Li­bre pen­sa­mien­to en la mú­si­ca, ¿se pue­de?

El Colombiano - - TENDENCIAS SOCIALES -

La ver­dad no quie­ro ha­blar de ban­das en par­ti­cu­lar, ni de gé­ne­ros mu­si­ca­les, mu­cho me­nos de dic­ta­du­ras o re­gí­me­nes po­lí­ti­cos. Yo quie­ro ha­blar de mú­si­ca y de la li­ber­tad que se su­po­ne de­be ofre­cer. En al­gu­na opor­tu­ni­dad, leí una fra­se de An­drés Ca­la­ma­ro que me mo­vió la fi­bra y me hi­zo en­ten­der mu­cho de la mú­si­ca, sin te­ner que es­cu­char­la: “Es el te­rri­to­rio don­de na­da nos ha­ce da­ño”. Pe­ro hoy en día, pa­re­ce que la mú­si­ca nos agre­de más que el mis­mo ego y no­so­tros so­mos los úni­cos res­pon­sa­bles de es­to. Ban­das que pe­lean con ban­das, pro­gra­ma­do­res que pri­vi­le­gian el di­ne­ro, ra­di­ca­lis­mo sonoro, e in­clu­so, ex­clu­sión por te­ner ma­ne­ras di­fe­ren­tes de pen­sar. ¿No se su­po­ne que la mú­si­ca pro­po­ne el li­bre pen­sa­mien­to y por eso, co­mo ar­tis­tas, hay más sen­si­bi­li­dad a la to­le­ran­cia y al res­pe­to? Es­tá bien de­cir que la mú­si­ca y el ar­te de­ben ex­pre­sar opi­nio­nes y sen­tar po­si­cio­nes po­lí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas y éti­cas, pe­ro por fa­vor, si aho­ra pa­re­ce ha­cer­se ne­ce­sa­rio me­ter­le po­lí­ti­ca a to­do, ¿le va­mos a me­ter po­li­ti­que­ría a la mú­si­ca? Es­ta so­lo de­be­ría ser un puen­te de diá­lo­go, de es­cu­cha. El ejer­ci­cio de­be ser com­ple­to, es­cu­char, en­ten­der, dia­lo­gar, con­cer­tar, con­fron­tar, de­ba­tir, pe­ro nun­ca, nun­ca agre­dir y me­nos, en es­te te­rri­to­rio, el del ar­te. No so­lo mú­si­cos, fes­ti­va­les o me­dios de co­mu­ni­ca­ción tie­nen po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas o fi­lo­so­fías po­lí­ti­cas, la gen­te las tie­ne y eso es­tá bien, son ne­ce­sa­rias la di­ver­si­dad y la di­sen­sión, ca­da cual de­ci­de de que la­do se po­ne, pe­ro la mú­si­ca no pue­de en­trar al te­rri­to­rio de la cen­su­ra. Eso es inacep­ta­ble, véa­se des­de el la­do que se vea. La mú­si­ca es li­ber­tad: de pen­sa­mien­to, de so­ni­do, de ex­pre­sión, y ni ha­blar del rock, ese sí que tie­ne esa pa­la­bra ta­tua­da en el co­ra­zón. ¿Dón­de que­da­ron las pa­la­bras bo­ni­tas de los gran­des de­fen­so­res del so­ni­do? Ne­ce­si­ta­mos más po­go, más mosh, más vo­leo de ca­be­za, más bai­le, más gri­tos, más co­ra­zo­nes pal­pi­tan­do, más luces, más son­ri­sas y me­nos re­pre­sión, me­nos cues­tio­na­mien­tos que cen­su­ren el ar­te y la mú­si­ca. Y re­pi­tien­do las sa­bias pa­la­bras de An­drés Ca­la

ma­ro: La mú­si­ca de­be­ría ser un te­rri­to­rio don­de na­da ni na­die nos ha­ga da­ño.

DIE­GO LON­DO­ÑO Crí­ti­co mu­si­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.