LA ME­DIA­NA EDAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JENNY VE­RÓ­NI­CA VA­LEN­CIA Q. Uni­ver­si­dad de An­tio­quia Li­cen­cia­tu­ra en Len­gua Cas­te­lla­na Jen­y_96.13@hot­mail.com

A los 20, ni el tiem­po ni los lí­mi­tes tie­nen nom­bre ni eti­que­ta.

Si­tuan­do ca­da lap­so de tiem­po en un plano don­de los lí­mi­tes son tra­za­dos por una fe­cha que con­me­mo­ra el día de na­ci­mien­to de una per­so­na y su­man­do to­dos los días a la cuen­ta de los años, lle­go al nú­me­ro 20 y pien­so en de­te­ner­me un mo­men­to pa­ra apre­ciar tal cri­sis des­de le­jos y, sien­do po­si­ble, sen­ta­da en un si­llón. Mi vis­ta se agu­di­za ob­ser­van­do la del­ga­da lí­nea que se­pa­ra la in­de­pen­den­cia de un jo­ven de 20 años y la ma­trí­cu­la del se­mes­tre de uni­ver­si­dad que si­guen pa­gan­do sus pa­dres; sien­to cier­ta pi­qui­ña en el pár­pa­do de­re­cho y en­tre­cie­rro los ojos pa­ra ima­gi­nar la vida que si­gue después del gra­do, de por fin ter­mi­nar las no­ches en ve­la es­tu­dian­do e in­ter­cam­biar­las por las gran­des sa­li­das y fies­tas que pa­pá y ma­má pue­dan pa­gar. No pa­re­ce un gran pa­no­ra­ma.

Cuan­do bos­te­zo ex­pi­ran su­su­rros de tran­qui­li­dad por ha­ber es­co­gi­do el ca­mino que el des­tino te­nía pre­vis­to pa­ra mí, aun­que es­te sea in­cier­to y tal vez es­co­ja otros pla­nes y ter­mi­ne en Ja­pón sien­do guía de tu­ris­tas, o quién sa­be. A los 20, ni el tiem­po ni los lí­mi­tes tie­nen nom­bre ni eti­que­ta, co­mo los pro­duc­tos de un cen­tro co­mer­cial; a los 20 el fin del mun­do no es per­der un par­cial, es no ir a aque­lla fies­ta; a los 20 lle­gar tar­de a ca­sa y es­pe­rar el re­ga­ño de ma­má no es el problema, el problema es no en­con­trar co- mi­da; a los 20 no te­ner pa­re­ja es sen­tir que te vas a quedar bea­to, aun­que el amor pa­se y se va­ya to­dos los días en el me­tro; a los 20 la cerveza pa­re­ce ser la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ha­blar con al­guien. Que vos te­nien­do 20 el mun­do y la so­le­dad ca­ben en la mis­ma ha­bi­ta­ción.

Jun­tan­do los de­dos de las ma­nos y de los pies, las po­si­bi­li­da­des de sa­lir bien li­bra­do de es­ta cri­sis su­man el me­ñi­que y el bar­niz gas­ta­do de la uña si­guien­te, gran ba­lan­ce. Mi vida to­ca a la puer­ta to­dos los días exi­gien­do res­pues­tas, bus­can­do so­lu­cio­nes y dan­do lec­cio­nes: que por es­te la­do no es, que no be­bas tan­to, que ma­dru­gues más, que mi­rá la dis­ci­pli­na tan ne­fas­ta que lle­vas… Y no se can­sa, así es, la vida.

Son mu­chas no­ches tras­no­chan­do y dan­do vuel­tas an­tes y después del sol, pe­ro en fin, son asun­tos de gen­te gran­de, las personas de 15 años te­ne­mos co­sas más im­por­tan­tes en qué pen­sar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.