In­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias

Ca­da año mueren más de 2 mi­llo­nes de ni­ños por la In­fec­ción Res­pi­ra­to­ria Agu­da. Re­co­men­da­cio­nes.

El Colombiano - - TENDENCIAS SALUD 1 2 3 - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

Ca­da se­gun­do de la vi­da es­ta­mos ba­jo ata­que, cien­tos de mi­llo­nes de vi­rus y bac­te­rias quie­ren ha­cer de los cuer­pos su ho­gar. Así que es­te ha desa­rro­lla­do un pe­que­ño pe­ro com­ple­jo ejér­ci­to pa­ra pro­te­ger­nos, que se com­po­ne prin­ci­pal­men­te de lo que co­no­ce­mos co­mo el sistema in­mu­ne.

Cuan­do un ni­ño na­ce ape­nas ha te­ni­do con­tac­to con pa­tó­ge­nos ex­ter­nos, por eso se di­ce que su sistema in­mu­ne es “in­ma­du­ro”, y pa­ra desa­rro­llar de­fen­sas es ne­ce­sa­rio que al­gu­nos de los “sol­da­dos” del ejer­ci­to los re­co­noz­can, los di­fe­ren­cien del res­to de cé­lu­las pro­pias y los eli­mi­nen del or­ga­nis­mo, o al me­nos los de­ten­gan.

En pleno si­glo XXI los ni­ños de Amé­ri­ca aún mueren en pro­por­cio­nes alar­man­tes por cau­sas pre­ve­ni­bles con me­di­das re­la­ti­va­men­te sim­ples. Las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias agu­das (IRA) re­pre­sen­tan uno de los pro­ble­mas prin­ci­pa­les de sa­lud en­tre los ni­ños me­no­res de cin­co años de los paí­ses en desa­rro­llo co­mo Colombia. En la ma­yo­ría de ca­sos se tra­ta de in­fec­cio­nes de ori­gen vi­ral.

Pa­ra pre­ve­nir

Ca­mi­lo Or­tíz Eche­verry, pe­dia­tra de la Uni­ver­si­dad Pontificia Bo­li­va­ria­na, ha­ce tres re­co­men­da­cio­nes que ayu­da­rán a pre­ve­nir en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas en los ni­ños, y otras tres pa­ra iden­ti­fi­car si es­tos pre­sen­tan una in­fec­ción gra­ve o un cua­dro le­ve que pue­de cui­dar­se y tra­tar­se de for­ma ade­cua­da en ca­sa.

Por­que la pre­ven­ción es lo más im­por­tan­te.

1 LAS VA­CU­NAS EVI­TAN MI­LLO­NES DE MUER­TES

Va­cu­nar es una de las pri­me­ras re­co­men­da­cio­nes por su efec­ti­vi­dad. En Colombia, el es­que­ma ge­ne­ral de va­cu­nas se apli­ca de for­ma gra­tui­ta.

Se­gún el Cen­tro pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de en­fer­me­da­des de Es­ta­dos Uni-

2 LA­VA­DO ANTISÉPTICO DE MA­NOS

dos, im­pi­de ca­si tres mi­llo­nes de muer­tes por año. No en vano los doc­to­res in­sis­ten en to­mar ac­cio­nes pa­ra pre­ve­nir afec­cio­nes co­no­ci­das en los re­cién na­ci­dos.

Se­gún Or­tíz, el la­va­do antiséptico de ma­nos –con agua y ja­bón–, pue­de lle­gar a dis­mi­nuir en un 60 % las in­fec­cio­nes.

“Cuan­do los ni­ños tie­nen tos, es im­por­tan­te au­men­tar la fre­cuen­cia del la­va­do de ma­nos y des­pués de tres usos se­gui­dos del an­ti­bac­te­rial, hay que la­var las ma­nos, pues es­te pier­de pro­pie­da­des”.

Tam­bién hay que usar ta­pa­bo­cas.

3 LAC­TAN­CIA MA­TER­NA HAS­TA LOS DOS AÑOS

Es­ta es la for­ma ideal de apor­tar a los ni­ños pe­que­ños los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan pa­ra un cre­ci­mien­to y desa­rro­llo sa­lu­da­bles.

Prác­ti­ca­men­te to­das las mu­je­res pue­den ama­man­tar, siem­pre que dis­pon­gan de bue­na in­for­ma­ción y del apo­yo de su fa­mi­lia y del sistema de aten­ción de sa­lud. La OMS re­co­mien­da la lac­tan­cia ma­ter­na ex­clu­si­va du­ran­te seis me­ses, la in­tro­duc­ción de ali­men­tos apro­pia­dos pa­ra la edad y se­gu­ros a par­tir de en­ton­ces, y el man­te­ni­mien­to de la lac­tan­cia ma­ter­na has­ta los 2 años o más.

Se­gún Or­tíz, en pro­me­dio en Colombia las ma­dres ali­men­tan a sus hi­jos má­xi­mo has­ta los seis me­ses, “in­clu­so algunas lo ha­cen só­lo has­ta los tres, cuan­do con­clu­ye su li­cen­cia de ma­ter­ni­dad”.

Ma­ne­jo en ca­sa

Si se pre­sen­ta una afec­ción res­pi­ra­to­ria en un me­nor, an­tes de acu­dir al ser­vi­cio mé­di­co, eva­lúe su es­ta­do pri­me­ro, lle­var­lo a un cen­tro de ur­gen­cias pue­de em­peo­rar una con­di­ción que po­día ser le­ve.

En los cua­dros gra­ves se in­clu­ye la in­fec­ción res­pi­ra­to­ria agu­da que pue­de te­ner ori­gen vi­ral o bac­te­riano, y que pa­ra su ma­ne­jo re­quie­re tra­ta­mien­to in­tra­hos­pi­ta­la­rio. En es­tos ca­sos el ni­ño usual­men­te pre­sen­ta fie­bre de más de 38°C por lar­gos pe­río­dos o di­fi­cul­ta­des, así co­mo so­ni­dos ra­ros, al res­pi­rar.

Los cua­dros le­ves son ge­ne­ral­men­te de na­tu­ra­le­za vi­ral, muy con­ta­gio­sos y de cor­ta du­ra­ción. In­clu­yen fie­bre de ini­cio sú­bi­to, tos y otros sín­to­mas del trac­to res­pi­ra­to­rio su­pe­rior co­mo do­lor de gar­gan­ta, con­ges­tión na­sal y sín­to­mas co­mo do­lor de ca­be­za, do­lo­res mus-

cu­la­res y fa­ti­ga. Aun­que ge­ne­ral­men­te la en­fer­me­dad se re­suel­ve en po­cos días, la tos y el ma­les­tar pue­den per­sis­tir más de dos se­ma­nas.

4 MA­NE­JO ADE­CUA­DO DE LA TEM­PE­RA­TU­RA

Si el me­nor tie­ne me­nos de tres me­ses y pre­sen­ta fie­bre de­be lle­var­se in­me­dia­ta­men­te al ser­vi­cio de ur­gen­cias, “por­que en be­bés, la fie­bre des­de el pri­mer día se con­vier­te en un fac­tor de ries­go”, di­ce Or­tiz.

Pa­ra al­gu­nos pa­dres la fie­bre es si­nó­ni­mo de an­ti­bió­ti­cos, y lo cier­to es que es un me­ca­nis­mo del or­ga­nis­mo pa­ra de­fen­der­se del agen­te que es­tá cau­san­do la en­fer­me­dad; es de­cir, la fie­bre pue­de ser be­ne­fi­cio­sa y no en to­dos los ca­sos se de­be su­pri­mir.

Es­ta me­di­ca­ción sin con­trol po­dría au­men­tar la re­sis­ten­cia bac­te­ria­na sin ne­ce­si­dad.

Tam­po­co es re­co­men­da­ble usar mé­to­dos pa­lia­ti­vos co­mo la toa­lla mo­ja­da en la fren­te o un ba­ño de agua fría pa­ra ba­jar la fie­bre, “es­tos cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra pue­den ser mu­cho más per­ju­di­cia­les pa­ra el ni­ño”.

5 QUÉ HA­CER CON LA TOS DEL PE­QUE­ÑO

La tos es otro me­ca­nis­mo de de­fen­sa y en una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria pue­de du­rar has­ta dos se­ma­nas.

Cuan­do no exis­te nin­gún signo de alar­ma adi­cio­nal, es de­cir la tos no es­tá aso­cia­da a de­cai­mien­to, o di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria que in­di­que una com­pli­ca­ción ma­yor, lo re­co­men­da­ble es su­mi­nis­trar un ex­pec­to­ran­te, oja­lá de ori­gen na­tu­ral.

Si el pe­que­ño pre­sen­ta una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria, no lo lle­ve a la guar­de­ría, es­tos lu­ga­res ce­rra­dos son muy pro­pen­sos pa­ra pro­pa­gar in­fec­cio­nes.

6 SECRECIONES NA­SA­LES, ¿IG­NO­RAR­LAS?

Los mo­cos obs­tru­yen la na­riz y pro­du­cen di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar y pa­ra ali­men­tar­se. Si el ni­ño tie­ne la na­riz ta­pa­da con mu­co­si­dad se­ca o es­pe­sa, no res­pi­ra en for­ma ade­cua­da y es­tá in­có­mo­do, no pue­de co­mer ni dor­mir, es im­por­tan­te ayu­dar­le a man­te­ner lim­pia es­te ór­gano.

Si es­te tie­ne mu­co­si­dad es­pe­sa o se­ca, agre­gue sue­ro fi­sio­ló­gi­co o agua con sal en la na­riz, pa­ra que la mu­co­si­dad se des­pe­gue y sea ex­pul­sa­da por es­tor­nu­do, o pa­ra que sea más fá­cil re­ti­rar­la “so­nán­do­la”. No se de­ben uti­li­zar go­tas na­sa­les me­di­ca­das, ya que la gran ma­yo­ría son no­ci­vas.

Pa­ra pre­pa­rar la so­lu­ción sa­li­na di­suel­va una cu­cha­ra­di­ta de sal en una ta­za de agua po­ta­ble a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Ad­mi­nis­tre el lí­qui­do en una je­rin­ga de 3 o 5 cen­tí­me­tros cú­bi­cos en ca­da fo­sa na­sal –re­cuer­de que la je­rin­ga no de­be te­ner agu­ja–, per­mi­ta que el ni­ño es­tor­nu­de y lim­pie. El pro­ce­di­mien­to pue­de ha­cer­se tan­tas ve­ces al día co­mo sea ne­ce­sa­rio. La so­lu­ción sa­li­na pre­pa­ra­da de­be cam­biar­se ca­da 24 ho­ras

FO­TO SSTOCK

Las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias son más co­mu­nes en me­no­res de 5 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.