BRE­VE TEO­RÍA DE LAS FRON­TE­RAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ER­NES­TO OCHOA MO­RENO ochoaer­nes­to18@gmail.com

Los lí­mi­tes son un fac­tor in­sus­ti­tui­ble a la ho­ra de asu­mir la iden­ti­dad pro­pia y de se­ña­lar de­fi­ni­cio­nes. La de­fi­ni­ción se­ña­la fron­te­ras den­tro de los cua­les no ca­be sino un ob­je­to, una per­so­na, una reali­dad. Así bro­ta la iden­ti­dad, que se da en re­la­ción con el mun­do ex­te­rior, con el en­torno, con los se­res que nos ro­dean.

Las fron­te­ras, tan­to las que fi­jan de­li­mi­ta­cio­nes te­rri­to­ria­les en los ma­pas, co­mo los que cir­cuns­cri­ben ca­da co­sa o per­so­na, unen al mis­mo tiem­po que se­pa­ran. Ahí ra­di­ca su gran­de­za y tam­bién su ca­rác­ter con­flic­ti­vo. Las fron­te­ras en­tre los pue­blos im­pli­can un des­tino irre­me­dia­ble de uni­dad y con­tac­to, y al mis­mo tiem­po una per­ma­nen­te ten­ta­ción de rom­pi­mien­to, de se­pa­ra­ción. De gue­rra. Tam­bién en­tre los se­res hu­ma­nos.

Eti­mo­ló­gi­ca­men­te, fron­te­ra vie­ne del la­tín “frons-fron­tis”, que sig­ni­fi­ca fren­te. Por eso, ser cons­cien­tes de es­tar me­ti­dos den­tro de unos lí­mi­tes, más que ape­lar a la an­gus­tia del en­ce­rra­mien­to y de una em­pa­li­za­da de li­mi­ta­cio­nes, lla­ma a mi­rar al fren­te, a vi­sua­li­zar el ho­ri­zon­te, a abrir­se ha­cia las in­men­sas po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el mun­do que nos ro­dea. En es­te sen­ti­do, la di­ná­mi­ca fron­te­ri­za que tie­ne la vida tan­to en lo per­so­nal co­mo en lo co­lec­ti­vo, tan­to en­tre in­di­vi­duos co­mo en­tre pue­blos y na­cio­nes, es una con­vo­ca­to­ria a la co­mu­ni­ca­ción, al en­cuen­tro con los de­más, al plu­ra­lis­mo den­tro de la di­ver­si­dad.

La con­vi­ven­cia, la con­cor­dia, la paz, la ar­mo­nía en to­dos los cam­pos de la vida, so­lo se­rán po­si­bles en la me­di­da en que ca­da uno acep­te sus lí­mi­tes, re­co­noz­ca y res­pe­te los de los de­más y en­tien­da que las fron­te­ras se com­ple­men­tan y en­ri­que­cen mu­tua­men­te. En el fon­do, la vida es un jue­go de fron­te­ras (a me­nu­do un di­fe­ren­do li­mí­tro­fe vio­len­to) en­tre el yo y el otro. Así co­mo en lo na­cio­nal y lo in­ter­na­cio­nal las fron­te­ras ha­cen las pa­trias y con­fi­gu­ran el con­cier­to de las na­cio­nes, en lo per­so­nal, en lo pro­fe­sio­nal, en lo co­lec­ti­vo, la con­cien­cia de las fron­te­ras es el eje de la au­to­rrea­li­za­ción y, al mis­mo tiem­po, de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y co­mu­ni­ta­rias.

To­do es fron­te­ra. Cie­rro los ojos y des­de el fon­do de mi in­ti­mi­dad des­cu­bro, en una vi­ven­cia ilu­mi­na­do­ra, que mi piel es una fron­te­ra sen­si­ble y si­len­cio­sa. Ella po­ne lí­mi­tes a mi cuer­po, a mi exis­ten­cia, pe­ro al mis­mo tiem­po abre una in­sos­pe­cha­da po­si­bi­li­dad de con­tac­tos, de nue­vas experiencias. En la me­di­da en que me acep­te en lo que soy y en lo que pue­do ser, des­cu­bro a los de­más y en­tro en co­mu­ni­ca­ción con ellos. Si me an­gus­tio por mis li­mi­ta­cio­nes, aca­bo con­vir­tien­do la vida en un cam­po de ba­ta­lla. Si ad­mi­to que es­to que me ha­ce úni­co me per­mi­te tam­bién abrir­me al mun­do, a la reali­dad, a los de­más (que son a su vez tam­bién úni­cos) rom­po las ca­de­nas del en­ce­rra­mien­to egoís­ta y me vuel­vo fe­cun­do y po­si­ti­vo.

So­mos se­res fron­te­ri­zos. Nues­tra mi­sión con­sis­te en con­ver­tir nues­tras fron­te­ras no en trin­che­ras pa­ra ha­cer la gue­rra, sino en sur­cos en los que ger­mi­nan se­mi­llas de paz, de con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca. De fra­ter­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.