En de­fen­sa de los ríos

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­ró el río Atra­to co­mo el pri­mer eco­sis­te­ma “su­je­to de de­re­chos” en Colombia. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­ta sen­ten­cia y có­mo im­pac­ta al río Me­de­llín?

El Colombiano - - PORTADA - Por SAN­TIA­GO VALENZUELA A. JAI­ME PÉ­REZ

Des­de el pa­sa­do 29 de abril, el río Atra­to tie­ne de­re­cho a res­pi­rar, a vi­vir co­mo to­dos los se­res hu­ma­nos. El río más cau­da­lo­so de Colombia es­tá in­to­xi­cán­do­se por ac­ti­vi­da­des co­mo la mi­ne­ría ile­gal. Pa­ra no ir muy le­jos: en 2016 la De­fen­so­ría del Pue­blo lla­mó la aten­ción por la afectación de mer­cu­rio y cia­nu­ro en el afluen­te, pues afec­ta­ba a 120 res­guar­dos in­dí­ge­nas y 600 co­mu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes.

An­te la si­tua­ción, a las co­mu­ni­da­des ri­be­re­ñas no les que­dó otro ca­mino que so­li­ci­tar, co­mo lo hi­cie­ron pa­ra ellas mis­mas en 1991, de­re­chos pa­ra el eco­sis­te­ma.

En una sen­ten­cia iné­di­ta, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­ró al Atra­to co­mo “su­je­to de de­re­chos”. Con po­nen­cia del ma­gis­tra­do Jor­ge Iván Pa­la­cio, la Cor­te apro­bó que el río fue­ra pro­te­gi­do más allá de la le­gis­la­ción am­bien­tal, ar­gu­men­tan­do que la na­tu­ra­le­za, en lu­gar de ser pro­pie­dad del ser hu­mano pa­ra su abas­te­ci­mien­to, es­tá en igual­dad de con­di­cio­nes que los se­res hu­ma­nos.

Así lo di­ce la sen­ten­cia: “Se tra­ta de ser cons­cien­tes de la in­ter­de­pen­den­cia que nos co­nec­ta a to­dos los se­res vi­vos de la tie­rra; re­co­no­cer­nos co­mo par­tes in­te­gran­tes del eco­sis­te­ma glo­bal”.

Pa­ra que es­ta idea pa­se del pa­pel a la reali­dad se ne­ce­si­ta que el Go­bierno ga­ran­ti­ce los si­guien­tes de­re­chos del Atra­to: con­ser­va­ción, pro­tec­ción, res­tau­ra­ción y man­te­ni­mien­to. ¿Có­mo ha­cer­lo? Pri­me­ro, co­mo or­de­nó la Cor­te, hay que ela­bo­rar un diag­nós­ti­co, lue­go con­for­mar una co­mi­sión de “guar­dia­nes del río” y un plan de cum­pli­mien­to vi­gi­la­do por el Ins­ti­tu­to Hum­boldt y World Wild Foun­da­tion Colombia.

Has­ta el mo­men­to, el Mi­nis­te­rio de Am­bien­te eje­cu­ta un plan con los mi­ne­ros pa­ra erra­di­car la mi­ne­ría con mer­cu­rio an­tes de di­ciem­bre de 2018. De he­cho, en oc­tu­bre de 2016 los mi­ne­ros de Cho­có ra­ti- fi­ca­ron un acuer­do vo­lun­ta­rio con el Mi­nis­te­rio pa­ra no uti­li­zar mer­cu­rio en sus ac­ti­vi­da­des. Por su par­te, el Mi­nam­bien­te in­vir­tió 2.900 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra eje­cu­tar el Pro­gra­ma de Res­tau­ra­ción de Áreas De­gra­da­das por ex­trac­ción ilí­ci­ta de mi­ne­ra­les en la zo­na del me­dio San Juan.

Que los ríos ten­gan de­re­chos, y de pa­so otros eco­sis­te­mas, se­ría una idea en sin­to­nía con la cri­sis am­bien­tal que atra­vie­sa el país: de acuer­do con la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, la in­dus­tria, el sec­tor agro­pe­cua­rio y las aguas do­més­ti­cas ge­ne­ran 9 mil to­ne­la­das de ma­te­ria or­gá­ni­ca con­ta­mi­nan­te de los acuí­fe­ros.

Al­can­ce de la de­ci­sión

Si la Cor­te ahon­da en la pro­tec­ción de de­re­chos de los eco­sis­te­mas, la le­gis­la­ción co­lom­bia­na po­dría lle­gar a pa­re­cer­se a la de Bolivia, país que le otor­gó de­re­chos a la “Ma­dre Tie­rra”.

Lo ex­pli­ca la pro­fe­so­ra Gloria Am­pa­ro Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de la es­pe­cia­li­za­ción en De­re­cho Am­bien­tal de la Fa­cul­tad de Ju­ris­pru­den­cia de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio: “Ha si­do co­mún en los úl­ti­mos años que los paí­ses re­co­noz­can no so­lo al ser hu­mano co­mo su­je­to de de­re­chos. En Francia, Ecua­dor y Bolivia le han otor­ga­do de­re­chos a la na­tu­ra­le­za, bus­can­do una pro­tec­ción especial”.

De acuer­do con el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, Ro­drí­guez no des­car­ta que “la sen­ten­cia de la Cor­te ten­ga un al­can­ce ma­yor y que en un fu­tu­ro los ríos Me­de­llín y Bogotá, por ejem­plo, ten­gan de­re­chos. Es­te es un pre­ce­den­te im­por­tan­te por­que los su­je­tos que go­zan de de­re­chos es­pe­cia­les de­ben ser pro­te­gi­dos”.

En re­la­ción con los an­te­ce­den­tes am­bien­ta­les, Rodrigo Ne­gre­te, abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en me­dio am­bien­te de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, ex­pli­ca que la Cor­te prio­ri­zó eco­sis­te­mas es­tra­té­gi­cos co­mo los pá­ra­mos, hu­me­da­les y man­gla­res. “Ha iden­ti­fi­ca­do que son frá­gi­les y que por su im­por­tan­cia eco­sis­té­mi­ca re­quie­ren pro­tec­ción. Sin em­bar­go, el Go­bierno si­gue sien­do muy dé­bil a la ho­ra de pro­te­ger­los”.

Opor­tu­ni­dad pa­ra otros ríos

El río Bogotá se con­vir­tió en re­fe­ren­te de la con­ta­mi­na­ción en Colombia por per­der el oxí­geno en al­gu­nos tra­mos, co­mo lo ha de­mos­tra­do la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma Re­gio­nal de Cun­di­na­mar­ca (CAR). Pe­se a que el Con­se­jo de Es­ta­do emi­tió un fa­llo en 2014 que or­de­na­ba su re­cu­pe­ra­ción an­tes de 2044, los avan­ces han si­do mí­ni­mos.

Se­gún el cro­no­gra­ma de la sen­ten­cia, por es­ta épo­ca ya de­be­ría exis­tir una ge­ren­cia del río Bogotá, las se­des de cur­tiem­bres en teo­ría es­ta­rían por fue­ra de la ron­da del río y ya ten­dría que es­tar en mar­cha la des­con­ta­mi­na­ción del afluen­te. Sin em­bar­go, nin­gu­na con­di­ción se ha cum­pli­do en su to­ta­li­dad. Ape­nas en di­ciem­bre pa­sa­do el Go­bierno pre­sen­tó un pro­yec­to de Ley pa­ra crear la ge­ren­cia del río Bogotá.

An­te esa si­tua­ción, las or­ga­ni­za­cio­nes ciu­da­da­nas de­fen­so­ras han op­ta­do por in­ter­po- ner ac­cio­nes po­pu­la­res, tu­te­las, de­man­das. Fer­nan­do Vás­quez, di­rec­tor de la Fun­da­ción Al Ver­de Vi­vo, es uno de esos lí­de­res am­bien­ta­les. “Tu­vi­mos que in­ter­po­ner ac­cio­nes le­ga­les y des­pués de 22 años el Con­se­jo de Es­ta­do fa­lló a fa­vor del río Bogotá. Sin em­bar­go, se in­cum­plen las sen­ten­cias. Us­ted ve y las cur­tiem­bres si­guen, los ver­ti­mien­tos de las cons­truc­cio­nes tam­bién y el río re­ci­be aún aguas re­si­dua­les do­més­ti­cas de 835.000 per­so­nas”.

Pa­ra Vás­quez, que el río Bogotá cuen­te con de­re­chos po­dría me­jo­rar la si­tua­ción. Sin em­bar­go, pre­ci­sa que sin la vo- lun­tad ins­ti­tu­cio­nal, la idea po­dría que­dar­se en el pa­pel: “Es la­men­ta­ble que el afluen­te ter­mi­ne sien­do un río ju­rí­di­co, no un eco­sis­te­ma que mo­vi­li­za las aguas. Si se lo­gra la pro­tec­ción con los de­re­chos que hoy tie­ne el Atra­to, se­ría un pre­ce­den­te muy im­por­tan­te pa­ra que se le va­lo­re co­mo lo que es”.

Al re­vi­sar los avan­ces en la des­con­ta­mi­na­ción del río Bogotá, uno de los pro­yec­tos que ten­drá im­pac­to es el de la cons­truc­ción de la Plan­ta de Tra­ta­mien­to de Aguas Re­si­dua­les (Ptar) de Sa­li­tre, en la cual la CAR in­ver­ti­rá cer­ca de 430 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que equi­va­le a cer­ca de 1 bi­llón de pe­sos.

La plan­ta per­mi­ti­rá tra­tar las aguas re­si­dua­les ge­ne­ra­das por 2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del nor­te de la ca­pi­tal. De otro la­do, es­tá el pro­yec­to de la Ptar Ca­noas, la cual de­be­ría ayu­dar a des­con­ta­mi­nar el río en su cuen­ca me­dia y ba­ja. Se­gún la CAR, los di­se­ños de la obra se pre­sen­ta­rán en 2018.

Más avan­za­do se en­cuen­tra el pro­yec­to de des­con­ta­mi­nar el río Me­de­llín. En teo­ría, an­tes

de ter­mi­nar el año co­men­za­rá a ope­rar la Ptar de Aguas Cla­ras, en Be­llo, obra que jun­to con otras plan­tas lo­gra­rá des­con­ta­mi­nar el 95 por cien­to de las aguas re­si­dua­les en el Va­lle del Abu­rrá, se­gún EPM.

Pe­se a los pro­yec­tos, a las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­les les preo­cu­pa que con­ti­núe la con­ta­mi­na­ción en al­gu­nos frag­men­tos de los 100 ki­ló­me­tros del río Me­de­llín, in­clui­dos afluen­tes co­mo que­bra­das y hu­me­da­les.

Así lo ex­pli­ca Gui­ller­mo Ro­jo, coor­di­na­dor de Na­ve­gue­mos el Río: “Las plan­tas de tra­ta­mien­to son un avan­ce, pe­ro ha­ce fal­ta mu­cho más. Sin du­da nos in­tere­sa que sea de­cla­ra­do co­mo su­je­to con de­re­chos por­que no es­ta­mos pro­te­gien­do de­bi­da­men­te las que­bra­das. Con los 500.000 mi­llo­nes de pe­sos que in­ver­ti­mos en Par­ques del Río ha­bría­mos po­di­do com­prar 10.000 hec­tá­reas de tie­rras en el Va­lle de Abu­rrá pa­ra pro­te­ger el río, pa­ra de­mos­trar que él es el cen­tro, no el ser hu­mano, co­mo su­ce­de en Par­ques del Río”.

Pa­ra es­tar en el cen­tro de la agen­da pú­bli­ca, el río Cau­ca tam­bién po­dría con­tar con de­re­chos. De es­te eco­sis­te­ma se abas­te­ce el 70 por cien­to de los ciudadanos de Ca­li. Fi­na­li­zan­do 2016, la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma Re­gio­nal del Va­lle del Cau­ca (CVC) de­nun­ció la pre­sen­cia de cul­ti­vos ilícitos y ex­trac­ción mi­ne­ra ile­gal en la zo­na don­de con­flu­ye el río Tim­ba con el Cau­ca. Ac­tual­men­te, las co­mu­ni­da­des ri­be­re­ñas del río Cau­ca es­pe­ran la cons­truc­ción de plan­tas de tra­ta­mien­to en Ja­mun­dí, Pal­mi­ra, Bu­ga y Car­ta­go. Tu­lúa cuen­ta con una que tra­ta el 100% de sus aguas re­si­dua­les, a la que se su­ma otra Ptar en Ca­li, se­gún la CVC.

La si­tua­ción en es­ta re­gión del país fue diag­nos­ti­ca­da por la Uni­ver­si­dad del Va­lle. El pro­fe­sor Jor­ge La­to­rre, es­pe­cia­lis­ta en In­ge­nie­ría Sa­ni­ta­ria, con­si­de­ra que “el mo­de­lo de desa­rro­llo es el ori­gen del pro­ble­ma en el río Cau­ca. Es un mo­de­lo fun­da­men­ta­do en la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les, co­mo la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, la ca­ña de azú­car y la ven­ta de hi­dro­car­bu­ros. Los sis­te­mas na­tu­ra­les co­mien­zan a des­apa­re­cer pa­ra fa­vo­re­cer otro ti­po de ex­plo­ta­ción”.

Si el río Cau­ca fue­ra con­si­de­ra­do su­je­to de de­re­chos, La­to­rre con­si­de­ra que se fa­ci­li­ta­ría el con­trol de las ac­ti­vi­da­des

ex­trac­ti­vas, ge­ne­ran­do una pre­sión en el tra­ba­jo de las en­ti­da­des am­bien­ta­les. “Ne­ce­si­ta­ría­mos que con esa de­cla­ra­ción del río co­mo su­je­to de de­re­chos ven­gan re­cur­sos y una ges­tión de co­no­ci­mien­to, por ejem­plo, pa­ra que las em­pre­sas im­ple­men­ten usos efi­cien­tes del agua. Pa­ra dis­mi­nuir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción ne­ce­si­ta­mos el tra­ba­jo de múl­ti­ples sec­to­res, por eso la po­lí­ti­ca se­ría im­por­tan­te, pe­ro no su­fi­cien­te”.

La vo­lun­tad po­lí­ti­ca es un te­ma reite­ra­ti­vo cuan­do se tra­ta de cum­plir­le al me­dio am­bien­te. Su­sa­na Muha­mad, ex­se­cre­ta­ria de Am­bien­te en Bogotá, tu­vo que ver con sus pro­pios ojos có­mo se di­la­ta­ba el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción del río por trá­mi­tes en el go­bierno Na­cio­nal.

“La sen­ten­cia del río Bogotá in­clu­ye to­dos los ele­men­tos, par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, ge­ren­cia del río, par­ti­ci­pa­ción de mu­ni­ci­pios, en fin, una se­rie de ór­de­nes que ga­ran­ti­za­rían su re­cu­pe­ra­ción. Pa­só el tiem­po y

na­die cum­plía. Al Mi­nis­te­rio de Am­bien­te le die­ron la or­den de crear la ge­ren­cia del río y ni si­quie­ra eso ra­di­có. Sin la vo­lun­tad po­lí­ti­ca, so­la­men­te que­da la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na”.

Pe­se a los pro­ble­mas ins­ti­tu­cio­na­les, otor­gar­le de­re­chos al río Bogotá se­ría un ac­to sim­bó­li­co que mar­ca­ría otro pre­ce­den­te im­por­tan­te en la ju­ris­pru­den­cia co­lom­bia­na. “Se­ría vi­tal por­que la na­tu­ra­le­za no so­la­men­te ge­ne­ra re­cur­sos. Un eco­sis­te­ma tie­ne de­re­chos, co­mo no­so­tros: de­re­cho a res­pi­rar, a te­ner un es­pa­cio don­de vi­vir, a te­ner sa­lud. Si el río es su­je­to de de­re­chos — con­clu­ye Muha­mad— cam­bia la re­la­ción en­tre ese eco­sis­te­ma y el ser hu­mano. De­ja­ría­mos atrás la re­la­ción ins­tru­men­tal y lo ve­ría­mos co­mo sistema vi­vo”

FO­TO JAI­ME PÉ­REZ

El 90 por cien­to de la po­bla­ción de Cho­có es ét­ni­ca (afro e in­dí­ge­na). Tie­ne una re­la­ción cul­tu­ral y de sub­sis­ten­cia con el río Atra­to, se­gún ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. De su tra­za­do de 750 ki­ló­me­tros, 500 son na­ve­ga­bles. Su ca­so sir­ve de es­pe­jo pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de los ríos Bogotá y Me­de­llín.

FO­TO

El Atra­to na­ce al oc­ci­den­te de la cor­di­lle­ra de los An­des. Desem­bo­ca en el gol­fo de Ura­bá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.