AMAR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JU­LIÁN PO­SA­DA pri­mi­zia­su­per@hot­mail.com

Otra se­ma­na más en la que el odio es el mo­tor, en la que mu­chos pre­ten­den y de­ci­den se­guir cons­tru­yen­do es­te país y su fu­tu­ro des­de la ex­clu­sión a pe­sar de que ha­ce tiem­po y después de años de vio­len­cia y te­rro­ris­mo pro­mul­ga­mos una Cons­ti­tu­ción pro­gre­sis­ta e in­clu­yen­te, que co­mo tan­tas ve­ces su­ce­de, in­co­mo­da a al­gu­nos, que pre­ten­den ade­cuar­la a sus gus­tos o “ha­cer­la tri­zas”, co­mo ha su­ce­di­do al­gu­nas ve­ces.

Otra se­ma­na en la que al­gu­nos nos po­nen a dis­cu­tir lo ya le­gis­la­do, lo que las le­yes da­ban por cier­to: que an­te el Es­ta­do to­dos so­mos igua­les, que es­te Es­ta­do, que pro­te­ge y pri­vi­le­gia a po­cos, de­be ver­nos co­mo igua­les, y que las mi­no­rías tam­bién de­ben y pue­den es­tar aquí a nues­tro la­do, que tam­bién son her­ma­nos, que pue­den ser des­de sus di­fe­ren­cias, pa­res, pe­ro al­gu­nos (que son mu­chos) pre­fie­ren se­guir edi­fi­can­do so­bre el te­mor y la ig­no­ran­cia, pre­fie­ren per­pe­tuar la desa­zón, pre­ten­den (y lo­gran mu­chas ve­ces) que nos si­ga­mos odian­do; odiar es buen ne­go­cio, per­pe­túa la gue­rra y ali­men­ta re­sen­ti­mien­tos, lo que en­ri­que­ce a al­gu­nos; la pa­sión y el odio vis­ce­ra­les des­vían la aten­ción de los pro­ble­mas reales, per­mi­ten pro­lon­gar la po­bre­za mien­tras ellos, los mis­mos, tra­tan de edi­fi­car un Es­ta­do en el que el bien par­ti­cu­lar pri­me so­bre los idea­les de­mo­crá­ti­cos.

Otra se­ma­na en la que ele­gi­mos ar­gu­men­tos que co­mo ba­las ase­si­nan al otro, la pa­la­bra ex­clu­ye y pre­ten­de eli­mi­nar al divergente, con el len­gua­je se ini­cia la tri­ful­ca; en los su­pues­tos ar­gu­men­tos de al­gu­nos no ca­be el di­sen­so o la dis­cu­sión am­plia y to­le­ran­te, in­vo­can la fe pa­ra lo­grar que nos odie­mos; ha­cen que el dog­ma, con­tra­rio a lo que pro­cla­man, nos ale­je y nos im­pi­da en­ten­der­nos, la Bi­blia es su brú­ju­la po­lí­ti­ca y le­gis­la­ti­va, al pa­re­cer he­mos per­di­do la ca­pa­ci­dad de amar y en­ten­der al otro de que tan­to ha­bla el li­bro que in­vo­can, pa­ra ellos la com­pa­sión es una pa­la­bra en desuso.

Al inusual se le des­pre­cia por eso, por dis­tin­to, se lo con­si­de­ra pro­duc­to de la ta­ra, pre­ten­den con sus le­yes pro­lon­gar la de­sigual­dad que pa­de­ce­mos y que se­ña­le­mos y des­pre­cie­mos en esos su­je­tos un in­di­vi­duo sus- cep­ti­ble de edi­fi­car fa­mi­lia por su sin­gu­la­ri­dad o pre­fe­ren­cia se­xual. La fe es cie­ga y en­ce­gue­ce.

Cir­cu­la por ahí y se­gu­ra­men­te que tam­bién ha pa­sa­do por las ma­nos de la se­na­do­ra el nue­vo bi­lle­te de diez mil pe­sos con la ima­gen de do­ña Vir­gi­nia Gu­tié­rrez.

Des­de los años 50 del si­glo pa­sa­do, ella se de­di­có a des­mi­ti­fi­car “que en Co­lom­bia exis­tie­ra un so­lo mo­de­lo de fa­mi­lia –el que pre­go­na­ban los círcu­los más pa­ca­tos de la so­cie­dad: la mo­no­gá­mi­ca, pa­triar­cal y ca­tó­li­ca, im­pues­ta por los co­lo­nos es­pa­ño­les–… (por­que las fa­mi­lias en es­te país) tie­nen for­mas di­fe­ren­tes de or­ga­ni­zar­se, y va­lo­res dis­tin­tos, en ca­da re­gión”.

Al pa­re­cer, los que quieren con­ver­tir­nos en so­cie­dad “ideal” no sa­ben o des­co­no­cen la exis­ten­cia de es­tas op­cio­nes de fa­mi­lia que evi­den­cian los es­tu­dios, y pre­ten­den, co­mo en cual­quier Es­ta­do to­ta­li­ta­rio, im­po­ner­nos su vi­sión. De­be­rían re­fle­xio­nar, la Bi­blia tam­bién es un ma­nual acer­ca del amor y el amar

Al pa­re­cer, los que quieren con­ver­tir­nos en so­cie­dad “ideal” no sa­ben o des­co­no­cen la exis­ten­cia de otras op­cio­nes de fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.