SO­BRE TAN­TOS IN­QUI­SI­DO­RES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JO­SÉ GUI­LLER­MO ÁNGEL me­moan­jel5@gmail.com

Es­ta­ción La Cul­pa es Tu­ya, en la que se crían odios más en­fer­mos de la cuen­ta, si es que es­to es po­si­ble; men­ti­ras re­men­ti­das, pos­ver­da­des de­li­ran­tes, de­li­rios pe­li­gro­sos, vi­sio­nes te­rro­rí­fi­cas so­bre in­fier­nos ti­po Dan Brown, ven­de­do­res de mie­dos, des­or­de­na­do­res pro­fe­sio­na­les, cria­do­res de go­ri­las (si­guien­do un cuen­to de Ro­ber­to Artl), arre­pen­ti­dos en plan de re­cu­pe­rar pe­ca­dos, que­ma­do­res de hon­ras, tor­tu­ra­do­res mo­ra­les, co­rrup­tos per­do­na­dos por dio­ses di­ver­sos (dio­ses cóm­pli­ces, di­ría), mo­mias es­ca­pa­das de sar­có­fa­gos re­ca­len­ta­dos vá­ya­se a sa­ber con qué hi­dro­car­bu­ro, es­pí­ri­tus del más acá, lectores de las peo­res tra­duc­cio­nes, es­tu­dio­sos del Ma­lleus Ma­le­fi­ca

rum (ma­nual pa­ra ca­zar bru­jas y he­re­jes), en fin, de­dos que se­ña­lan, de uña lar­ga y tor­ci­da, me­tien­do el de­do en la ho­gue­ra pa­ra pro­bar la can­de­la, por­que el asun­to es po­ner sam­be­ni­tos a dies­tra y si­nies­tra, reac- cio­nar de ma­ne­ra emo­cio­nal, pen­sar co­mo fa­ná­ti­cos y, en me­dio de to­do es­to, ter­mi­nar que­man­do al país. Y…

Las in­qui­si­cio­nes han si­do mu­chas en la his­to­ria, al pun­to que ya no hay que in­ven­tar cuen­tos de he­re­jes sino bus­car­los: re­li­gio­sas, po­lí­ti­cas, cien­tí­fi­cas, cul­tu­ra­les, ra­cia­les (“Un in­tru­so en el pol­vo”, la no­ve­la de Wi­lliam Faulk­ner lo po­ne cla­ro), eco­nó­mi­cas, edu­ca­ti­vas. Y en es­te jue­go de se­ña­lar y pedir la ca­be­za, los Gi­ro­la­mo Sa­vo­na­ro­la, los Ju­lius Strei­cher, los La­vren­ti Be­ria, los Ed­gar Hoo­ver, los Ma­xi­mi­lien Ro­bes­pie­rre, etc., se han en­car­ga­do de que to­do se con­fun­da y apa­rez­can fan­tas­mas por to­das par­tes, pues su ob­je­ti­vo es ge­ne­rar mie­do a par­tir de la men­ti­ra, que es el prin­ci­pal des­co­nec­tor del te­ji­do so­cial, ya que don­de se mien­te so­lo hay des­con­fian­za y caos, río re­vuel­to con to­da cla­se de por­que­rías y pa­sio­nes tris­tes que im­pi­den que se cree al­go con sen­ti­do, pues lo in­qui­si­to­rial es que ha­ya hu­mo y más hu­mo.

Cuan­do se ana­li­zan las in­qui­si­cio­nes (que son per­se­cu­cio­nes de quie­nes con­fron­tan), es­tas siem­pre apa­re­cen en so­cie­da­des os­cu­ras y atra­sa­das don­de se bur­la la in­te­li­gen­cia (nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas com­ple­jos) y el or­den es­ta­ble­ci­do se des­tru­ye a me­di­da que la ig­no­ran­cia crece, pues el co­no­ci­mien­to es re­em­pla­za­do por vie­jas ico­no­gra­fías y pa­ra­dig­mas don­de el otro es el dia­blo, fi­gu­ra me­die­val que mos­tró mis pro­pios mie­dos. Y co­mo es el dia­blo, fren­te a él no hay mi­se­ri­cor­dia ni com­pa­sión, ni jui­cio acer­ta­do ni es­tu­dio de pro­ba­bi­li­da­des, de­re­chos ni de­be­res sino gri­tos y ala­ri­dos, ca­ras des­com­pues­tas y mu­chos de­seos de des­truir, pues a la lar­ga lo que bus­can los in­qui­si­do­res son chi­vos emi­sa­rios de los pro­ble­mas que ellos mis­mos tie­nen y no re­co­no­cen y así, cul­pan­do al otro, eva­den su cul­pa.

Aco­ta­ción: las so­cie­da­des del mie­do, que abun­dan co­mo el ai­re con­ta­mi­na­do, pier­den su nor­te y sus ho­ri­zon­tes se en­co­jen cuan­do to­do se cen­tra en acu­sar­se unos a otros, fo­men­tar in­qui­si­cio­nes y ha­cer real la fra­se de Jean Paul Sar­tre, el in­fierno son los otros. En es­te ca­so, la co­mu­ni­dad se par­te y lo que era un lo­gro (con­vi­vir) se con­vier­te en un fra­ca­so

Las so­cie­da­des del mie­do, que abun­dan co­mo el ai­re con­ta­mi­na­do, pier­den su nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.