Los efec­tos ‘má­gi­cos’d e la

Cre­cien­te nú­me­ro de es­tu­dios en­cuen­tra dis­tin­tos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud, en­tre ellos sus pro­pie­da­des con­tra el cán­cer.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ

Ha­cen llo­rar, pe­ro de­trás vie­nen con un ar­se­nal de vi­ta­mi­na C, fla­vo­noi­des y fi­to­quí­mi­cos que las con­vier­ten en ami­gas de la sa­lud.

Las ce­bo­llas po­seen efec­tos be­né­fi­cos pa­ra la ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res, re­cuer­da un ar­tícu­lo en Li­ve Scien­ce que ci­ta di­fe­ren­tes es­tu­dios cien­tí­fi­cos so­bre sus be­ne­fi­cios.

Es tal vez el ve­ge­tal co­mes­ti­ble más ri­co en quer­ce­ti­na, un fla­vo­noi­de an­ti­oxi­dan­te que ha si­do re­la­cio­na­do con la pre­ven­ción del cán­cer, se­gún el Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de Mary­land, Es­ta­dos Uni­dos.

Ese com­pues­to re­du­ce tam­bién las in­fec­cio­nes de ve­ji­ga, ayu­da a la sa­lud de la prós­ta­ta y ba­ja la pre­sión san­guí­nea.

Otros fi­to­quí­mi­cos son los di­sul­fu­ros, tri­sul­fu­ros y ce­pae­nes, que ayu­dan a man­te­ner un buen es­ta­do ge­ne­ral de sa­lud, con pro­pie­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas y an­ti­mi­cro­bia­nas, de acuer­do con un re­por­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de la Ce­bo­lla de Es­ta­dos Uni­dos.

Una in­ves­ti­ga­ción presentada en Phy­tot­he­rapy Re­search ubi­ca las ce­bo­llas co­mo una de las fuen­tes más im­por­tan­tes de an­ti­oxi­dan­tes en la die­ta, lo que les con­fie­re ese aro­ma y dul­zor ca­rac­te­rís­ti­co.

Ca­lo­rías

El in­for­me agre­ga que adi­cio­nan sa­bor sin sal ni azú­car. Son ba­jas en ca­lo­rías, so­lo 45 por por­ción, son ba­jas en so­dio y no con­tie­nen gra­sa ni co­les­te­rol, pe­ro sí fi­bra, áci­do fó­li­co y vi­ta­mi­na B que ayu­da a la crea­ción de nue­vas cé­lu­las be­né­fi­cas.

Los be­ne­fi­cios no se pier­den si se co­ci­na, aun­que cru­da tie­ne ma­yo­res ni­ve­les de los com­pues­tos de sul­fu­ro.

Y un es­tu­dio en el Jour­nal of Agri­cul­tu­ral and Food Che­mistry ha­lló al­ta con­cen­tra­ción de fla­vo­noi­des en las ca­pas ex­ter­nas, por lo que se de­be te­ner cui­da­do de re­mo­ver lo me­nos que se pue­da esas ca­pas.

Va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes, una de ellas en Th­rom­bo­sis Re­search su­gi­rió que los sul­fu­ros ac­túan co­mo adel­ga­zan­tes na­tu­ra­les de la san­gre, re­du­cien­do el ries­go de de­rra­me ce­re­bral y de ata­que car­dia­co.

El año pa­sa­do, una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en Re­dox Bio­logy ad­vir­tió una re­la­ción en­tre las oxi­li­pi­nas y el co­les­te­rol. La ce­bo­lla au­men­ta esas

mo­lé­cu­las que ayu­dan a re­gu­lar la gra­sa en la san­gre y los ni­ve­les de co­les­te­rol.

Ade­más, la quer­ce­ti­na po­dría ayu­dar a pre­ve­nir la for­ma­ción de pla­ca en las arte­rias, re­du­cien­do el ries­go de ac­ci­den­tes ce­re­bro y car­dio­vas­cu­la­res, di­ce el Cen­tro Mé­di­co de Mary­land.

Otros es­tu­dios su­gie­ren pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y pa­ra re­du­cir los sín­to­mas del as­ma. Ese Cen­tro di­ce que la quer­ce­ti­na pue­de in­hi­bir cé­lu­las del cán­cer en tu­mo­res de seno, co­lon, prós­ta­ta, ova­rio, en­do­me­trio y pul­món.

Es­ta ver­du­ra re­gu­la el azú­car en la san­gre y en mu­je­res me­no­páu­si­cas con­tri­bu­ye a la den­si­dad ósea.

Con­tra

En al­gu­nas personas pue­de pro­vo­car ga­ses e hin­cha­zón y em­peo­rar los sín­to­mas del ar­dor por re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co, apar­te de que pue­de in­ter­fe­rir con me­di­ci­nas pa­ra adel­ga­zar la san­gre. Tam­bién pue­de ha­ber personas alér­gi­cas a ella, pe­ro en ge­ne­ral la cien­cia su­gie­re que la ce­bo­lla es bien­ve­ni­da en la me­sa

FO­TO SSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.