CON­TA­MI­NA­CIÓN Y ÁREA ME­TRO­PO­LI­TA­NA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por SAN­TIA­GO LEY­VA BOTERO* sley­va­bo@ea­fit.edu.co Je­fe De­par­ta­men­to de Go­bierno y Cien­cias Po­lí­ti­cas, Uni­ver­si­dad Ea­fit

Es­ta se­ma­na se pro­du­jo un fuer­te pro­nun­cia­mien­to del al­cal­de de Me­de­llín, Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez, so­bre la ne­ce­si­dad de que el Área Me­tro­po­li­ta­na del Valle de Abu­rrá (Am­va) se fo­ca­li­ce en los asun­tos am­bien­ta­les. Es­te de­ba­te lue­go se ex­ten­dió a va­rios ex­di­rec­to­res del Área Me­tro­po­li­ta­na, quie­nes afirmaron que las ac­cio­nes de es­ta en­ti­dad se de­ben ex­ten­der a otros asun­tos, in­clu­yen­do te­mas de se­gu­ri­dad, pla­nea­ción, mo­vi­li­dad y otros te­mas crí­ti­cos. Es­ta po­la­ri­za­ción so­bre las fun­cio­nes que de­ben ocu­par a es­ta en­ti­dad es una bue­na mues­tra de la di­fi­cul­tad que exis­te pa­ra en­ten­der la ra­zón de ser del Am­va.

¿Pa­ra qué el Área Me­tro­po­li­ta­na? En el Valle de Abu­rrá, qui­zás más que en cual­quier otra ciu­dad de Co­lom­bia, se re­quie­re con­tar con una en­ti­dad que pue­da ac­tuar so­bre los pro­ble­mas que su­pe­ran el ám­bi­to mu­ni­ci­pal. Se­gún es­ti­ma­cio­nes del Da­ne, 3,8 mi­llo­nes de personas vi­vían en los 10 mu­ni­ci­pios del Valle de Abu­rrá en 2016, de las cua­les 35 % re­si­dían por fue­ra de la ciu­dad ca­pi­tal. Es­ta cre­cien­te dis­per­sión de la po­bla­ción, tam­bién se re­fle­ja en el nú­me­ro de li­cen­cias de cons­truc­ción otor­ga­das en los otros nue­ve mu­ni­ci­pios, las cua­les su­pe­raron a las de Me­de­llín des­de 2007. To­do es­to in­di­ca que el buen go­bierno de es­te valle de­pen­de de con­tro­lar y or­de­nar a mu­ni­ci­pios co­mo Be­llo, Ita­güí y En­vi­ga­do, en­tre los cua­les su­man 964.000 ha­bi­tan­tes, po­bla­ción que uni­da equi­val­dría a la quin­ta ciu­dad de Co­lom­bia. En otras pa­la­bras, en es­tos 1.156 km cua­dra­dos que con­for­man el Valle de Abu­rrá, con­vi­ven to­tal­men­te uni­das, la se­gun­da ciu­dad de Co­lom­bia, la quin­ta y la de­ci­mo­no­ve­na (po­si­ción equi­va­len­te a las 372.000 personas que ha­bi­tan los otros 6 mu­ni­ci­pios). La com­ple­ji­dad de es­tas di­ná­mi­cas en un es­pa­cio tan pe­que­ño, no se pue­de re­du­cir a la di­men­sión am­bien­tal, pues es­to de­ja­ría sin go­ber­nar mu­chos asun­tos crí­ti­cos pa­ra el fu­tu­ro de la co­n­ur­ba­ción.

¿Go­ber­nar so­lo lo am­bien­tal? Da­do lo an­te­rior, el lla­ma­do es a se­guir for­ta­le­cien­do el Am­va con una vi­sión más am­plia. El ver­da­de­ro problema que se de­be en­fren­tar es que es­ta en­ti­dad por un man­da­to cons­ti­tu­cio­nal des­ti­na un pro­me­dio his­tó­ri­co cer­cano al 70 % de su pre­su­pues­to a ejer­cer so­lo su rol co­mo au­to­ri­dad am­bien­tal. Los otros asun­tos que­dan re­la­ti­va­men­te des­fi­nan­cia­dos, es­pe­cial­men­te cuan­do se tie­ne en cuen­ta que la en­ti­dad des­ti­na otra par­te im­por­tan­te de su pre­su­pues­to a obras pú­bli­cas co­mo in­ter­cam­bios via­les. Así las co­sas, es real­men­te po­co lo que el Am­va pue­de ha­cer por fre­nar la ex­pan­sión ur­ba­na, por dis­mi­nuir la ten­den­cia de uso de la mo­to­ci­cle­ta y el au­to­mó­vil, y por pro­mo­ver los me­dios de transporte ma­si­vo, asun­tos que aun­que tie­nen que ver con te­mas de mo­vi­li­dad y pla­nea­ción, ayu­da­rían en ma­yor me­di­da a fre­nar la con­ta­mi­na­ción. In­clu­so, otros asun­tos co­mo la se­gu­ri­dad, sin co­ne­xión di­rec­ta con el me­dio am­bien­te, son tam­bién im­por­tan­tes pues los com­bos y las ban­das no res­pe­tan los lí­mi­tes po­lí­ti­cos, aun­que tam­bién se que­dan sin ma­yor pre­su­pues­to. Así las co­sas, los al­cal­des y ciu­da­da­nos de­ben en­ten­der que la mi­ra­da mu­ni­ci­pal se que­dó es­tre­cha pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas del Valle de Abu­rrá

*

El problema es que la en­ti­dad des­ti­na un pro­me­dio cer­cano al 70% a su rol co­mo au­to­ri­dad am­bien­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.