¿QUÉ CLA­SE DE MA­DRE?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­NUE­LA ZÁ­RA­TE @ma­nue­la­za­ra­te

Co­mo ma­má una de las co­sas que me más me cues­ta su­pe­rar es el in­ten­to de no de­fi­nir­me a tra­vés de la mi­ra­da de quie­nes juz­gan mi es­ti­lo de ma­ter­ni­dad. Es al­go así, lle­gas a un lu­gar y tu hi­jo ha­ce al­go que sa­le de la nor­ma, o peor, al­go que se es­pe­ra de un adul­to. Eres la ma­dre del ni­ño que llo­ra en un avión, que de­rra­ma la be­bi­da en un res­tau­ran­te. Ha­ce al­go, lla­ma la aten­ción y de pron­to eres blan­co de las mi­ra­das de los de­más. Y esas mi­ra­da tie­ne una in­cóg­ni­ta que nos lle­ga co­mo una pun­za­da: ¿qué cla­se de ma­dre eres?

En es­tos mo­men­tos tra­tas de co­rre­gir, de eli­mi­nar. In­ten­tas que tu hi­jo “se por­te bien”. No es­tá mal, la ver­dad, hay co­sas que hay que apren­der, el pro­ble­ma es que a ve­ces ni sa­be­mos qué que­re­mos en­se­ñar, so­lo que­re­mos pa­sar des­aper­ci­bi­dos. Le exi­gi­mos a nuestros hi­jos al­go, nos le exi­gi­mos a no­so­tras mis­mas, pe­ro ni si­quie­ra sa­be­mos qué es.

A lo lar­go de ca­da eta­pa te en­fren­tas a una cla­se de ma­dre dis­tin­ta. Te la bom­bar­dean por to­dos la­dos. La que no mal­cría versus la exi­gen­te, la que apli­ca la ló­gi­ca versus la re­pre­so­ra y con­tro­la­do­ra, la que di­ce que no versus la que tie­ne una ex­pli­ca­ción al es­ti­lo Can­tin­flas pa­ra dis­fra­zar sus ne­ga­cio­nes. Ca­da quien con su es­ti­lo, su creen­cia, su vi­sión a cues­tas, mu­chas ve­ces tra­tan­do de im­po­nér­te­la, co­mo si hu­bie­ran fór­mu­las se­gu­ras y pro­ba­das pa­ra ser ma­dre.

A lo lar­go de los ocho años que he si­do ma­má he he­cho amis­ta­des de las más im­por­tan­tes de mi vi­da en­tre co­le­gas de es­ta ta­rea. Las lla­mo co­le­gas, por­que aun­que sea un ta­bú y se­gu­ro ha­brá un fo­ro en el que me odia­rán por de­cir­lo, ser ma­dre es un tra­ba­jo, ar­duo, gra­ti­fi­can­te pe­ro no siem­pre pla­cen­te­ro. In­clu­so en las me­jo­res con­di­cio­nes pro­ba­ble­men­te sea lo más di­fí­cil que ha­ga­mos en la vi­da. Nos va exi­gir mu­cho en to­do as­pec­to, va a em­pu- jar has­ta el lí­mi­te to­dos los ras­gos de nues­tro ca­rác­ter. Sa­ca­rá lo me­jor de no­so­tros, ve­re­mos nues­tras vir­tu­des ex­pan­dir­se y desa­rro­llar­se, pe­ro tam­bién nuestros de­fec­tos se exa­cer­ba­rán, tan­to en lo que ve­mos en nuestros hi­jos co­mo en la for­ma co­mo ac­tua­mos fren­te a ellos. Por eso qui­zás lo me­jor que po­da­mos ha­cer sea to­mar la ma­ter­ni­dad co­mo un via­je al in­te­rior de no­so­tras mis­mas.

A me­di­da que pa­sa el tiem­po te das cuen­ta que tu es­ti­lo de ma­ter­ni­dad se nutre no de las teo­rías que te apren­das, de los si­có­lo­gos que ido­la­tres, sino de có­mo apren­des tú mis­ma a vi­vir tu vi­da. Lo que ves, lo que co­mes, lo que es­cu­chas, lo que sue­ñas, lo que di­ces, la for­ma có­mo lu­chas por aque­llo que quie­res, la ca­li­dad de tus amis­ta­des, si son sin­ce­ras y sen­ti­das, la for­ma co­mo amas a tu pa­re­ja, in­clu­so cuan­do de­jas de amar­la, lo que to­cas, lo que lees, lo que des­cu­bres, tu ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer ac­tos de bon­dad, to­do lo que eres, des­de tus pen­sa­mien­tos has­ta tu for­ma de ac­tuar, esa eres co­mo ma­má. No la que imi­tas ni la más­ca­ra que te po­nes ni la per­so­na que tra­tas de ha­cer por­que sí te lo re­co­men­da­ron. Tus hi­jos sa­ben per­fec­ta­men­te dis­tin­guir en­tre quién eres en el fon­do y la más­ca­ra que te po­nes. (tex­to

com­ple­to en el­co­lom­biano.com.co) ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.