EL CEN­SO NO RE­CO­GE­RÁ DA­TOS LGBT. ESO ES UN PROBLEMA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por PRAVEEN FERNANDES re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Si no so­mos con­ta­dos, no se­re­mos vis­tos ni com­pren­di­dos. Praveen Fernandes es un abo­ga­do y je­fe en el Ra­ben Group. Sir­vió co­mo abo­ga­do prin­ci­pal y con­se­je­ro al abo­ga­do prin­ci­pal de la Ofi­ci­na de Ma­ne­jo de Per­so­nal de los Es­ta­dos Uni­dos ba­jo el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

En mis apro­xi­ma­da­men­te 20 años de tra­ba­jo en el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca fe­de­ral, po­cas co­sas se han vuel­to más cla­ras pa­ra mí co­mo la im­por­tan­cia de los da­tos. Si al­go no se cuen­ta, no se ve ni se en­tien­de. Pa­ra to­dos los efec­tos, no exis­te.

Es por eso que la de­ci­sión de la ad­mi­nis­tra­ción de Trump de no re­co­lec­tar da­tos so­bre las vi­das de les­bia­nas, gays, bi­se­xua­les y trans­gé­ne­ros ame­ri­ca­nos ame­na­za a es­tas co­mu­ni­da­des de ma­ne­ras que son a la vez sim­bó­li­cas y prác­ti­cas.

El mar­tes fue anun­cia­do que el di­rec­tor del bu­ró de Cen­sos de los Es­ta­dos Uni­dos, John

H. Thom­pson, abrup­ta­men­te ha­bía re­nun­cia­do a su pues­to, di­ri­gien­do la aten­ción na­cio­nal ha­cia la agen­cia. Pe­ro yo y otros miem­bros de la co­mu­ni­dad LGBT nos he­mos cen­tra­do en el tra­ba­jo del bu­ró du­ran­te me­ses -por ra­zo­nes no re­la­cio­na­das con su li­de­raz­go, sino con la re­co­pi­la­ción de in­for­ma­ción. En mar­zo, cuan­do pu­bli­có una lis­ta de te­mas pla­nea­dos pa­ra la re­co­lec­ción de da­tos que in­cluía una pre­gun­ta pro­pues­ta so­bre es­tos te­mas, mu­chos de no­so­tros nos sen­ti­mos op­ti­mis­tas. Después de años de abo­gar pre­ci­sa­men­te por es­te cam­bio, hu­bo una po­si­bi­li­dad de que pu­dié­ra­mos ser más con­ta­dos. Pe­ro esa ale­gría fue de cor­ta du­ra­ción. La Ofi­ci­na del Cen­so acla­ró rá­pi­da­men­te que ha­bía “equi­vo­ca­da­men­te lis­ta­do la orien­ta­ción se­xual y la iden­ti­dad de gé­ne­ro co­mo un te­ma pro­pues­to” e hi­zo cam- bios en el do­cu­men­to en la red en cues­tión de ho­ras.

Es­to es preo­cu­pan­te, por­que la po­lí­ti­ca sen­sa­ta de­pen­de de bue­nos da­tos, los cua­les a su vez de­pen­den de só­li­da co­lec­ción de da­tos.

Es por eso que el Cen­tro de Es­tu­dios Wi­lliams, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les, y SAGE, una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a me­jo­rar la vida de adul­tos ma­yo­res les­bia­nas, gays, bi­se­xua­les y trans­gé­ne­ros, han he­cho un lla­ma­do pa­ra te­ner me­jo­res da­tos so­bre los LGBT ma­yo­res.

Da­da la dis­cri­mi­na­ción, el ais­la­mien­to so­cial, dis­pa­ri­da­des en la sa­lud y fra­gi­li­dad eco­nó­mi­ca que en­fren­tan las po­bla­cio­nes LGBT en ge­ne­ral, es­ta ne­ce­si­dad es es­pe­cial­men­te ur­gen­te. La re­duc­ción en re­co­lec­ción de da­tos no so­lo pro­fe­sa ma­la po­lí­ti­ca. Re­cuer­da un tiem­po de pro­fun­da dis­cri­mi­na­ción y do­lor que he­mos pa­sa­do dé­ca­das tra­tan­do de re­ver­sar.

Har­vey Milk, el pri­mer fun­cio­na­rio elec­to abier­ta­men­te gay en una im­por­tan­te ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se, ex­hor­tó a los ho­mo­se­xua­les nor­te­ame­ri­ca­nos a sa­lir del cló­set an­te sus fa­mi­lia­res, ve­ci­nos, amigos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo pa­ra “de­rri­bar los mi­tos” y “des- truir las men­ti­ras y dis­tor­sio­nes” so­bre es­ta co­mu­ni­dad.

El mo­vi­mien­to na­cio­nal de ‘sa­lir del cló­set’ se ba­sa­ba en par­te en la no­ción de que si los es­ta­dou­ni­den­ses LGBT pa­sa­ban de ser “ellos” a ser “no­so­tros”, her­ma­nos, her­ma­nas, ma­dres, pa­dres, tías, tíos, ve­ci­nos y co­le­gas, re­du­ci­rían la in­sen­si­bi­li­dad y so­ca­va­ría la ha­bi­li­dad pa­ra ne­gar­les los de­re­chos.

No re­co­ger bue­nos da­tos so­bre la orien­ta­ción se­xual y la iden­ti­dad de gé­ne­ro per­mi­te a los crea­do­res de la po­lí­ti­ca y ofi­cia­les elec­tos sos­te­ner la fal­sa creen­cia de que nin­gún LGBT uti­li­za sus ser­vi­cios y que nin­gún LGBT vi­ve en sus dis­tri­tos elec­to­ra­les. Ro­ba a los crea­do­res de po­lí­ti­cas de la ha­bi­li­dad de com­pren­der­nos y ha­ce más di­fí­cil la po­lí­ti­ca ba­sa­da en la evi­den­cia. Po­ne a los ame­ri­ca­nos LGBT de nue­vo en el cló­set.

Al no re­co­pi­lar da­tos so­bre la orien­ta­ción se­xual o la iden­ti­dad de gé­ne­ro, no sa­be­mos el ta­ma­ño de la po­bla­ción LGBT o có­mo se dis­tri­bu­ye geo­grá­fi­ca­men­te esa po­bla­ción. No po­de­mos apren­der acer­ca de cuán­tos LGBT tie­nen hi­jos, o si eso di­fie­re en las áreas ur­ba­nas fren­te a las ru­ra­les. No te­ne­mos in­for­ma­ción ofi­cial so­bre los grupos que con­for­man la co­mu­ni­dad LGBT y no hay in­for­ma­ción so­bre sus in­gre­sos o es­ta­do de vi­vien­da. Y no po­de­mos sa­ber có­mo la orien­ta­ción se­xual o iden­ti­dad de gé­ne­ro se com­bi­nan con otras iden­ti­da­des (co­mo la ra­za) y si es­to es­tá co­rre­la­cio­na­do con las di­fe­ren­cias en el em­pleo, la vi­vien­da o la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca.

Es­ta in­for­ma­ción afec­ta la for­ma en que el go­bierno fe­de­ral di­se­ña y pres­ta ser­vi­cios al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se.

El cen­so es un re­tra­to de la fa­mi­lia ame­ri­ca­na. Las decisiones re­cien­tes de la ad­mi­nis­tra­ción sa­can a las personas LGBT del re­tra­to fa­mi­liar, po­nien­do en du­da nues­tra mem­bre­sía en la fa­mi­lia. Mu­chos de no­so­tros co­no­ce­mos ese sen­ti­mien­to de­ma­sia­do bien

No re­co­lec­tar da­tos so­bre la co­mu­ni­dad de LGBT ali­men­ta la fal­sa creen­cia de que no uti­li­zan los ser­vi­cios del go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.