Se cum­plen 50 años del pri­mer dis­co de Ji­mi Hen­drix.

Hoy se cum­plen 50 años del dis­co de­but de Ji­mi Hen­drix. Un tra­ba­jo in­no­va­dor que mar­có a ge­ne­ra­cio­nes de gui­ta­rris­tas.

El Colombiano - - PORTADA - Por HU­GO AA. VÁS­QUEZ ECHAVARRÍA

To­do co­men­zó con Muddy Wa­ters, el mú­si­co de blues, eso fue lo que di­jo Ji­mi Hen­drix en su pri­me­ra en­tre­vis­ta con la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Ro­lling Sto­ne. Cuan­do Hen­drix es­cu­chó la ma­ne­ra de to­car de Muddy, sin­tió una es­tre­me­ce­do­ra re­ve­la­ción, se enamo­ró de un ins­tru­men­to que hoy no se pue­de se­pa­rar de su nom­bre. Hen­drix y la gui­ta­rra, la Stra­to­cas­ter de Fen­der pa­ra ser más pre­ci­so, for­ja­ron un la­zo que, aun­que du­ró po­co (Hen­drix mu­rió en 1970, tres años des­pués de su de­but), se con­vir­tió en re­fe­ren­te pa­ra los mú­si­cos que se acer­can a es­te ins­tru­men­to pro­ta­go­nis­ta del rock.

Ex­pe­rien­cia so­no­ra

El éxi­to le lle­gó al mú­si­co, na­ci­do en Seattle en el 42, le­jos de su tie­rra na­tal. El cir­cui­to del blues en Nue­va York lo ha­bía re­le­ga­do a un lu­gar me­nor y si Chas Chand­ler no lo hu­bie­ra des­cu­bier­to en 1966, lo más pro­ba­ble es que se hu­bie­ra per­di­do en él pa­ra siem­pre.

Hen­drix se tras­la­dó a Lon­dres, don­de Chand­ler lo ayu­dó a con­ver­tir­se en un mú­si­co repu­tado y don­de for­mó pa­ra él la ban­da The Ji­mi Hen­drix Ex­pe­rien­ce, con el ba­jis­ta Noel Red­ding y el ba­te­ris­ta Mitch Mit­chell. Y aun­que en un prin­ci­pio el gru­po se de­fi­nió co­mo una for­ma­ción de blues, Hen­drix rá­pi­da­men­te des­vió el cur­so ha­cia un pro­yec­to so­no­ro más ex­pe­ri­men­tal, que si bien no aban­do­na­ba la ba­se del blues, sí en­glo­ba­ba con­cep­tos del jazz y del rhythm and blues. To­do es­to en­mar­ca­do en la pa­ra­fer­na­lia y el gla­mour de la psi­co­de­lia.

Con esa mez­cla de ideas, y con el li­de­raz­go del ca­ris­má­ti­co gui­ta­rris­ta, en­tra­ron al es­tu­dio en 1966 y pa­ra prin­ci­pios del 67 ya te­nían tres sen­ci­llos so­nan­do: Hey Joe, Pur­ple Ha­ze y The Wind Cries Mary, que an­te­ce­die­ron un tra­ba­jo que se de­can­tó en ra­se­ro pa­ra me­dir los

dis­cos de la psi­co­de­lia y en pre­cur­sor del gé­ne­ro hard rock que ape­nas se es­ta­ba ges­tan­do en In­gla­te­rra.

¿Qué lo ha­ce di­fe­ren­te?

Are You Ex­pe­rien­ced? es un tra­ba­jo que in­vo­lu­cra la con­vul­sión de los se­sen­ta y la con­du­ce a tra­vés del so­ni­do psi­co­dé­li­co de la gui­ta­rra. Es un via­je por los re­co­dos de la téc­ni­ca mu­si­cal del ge­nio de la gui­ta­rra al re­vés, la do­sis de ex­pe­ri­men­ta­ción es la jus­ta pa­ra su­mer­gir a quien lo es­cu­cha en una nue­va for­ma del rock con los efec­tos pre­ci­sos (Hen­drix es un maes­tro del pe­dal y del wah wah), pe­ro sin ol­vi­dar la me­lo­día.

La ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na del dis­co, con la lla­ma­ti­va ta­pa ama­ri­lla, se con­vir­tió in­me­dia­ta­men­te en un éxi­to pa­ra los crí­ti­cos, quie­nes ala­ba­ron la for­ma de to­car de los tres mú­si­cos; y en­tre el pú­bli­co, que con­vir­tió en una le­yen­da vi­va a Ji­mi. Sus con­cier­tos se po­pu­la­ri­za­ron y sus pre­sen­ta­cio­nes en Mon­te­rey y Woodstock son re­cor­da­das. So­lo su ca­nal ofi­cial en Youtu­be tie­ne más de 186 mil se­gui­do­res.

Gui­ta­rris­tas de la ta­lla de Tom Mo­re­llo (Ra­ge Against the Machine, Au­dios­la­ve y Prop­hets of Ra­ge), Mi­ke McC­ready (Pearl Jam) o Lenny Kra­vitz lo han ci­ta­do co­mo una de sus in­fluen­cias y lo han ca­li­fi­ca­do co­mo el gui­ta­rris­ta más com­ple­to de la his­to­ria del rock.

Es­te dis­co cin­cuen­te­na­rio es una jo­ya pa­ra dis­fru­tar­se por com­ple­to, con can­cio­nes que des­ta­can co­mo Fo­xey Lady, High­way Chi­le y los sen­ci­llos que es­tán in­clui­dos en las re­edi­cio­nes

ILUS­TRA­CIÓN EMER­SON GA­VI­RIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.