Ci­be­ra­ta­que gol­pea al mun­do

Fir­mas in­ter­na­cio­na­les de se­gu­ri­dad in­ten­tan iden­ti­fi­car el ori­gen y ha­llar so­lu­cio­nes pa­ra el vi­rus in­for­má­ti­co que afec­ta a 74 paí­ses ¿Qué ha­cer?

El Colombiano - - PORTADA - Por DA­NIEL ARMIROLA R. AFP

Aler­ta y con­mo­ción in­ter­na­cio­nal fue­ron sus­ci­ta­das el día de ayer por los 45.000 in­ci­den­tes in­for­má­ti­cos re­gis­tra­dos en al me­nos 74 paí­ses, to­dos par­te de un ata­que a gran es­ca­la re­por­ta­do por la em­pre­sa ru­sa de se­gu­ri­dad digital Kas­persky.

“Las cifras de ci­be­ra­ta­que si­guen au­men­tan­do inusi­ta­da­men­te”, es­cri­bió en Twit­ter Cos­tin Raiu, di­rec­tor glo­bal de In­ves­ti­ga­ción y Aná­li­sis de la fir­ma.

¿Ha afec­ta­do es­ta si­tua­ción di­rec­ta­men­te a Co­lom­bia? En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, Jor­ge Imues, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de A3SEC, com­pa­ñía mul­ti­na­cio­nal de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca con pre­sen­cia en el país, afir­mó que de mo­men­to no se re­por­tan da­ños de con­si­de­ra­ción en el pa­no­ra­ma na­cio­nal, pe­ro la aler­ta es “muy al­ta”.

“La mag­ni­tud del ata­que es ma­si­va por una vul­ne­ra­bi­li­dad del sis­te­ma ope­ra­ti­vo de Mi­cro­soft (Win­dows), uno de los más co­mu­nes en el mun­do. El malwa­re (có­di­go ma­ligno), se trans­mi­tió rá­pi­da­men­te en la red a tra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos, y el ni­vel de aler­ta co­rres­pon­de a la can­ti­dad de equi­pos afec­ta­dos. En Co­lom­bia, por aho­ra, no se han co­no­ci­do ata­ques di­rec­tos, pe­ro es muy pro­ba­ble que el problema lle­gue muy pron­to o que ya exis­tan ca­sos así las com­pa­ñías evi­ten re­ve­lar­los”, ex­pli­có.

El ex­per­to agre­gó que la re­co­men­da­ción pa­ra to­dos los usua­rios es que reali­cen las mo­di­fi­ca­cio­nes co­rres­pon­dien­tes en sus sis­te­mas ope­ra­ti­vos pa­ra blin­dar­se con­tra el malwa­re (ver ra­dio­gra­fía). Es­pe­cial aten­ción hay en torno a las mul­ti­na­cio­na­les —co­mo la es­pa­ño­la Te­le­fó­ni­ca que su­frió el ata­que en Eu­ro­pa—, pa­ra que pro­te­jan sus equi­pos en Co­lom­bia.

Vi­rus de fá­cil pro­pa­ga­ción

En­tre los paí­ses más afec­ta­dos por es­te ata­que ma­si­vo se en­cuen­tran Es­pa­ña y Reino Uni­do, don­de se han vis­to afec­ta­dos los ser­vi­cios hos­pi­ta­la­rios y las en­ti­da­des es­ta­ta­les. De mo­men­to, no se re­por­ta que la in­fra­es­truc­tu­ra es­tra­té­gi­ca de esas na­cio­nes ha­ya re­sul­ta­do com­pro­me­ti­da por el vi­rus. En Ru­sia, Ucra­nia e In­dia tam­bién se in­for­ma­ron da­ños.

“Ran­som­wa­re ha si­do el malwa­re uti­li­za­do en los ma­si-

vos ata­ques per­pe­tra­dos por to­do el mun­do”, agre­gó la em­pre­sa Kas­persky en re­fe­ren­cia a es­te soft­wa­re ma­ligno.

El in­ge­nie­ro Imues ex­pli­ca a es­te dia­rio que “el Ran­som­wa­re es un ti­po de malwa­re que vie­ne fun­cio­nan­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro lo que pa­só en es­te ca­so es que los hac­kers de­trás de es­te ata­que se per­ca­ta­ron de una vul­ne­ra­bi­li­dad en Win­dows que les per­mi­tió ex­plo­tar­la. Es­ta se en­cuen­tra en un pro­to­co­lo de un ser­vi­cio que se lla­ma Sam­ba,

que les de­ja ope­rar de for­ma re­mo­ta có­di­gos del sis­te­ma que es­tán ata­can­do. Así pue­den in­yec­tar có­di­go ma­li­cio­so que les per­mi­te ‘se­cues­trar’ la in­for­ma­ción del usua­rio”.

De he­cho, lo que se re­por­tó en to­do el mun­do es la apa­ri­ción de una pan­ta­lla en ro­jo en la que los de­lin­cuen­tes pi­den di­ne­ro pa­ra per­mi­tir­les a las víc­ti­mas re­cu­pe­rar la in­for­ma­ción de sus compu­tado­res.

Ras­trear el ori­gen

En es­te mo­men­to, lo que es­tán ha­cien­do in­ge­nie­ros y los hac­kers éti­cos que tra­ba­jan pa­ra las prin­ci­pa­les fir­mas de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca —de for­ma coor­di­na­da y co­la­bo­ra­ti­va—, es des­ci­frar el có­di­go y en­ten­der el fun­cio­na­mien­to del malwa­re, pa­ra lue­go pu­bli­car en el si­tio web de The No Mo­re Ran­som Pro­ject (www.no­mo­re­ran­som.org), ini­cia­ti­va que aglu­ti­na sus es­fuer­zos, las ac­tua­li­za­cio­nes que los afec­ta­dos de­ben ha­cer.

Tam­bién es po­si­ble iden­ti­fi­car de dón­de sur­gió el ata­que. Imues va más allá y con­si­de­ra que “pro­ba­ble­men­te pro­vino de paí­ses co­mo Ru­sia y Chi­na, en don­de es­tán ubi­ca­das las prin­ci­pa­les re­des de es­tos cri­mi­na­les. De he­cho, en el ca­so de em­pre­sas es­pa­ño­las co­mo Te­le­fó­ni­ca, que fue­ron afec­ta­das por el Ran­som­wa­re, la sos­pe­cha es que el ata­que sur­gió des­de Chi­na”.

Es­tas re­des son for­ta­le­ci­das por el ano­ni­ma­to y es­tán mo­ti­va­das por la sed de di­ne­ro. En octubre de 2014 juz­ga­ron al je­fe de la red de­lic­ti­va Cre­dit.org, don­de se co­mer­cia­li­za­ban tar­je­tas de cré­di­to ro­ba­das. De esa for­ma, di­cha or­ga­ni­za­ción lo­gró fac­tu­rar 20 mi­llo­nes de dó­la­res.

“Hoy en el mun­do hay mu­chas re­des co­mo esa. Bien es­truc­tu­ra­das y con hac­kers muy pe­li­gro­sos. Lo que les da fuer­za es el ano­ni­ma­to, en­car­na­do en la mo­ne­da vir­tual, el Bit­coin, que les per­mi­te ven­der en los mer­ca­dos ne­gros”, con­clu­yó

FO­TO

Se­gún las fir­mas Kas­persky, A3SEC, y el in­ge­nie­ro Jor­ge Imues, có­di­gos ma­lig­nos co­mo el Ran­som­wa­re se pro­pa­gan a tra­vés de spam en co­rreos elec­tró­ni­cos y pá­gi­nas web.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.