­te de Ugan­da y Su­dán del Sur de­be ha­ber afec­ta­do in­clu­so al de co­ra­zón más du­ro en­tre no­so­tros.

En nues­tros via­jes por el mun­do, nin­guno de no­so­tros vi­vió na­da co­mo lo que vi­vi­mos cuan­do en­tra­mos en el cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos Bi­di Bi­di, en Ugan­da.

Bi­di Bi­di se con­vir­tió en el cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos más gran­de del mun­do a prin­ci­pios de abril. Al­ber­ga a más de 270.000 per­so­nas que han hui­do de la ham­bru­na en el sur de Su­dán, una re­gión de­vas­ta­da por la gue­rra. Ca­da día unos 2.800 re­fu­gia­dos más lle­gan al país.

Cuan­do mu­chos ame­ri­ca­nos pien­san en ham­bre, tal vez se ima­gi­nan cam­pos o le­chos de ríos se­cos por cau­sa de la se­quía. Pe­ro la ma­yo­ría de las ham­bru­nas no son desas­tres na­tu­ra­les; son crea­das por el hom­bre, un re­sul­ta­do de la gue­rra y la vio­len­cia. Los com­ba­tes en el sur de Su­dán, y la ola de mi­se­ria que han ge­ne­ra­do en los paí­ses ve­ci­nos, no son una ex­cep­ción.

Des­de fi­na­les del 2013, la gue­rra ci­vil en el sur de Su­dán ha ase­si­na­do a más de 100.000 per­so­nas y des­pla­za­do a ca­si una ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción del país. Un in­for­me es­ti­ma que más de un 40 por cien­to de la po­bla­ción en­fren­ta ham­bre “se­ve­ra y po­ten­cial­men­te fa­tal”, in­clu­yen­do a mi­llo­nes de ni­ños. En al­gu­nos ca­sos, los par­ti­ci­pan­tes en la gue­rra, in­clu­yen­do al mis­mo go­bierno, in­ten­cio­nal­men­te blo­quean el ac­ce­so a la asis­ten­cia co­mo una tác­ti­ca en el con­flic­to.

Es di­fí­cil des­cri­bir la gra­ve­dad de lo que ob­ser­va­mos en Bi­di Bi­di. Ha­bla­mos con mu­je­res y ni­ños ex­pul­sa­dos de sus ho­ga­res, en ur­gen­te ne­ce­si­dad de co­mi­da, agua, y al­ber­gue. Al­gu­nos ha­bían si­do vio­la­dos du­ran­te su via­je a Bi­di Bi­di.

Mu­chas ma­dres y abue­las ha­bían ca­mi­na­do por más de dos se­ma­nas con la es­pe­ran­za de en­con­trar una me­jor vi­da pa­ra sus hi­jos y nie­tos.

Es­ta cri­sis hu­ma­ni­ta­ria no se li­mi­ta a Su­dán del Sur. Más de 20 mi­llo­nes de per­so­nas en Ni­ge­ria, So­ma­lia, Su­dán del Sur y Ye­men es­tán en ries­go de ham­bre, se­gún las Na­cio­nes Uni­das.

Es­ta­dos Uni­dos apor­ta al me­nos una ter­ce­ra par­te del di­ne­ro pa­ra ayu­da ali­men­ta­ria gas­ta­dos a ni­vel mun­dial, pe­ro no po­de­mos abor­dar es­te re­to so­los. Ade­más de uti­li­zar los re­cur­sos ac­tua­les de ma­ne­ra más efi­cien­te, tam­bién de­be­mos ejer­cer el li­de­raz­go es­ta­dou­ni­den­se y pe­dir a otros paí­ses que in­ten­si­fi­quen sus es­fuer­zos do­nan­do los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar más su­fri­mien­to, vio­len­cia e ines­ta­bi­li­dad.

Su­fri­mien­to en la es­ca­la e in­ten­si­dad que ob­ser­va­mos no es so­lo una man­cha en nues­tra con­cien­cia co­lec­ti­va.

Cla­ro que hay lí­mi­tes pa­ra lo que in­clu­so los paí­ses más ri­cos pue­den gas­tar en asis­ten­cia ex­tran­je­ra. Pe­ro po­de­mos en­con­trar for­mas de gas­tar más efi­cien­te­men­te, pa­ra sa­car­le más pro­ve­cho a ca­da dó­lar.

En el Con­gre­so, es­ta­mos li­de­ran­do es­fuer­zos pa­ra re­for­mar có­mo los Es­ta­dos Uni­dos en­tre­gan asis­ten­cia ali­men­ta­ria, que en to­tal es más de US$ 2 mil mi­llo­nes ca­da año. El Ac­ta Glo­bal de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria fue apro­ba­do co­mo ley el ve­rano pasado; au­to­ri­zó per­ma­nen­te­men­te el programa de ayu­da ali­men­ta­ria de emer­gen­cia de la Agen­cia de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal, que pro­por­cio­na ca­si la mi­tad de toda la ayu­da ali­men­ta­ria es­ta­dou­ni­den­se.

El programa de la agen­cia en­tre­ga ayu­das más efi­cien­te y efec­ti­va­men­te que cuan­do son pro­ce­sa­das por el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra, que pro­ce­sa cier­ta ayu­da ali­men­ta­ria, pe­ro se ve obs­ta­cu­li­za­do por dé­ca­das de re­qui­si­tos re­dun­dan­tes que re­sul­tan en re­tra­sos, cos­tos in­ne­ce­sa­rios y, a me­nu­do, la in­ha­bi­li­dad de lle­gar a quie­nes más ne­ce­si­tan ayu­da.

Es por eso que he­mos es­cri­to otro pro­yec­to de ley, el Ac­ta de Re­for­ma de Ali­men­tos por la Paz, el cual eli­mi­na­ría las vie­jas re­gu­la­cio­nes que re­quie­ren que la ayu­da ali­men­ta­ria se cul­ti­ve en los Es­ta­dos Uni­dos -a me­nu­do a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de las per­so­nas que la ne­ce­si­tan- y que sea en­via­da en bu­ques es­ta­dou­ni­den­ses.

Co­mo re­sul­ta­do de una gue­rra ci­vil por la cual no tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na, de­ma­sia­dos su­da­ne­ses del sur, han co­no­ci­do de­ma­sia­da vio­len­cia y su­fri­mien­to y muy po­ca opor­tu­ni­dad

La ma­yo­ría de las ham­bru­nas no son desas­tres na­tu­ra­les; son crea­das por el hom­bre, un re­sul­ta­do de la gue­rra y la vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.