MÁS QUE BA­RRAS BRA­VAS, SON AGRE­MIA­CIO­NES “SU­CIAS”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por: JE­SÚS EDUAR­DO VÉ­LEZ ME­JÍA

Cuan­do el fe­nó­meno ma­lé­fi­co o dia­bó­li­co en que se con­vier­ten ca­da ocho días las fa­mo­sas ba­rras bra­vas de nues­tro país, uno no de­ja de pre­gun­tar­se qué es lo ma­lo que he­mos he­cho, o qué es lo que nos fal­ta por ha­cer.

De las ba­rras bra­vas sa­be­mos quié­nes las in­te­gran, có­mo se fi­nan­cian, có­mo se or­ga­ni­zan, quién las de­fien­de, quién las per­si­gue y quién las re­cha­za.

Pe­ro de las ba­rras bra­vas tam­bién co­no­ce­mos do­lo­ro­sas actuaciones den­tro y fue­ra del es­ta­dio. ¿Qué es lo que pa­sa que in­de­pen­dien­te de edu­ca­ción, nor­mas y re­pre­sión las co­sas no cam­bian?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.