JE­SU­CRIS­TO: CA­MINO, VER­DAD Y VI­DA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por : P. MARIO FRANCO S.J. rec­tor@sa­nig­na­cio.edu.co

Es­ta ex­pre­sión, “apa­ren­te­men­te” un vie­jo lu­gar co­mún, si­gue sien­do pa­ra­dig­ma fun­da­men­tal pa­ra to­dos los hom­bres, crean o no en Je­sús Hi­jo de Dios. Es di­fí­cil en­con­trar en las re­li­gio­nes una afir­ma­ción más con­tun­den­te, con esa pro­yec­ción en la his­to­ria hu­ma­na. Yo soy el ca­mino, la ver­dad y la vi­da pa­ra lle­gar al mis­te­rio de Dios, mis­te­rio de la vi­da hu­ma­na.

“Soy el ca­mino”. Hoy, apa­re­ce con más fuer­za que, en los após­to­les, la tur­ba­ción y des­con­cier­to en­tre no­so­tros. Mu­chos, van por el mun­do, sin des­cu­brir ni el sen­ti­do, ni la ra­zón de su vi­da; aún no en­cuen­tran el Ca­mino. Vi­ven re­co­rrien­do pa­ra­jes sin de­fi­nir sen­de­ros. Al­gu­nos, no re­cha­zan a Dios, de ma­ne­ra cons­cien­te, pe­ro Él, no es su pro- pues­ta de ver­dad o de vi­da. No es el ca­mino… No re­cha­zan a Dios, a Je­su­cris­to…, sino a la Igle­sia, que no en­cuen­tran atra­yen­te, ni con­se­cuen­te, pa­ra se­guir en ella, el ca­mino al Pa­dre. Es­to, pue­de ser cier­to, pe­ro no se pue­de con­fun­dir al Pa­dre y al Hi­jo con sus se­gui­do­res… con la Igle­sia. No­so­tros so­mos se­gui­do­res de Je­sús, pe­ca­do­res, pe­ro lla­ma­dos, in­vi­ta­dos a es­te ca­mino, en que va­mos des­cu­brien­do y ha­cien­do reali­dad, la Ver­dad del mis­te­rio de nues­tra vi­da.

“Soy la ver­dad”, in­si­nua­ción in­có­mo­da a los oí­dos ac­tua­les. No to­do se re­du­ce a la ra­zón. El mis­te­rio úl­ti­mo de la reali­dad no se de­ja atra­par por los aná­li­sis más cien­tí­fi­cos. El ser hu­mano de­be vi­vir an­te el mis­te­rio úl­ti­mo de su reali­dad. Je­sús se pre­sen­ta co­mo pro­pues­ta que acer­ca al Mis­te­rio úl­ti­mo, pues, Dios no se im­po­ne.

“Soy la vi­da”. Je­sús pue­de trans­for­mar nues­tra vi­da. No es el maes­tro le­jano que de­jó un le­ga­do de sa­bi­du­ría a la hu­ma­ni­dad, sino al­guien vi­vo quien, des­de el fon­do de nues­tro ser, es­tá in­fun­dien­do ger­men de vi­da nueva pa­ra el mun­do, hoy.

Cuan­do no se en­cuen­tra sen­ti­do a la vi­da, cre­ce la atrac­ción por lo muer­to, lo in­ani­ma­do. Atraen más las má­qui­nas que las per­so­nas. Se ama la no­che más que la luz del día. Se bus­ca el rui­do, la agi­ta­ción, y no la crea­ti­vi­dad; el cre­ci­mien­to in­te­rior. Pa­ra amar la vi­da, cons­truir­la dia­ria­men­te, la per­so­na ne­ce­si­ta un ho­ri­zon­te, una es­pe­ran­za fi­nal. Es­to lo ex­pe­ri­men­ta­mos en Aquel cu­yas pa­la­bras re­cor- da­mos hoy: «Yo soy el ca­mino, la ver­dad y la vi­da».

Lo fun­da­men­tal pa­ra los cris­tia­nos no es vi­vir de una ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa, sino apren­der jun­tos a vi­vir co­mo Je­sús. Es­te ca­mino es cla­ro: O cons­trui­mos la vi­da a nues­tro ca­pri­cho o apren­de­mos a vi­vir des­de Je­sús. La Ma­dre Igle­sia ofre­ce vi­da des­de Je­sús si se preo­cu­pa de los que su­fren, se arries­ga a per­der pres­ti­gio y se­gu­ri­dad por de­fen­der la cau­sa de los úl­ti­mos; si ama por en­ci­ma de to­do a los des­va­li­dos. Si que­re­mos la Igle­sia he­mos de preo­cu­par­nos de que en ella y des­de ella se ame a la gen­te co­mo la ha ama­do Je­sús. Fe­liz día de Ma­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.