Las ma­más tie­nen sus cuen­tos

En re­la­tos,os, poe­mas y no­ve­las ha­bi­tan ma­dres tan di­sí­mi­les co­mo las del mun­do real.

El Colombiano - - TENDENCIAS - JOHN SAL­DA­RRIA­GA ESTEBAN PARÍS

Que ma­dre no hay y sino una? Eso de­pen­de. En los li­bros an­dan las ma­dres en una mul­ti­tud in­con­ta­ble. able.

Se ven pa­sar las ab­ne­ga­ne­ga­das, las amo­ro­sas, las ase­si­nas, las bo­ni­tas, las in­cons­cons­cien­tes, las in­di­fe­ren­tes,es, las bra­vas, las feas, las ale­gres,egres, las re­zan­de­ras, las pu­do­ro­do­ro­sas y has­ta otras con po­de­res so­bre­na­tu­ra­les.

¿Esa que se ve allá, no es aca­so una de las ase­si­nas? as? La de­la­ta el ar­ma. Me­dea. Eu­rí­pi­des cuen­ta que ella ase­si­nó si­nó a sus hi­jos por ven­gar­se de su es­po­so, Ja­són, un aven­tu­re­ro tu­re­ro ar­go­nau­ta que la de­jó pa­raa­ra ca­sar­se con la hi­ja de un rey. Sí, na­da me­nos que con Glau­ce, lau­ce, quien lo con­ver­ti­ría en yerno de na­die me­nos que el em­pe­ra­dor Creon­te, de Co­rin­to.o. Me­dea no lo pu­do so­por­tar.

Co­mo la li­te­ra­tu­ra noo quie­re de­jar có­mo­dos a los lec­to­res­cto­res sino po­ner­les la ta­rea dee pen­sar en si­tua­cio­nes di­ver­sas,sas, la ab­ne­ga­da y amo­ro­sa Hes­ter Pry­ne, el per­so­na­je prin­ci­pal nci­pal de La le­tra es­car­la­ta, de Nat­ha­niel Hawt­hor­ne, tu­vo queue en­fren­tar­se a un mun­do pu­ri­tano, el de Bos­ton, Mas­sa­chu­sa­chu­setts, en el si­glo XVII, por or ha­ber que­da­do en em­ba­ra­zo zo sin te­ner ma­ri­do. En un jui­cio­cio pú­bli­co la obli­ga­ron a vi­vir con la le­tra A so­bre su pe­cho, , pa­ra que to­do el mun­do la se­ña­la­ra­ña­la­ra por adúl­te­ra... Ab­ne­ga­daa­da y tier­na, sí, por­que ella, a pe­sar de los ata­ques, lle­nó de amor a su hi­ja Pearl.

Dos ma­dres aman­tes, an­tes, aman­tes con ar­dor fe­bri­les, bri­les, aun­que no de sus hi­jos,s, sino de sus pa­re­jas sen­ti­men­ta­les,nta­les, son An­na Ka­re­ni­na, la de Tols­toi, y Ma­da­me Bo­vary, ary, la de Gus­ta­ve Flau­bert. Ellas las ig­no­ra­ron a sus críos porr con­cen­trar­se en sus ro­man­cesn­ces y vi­vir­los a ple­ni­tud.

¿Au­to­ri­ta­ria? Ese de­be be ser un ape­lli­do pa­ra Ber­nar­da nar­da Al­ba, cu­ya vi­da na­rra Fe­de­ri­co­de­ri­co García Lor­ca en La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba. Al que­dar viu­da se tor­nó man­do­na. Se preo­cu­pa­ba por las apa­rien­cias y la hon­ra de sus hi­jas. Les prohi­bió sa­lir a la ca­lle... Has­ta que la ma­yor de ella re­ci­bió a un pre­ten­dien­te, con lo que les cam­bió la vi­da... Pe­ro no di­ga­mos más de es­ta.

En la ca­sa de los Buen­día, en Cien años de so­le­dad, la que po­nía el or­den era Úr­su­la Igua­rán. Su tem­ple le al­can­zó, no so­la­men­te pa­ra man­te­ner en pie los asun­tos de su es­po­so y pri­mo, Jo­sé Ar­ca­dio, la de sus cua­tro hi­jos, tres de san­gre — Jo­sé Ar­ca­dio, Au­re­liano y Ama­ran­ta— y una adop­ta­da, Rebeca, sino en el des­tino de va­rios de los in­te­gran­tes de ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res. Has­ta que mu­rió a una edad que os­ci­la­ba en­tre los 115 y los 122 años, com­ple­ta­men­te cie­ga. “Uno no se mue­re cuan­do de­be, sino cuan­do pue­de”, di­jo una vez.

Re­vo­lu­cio­na­rias

Pa­ra in­tere­sa­das sal­tan dos ma­dres: Ger­tru­dis, la de Ham­let, de Sha­kes­pea­re, y la

se­ño­ra Ben­net, de Or­gu­llo y Pre­jui­cio, de Ja­ne Aus­ten. Aque­lla era la rei­na de Dinamarca. Se ca­só con Clau­dio, her­mano y ase­sino de su es­po­so el rey, pa­ra con­ser­var su po­si­ción, lo que mor­ti­fi­có a Ham­let, el prín­ci­pe. La se­gun­da era una mu­jer im­pru­den­te que se es­for­zó por ca­sar a sus cin­co hi­jas con hom­bres ri­cos.

Richard Ford, el es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano, quien es­tu­vo en la Fe­ria del Li­bro de Bogotá, apor­ta una ma­má a es­ta ex­tra­ña pro­ce­sión. Tie­ne una no­ve­la que de­rra­mad sen­si­bi­li­dad: Mi mad ma­dre. Es un cú­mu­lo de re­cuer­do re­cuer­dos des­or­de­na­dos so­bre ella, aho­raah muer­ta, con la­gu­nas y du­das,d en el que que­da muy cla­roc el re­mor­di­mien­to del p per­so­na­je na­rra­dor por no ha­berh pa­sa­do más tiem­po con e ella cuan­do pu­do ha­ber­lo hech he­cho.

Con un t tí­tu­lo se­me­jan­te, el ru­so Má­xi­moMáx Gor­ki tie­ne una obra qu que siem­pre se re­cuer­da cuan­do­cuan se ha­bla de es­te asun­to: La ma­dre. Pe­la­gia se in­vo­lu­cróin­vo­lu en las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas­po­lí­ti de su hi­jo y lu­chó contr con­tra el im­pe­rio za­ris­ta. In­clu­soIn­clu su­frió ri­go­res de vio­lenc vio­len­cia por sus ac­tos.

Cla­ra T True­ba, la de La ca­sa de los­lo es­pí­ri­tus, de Isabel Alle Allen­de, va por ahí ha­blan­do con los muer­tos y adiv adi­vi­nan­do cuan­to va a ocurr ocu­rrir. Ma­dre mis­te­rio­sa, sin du­da.d

Y no ol­vi ol­vi­de­mos a las ma­dras­tras, que en los cuen­tos in­fan­ti­les, en ge­ne­ral, han te­ni­do fa­ma de crue­les. La de Ce­ni­cien­ta, la ded Han­sel y Gre­tel, la de Blan­ca Nie­ves que a sus hi­jas­tros lo los quie­ren... ver muer­tos. Per Pe­ro, ah, Lu­cre­cia, la de El elo­gio ded la ma­dras­tra, la no­ve­la eró­ti­cae­ró­tic de Mario Var­gas Llo­sa, si sir­ve de ex­cep­ción a la re­gla.reg Ade­más del sexo que­qu tie­ne con Ri­go­ber­to, su es­po­so, a lo lar­go de la no­ve­la, en­tre ella y Al­fon­si­to,A hi­jo de Ri­go­ber­to pe­ro no su­yo, hay una tend ten­den­cia in­ces­tuo­sa.

Ma­dres he­chash de le­tras y de ideas —co —co­mo las de la lla­ma­da reali­dad—reali­da hay mu­chas, co­mo pue­de v ver­se.

Se re­za­ga una más, con an­dar de pa­to: lal de El Pa­ti­to feo, de Hans Chris Ch­ris­tian An­der­sen: la ma­má pa­ta a aco­gió un hue­vo que no era su su­yo, lo ca­len­tó, y cuan­do na­ció un po­llue­lo di­fe­ren­te a los de­más,d del que se bur­la­ban por di­fe­ren­te y feo, lo de­fen­dió y qui­so co­mo a los sa­li­dos de su en­tra­ña.

Ma­más con­co sus cuen­tos

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.