Por el Jo­sé Ma­ría no se pa­sa ni Aler­ta Ae­ro­puer­to

El es­que­ma de se­gu­ri­dad del Jo­sé Ma­ría Cór­do­va es­tá a la van­guar­dia en Su­ra­mé­ri­ca. Es tan es­tric­to que no se per­mi­tió gra­bar la po­pu­lar se­rie de mulas del nar­co­trá­fi­co.

El Colombiano - - METRO - Por DIE­GO ZAM­BRANO BENAVIDES

El prin­ci­pal ae­ro­puer­to de los an­tio­que­ños, el Jo­sé Ma­ría Cór­do­va de Rionegro, tie­ne un es­que­ma de se­gu­ri­dad tan es­tric­to, con una car­ne­ti­za­ción de tal ri­gu­ro­si­dad, que ha­ce per­ci­bir im­po­si­ble el acceso a las áreas don­de se en­cuen­tran los con­tro­les de vi­gi­lan­cia de la ter­mi­nal.

Ca­da em­plea­do es­tá iden­ti­fi­ca­do y tie­ne asig­na­dos ni­ve­les de acceso se­gún el car­go que desem­pe­ña. Por otro la­do, la lim­pie­za y el or­den im­pe­ran en los pa­si­llos, las sa­las de em­bar­que y el coun­ter. Mu­chos via­je­ros ni se per­ca­tan de que un com­ple­to sistema de cá­ma­ras y per­so­nal, dis­pues­to por to­dos los lu­ga­res, tra­ba­ja sin des­can­so pa­ra ga­ran­ti­zar­les se­gu­ri­dad.

El úl­ti­mo re­por­te que se tie­ne de un su­ce­so que ha­ya al­te­ra­do la tran­qui­li­dad en las ins­ta­la­cio­nes del ae­ro­puer­to se re­mon­ta al 11 de ma­yo de 2015, cuan­do una ma­le­ta aban­do­na­da, en la que se pen­só equi­vo­ca­da­men­te que ha­bía ex­plo­si­vos, ac­ti­vó los pro­to­co­los de emer­gen­cia.

Des­de en­ton­ces, so­lo se ha te­ni­do no­ti­cias del Jo­sé Ma­ría Cór­do­va por in­ci­den­tes en pis­ta, cap­tu­ras por transporte ile­gal de di­vi­sas o con­tra­ban­do, y pro­ble­mas con la do­cu­men­ta­ción de los via­je­ros; es de­cir, re­gis­tros de los ope­ra­ti­vos que de­mues­tran la com­ple­ji­dad de los fil­tros de con­trol en el lu­gar.

La fir­ma con­ce­sio­na­ria en­car­ga­da del ae­ro­puer­to es Air­plan S.A. La en­ti­dad con­fir­mó que su po­lí­ti­ca con­sis­te en no re­ve­lar có­mo fun­cio­na el sistema de se­gu­ri­dad, con el fin de ga­ran­ti­zar su efi­cien­cia, lo cual lle­vó in­clu­so a re­cha­zar la pro­pues­ta del canal in­ter­na- cio­nal Na­tGeo pa­ra gra­bar el co­no­ci­do pro­gra­ma “Aler­ta Ae­ro­puer­to” en las ins­ta­la­cio­nes de la ter­mi­nal aé­rea.

La lle­ga­da de Air­plan

Se­gún Álvaro López, pre­si­den­te de la Vee­du­ría Cí­vi­ca de los ae­ro­puer­tos del Cen­tro y Nor­te de Colombia, des­de la lle­ga­da de Air­plan, en el 2008, las es­ta­dís­ti­cas mues­tran una no­ta­ble me­jo­ría en el con­trol de los de­li­tos en el Jo­sé Ma­ría Cór­do­va.

“Ha­ce mu­chos años la ter­mi­nal aé­rea era un co­la­de­ro de mulas del nar­co­trá­fi­co y por allí in­gre­sa­ban mi­les de dó­la­res del ex­tran­je­ro”, afir­mó López.

Sin em­bar­go, el es­que­ma im­ple­men­ta­do por la con­ce­sio­na­ria ha per­mi­ti­do, en con­si­de­ra­ción de López, que el ae­ro­puer­to se en­cuen­tre a la van­guar­dia, a ni­vel su­r­ame­ri­cano, en se­gu­ri­dad.

El éxi­to con­sis­te, de acuer-

do con lo ex­pre­sa­do por Freddy Jaramillo, ge­ren­te del Jo­sé Ma­ría Cór­do­va, en sa­ber com­bi­nar dos re­cur­sos im­por­tan­tes: equi­pos de úl­ti­ma tec­no­lo­gía y per­so­nal ca­pa­ci­ta­do.

“La mez­cla per­mi­te ser efi­cien­tes. La idea es que los con­tro­les sean im­per­cep­ti­bles pa­ra los usua­rios. No se tra­ta de in­ti­mi­dar sino de que los pa­sa­je­ros se sien­tan con­for­ta­bles mien­tras se en­cuen­tran en el ae­ro­puer­to”, ex­pli­có Jaramillo.

La ter­mi­nal cuen­ta con un cir­cui­to ce­rra­do de te­le­vi­sión, con un nú­me­ro de cá­ma­ras que la con­ce­sio­na­ria no qui­so re­ve­lar, y equi­pos de ra­yos X que es­ca­nean a to­dos los via­je­ros, sin ser in­tru­si­vos.

Las ma­le­tas que via­jan a la bo­de­ga del avión pa­san por cin­co fil­tros en los cua­les son ins­pec­cio­na­dos por má­qui­nas que per­mi­ten ob­ser­var, en ter­ce­ra di­men­sión, los con­te­ni­dos de ca­da equi­pa­je.

En to­tal hay 400 per­so­nas de­di­ca­das a ve­lar por la se­gu­ri­dad del Jo­sé Ma­ría Cór­do­va, en­tre los 150 po­li­cías y el per­so­nal de las ae­ro­lí­neas y Air­plan que se de­di­can a ese ob­je­ti­vo.

Ade­más, se­gún Juan Jo­sé Pe­ña, je­fe de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to, tam­bién se rea­li­zan si­mu­la­cros pa­ra es­tar en­tre­na­dos en cual­quier su­ce­so de in­ter­fe­ren­cia ilí­ci­ta.

“Es­te año lle­va­re­mos a ca­bo uno de se­cues­tro de ae­ro­na­ve en tie­rra, allí pon­dre­mos to­dos los re­cur­sos pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos en ca­so de que es­to ocu­rra en la vi­da real”, con­fir­mó Pe­ña.

Re­sul­ta­dos

Los con­tro­les de se­gu­ri­dad que in­clu­yen me­di­das co­mo que to­dos los via­je­ros in­ter­na­cio­na­les de­ben in­gre­sar sin za­pa­tos a la sa­la de em­bar­que, o la prohi­bi­ción de lle­var a bordo del avión trí­po­des de cá­ma­ra, dan cuen­ta de los al­tos ni­ve­les de pre­ven­ción que ma­ne­ja el ae­ro­puer­to.

La ar­ti­cu­la­ción en­tre la Po­li­cía An­ti­nar­có­ti­cos, Mi­gra­ción Colombia, la Dian y el equi­po de se­gu­ri­dad del Jo­sé Ma­ría Cór­do­va, per­mi­tie­ron mo­vi­li­zar sin in­con­ve­nien­tes a 1.415.145 per­so­nas en 2016, y a más de 450.000 en lo que va co­rri­do de es­te año.

No obs­tan­te, des­de los fil­tros de mi­gra­ción, se­gún ci­fras en­tre­ga­das por las au­to­ri­da­des, el año pa­sa­do fue­ron de­por­ta­das 11.400 per­so­nas, y en ca­sos más gra­ves, 512 via­je­ros sa­lie­ron ex­pul­sa­dos del país. Es­te año ya van 1.474 de­por­ta­cio­nes y 10 ex­pul­sio­nes.

So­nia Uri­be, di­rec­to­ra de Adua­nas Sec­cio­nal Me­de­llín, ex­pli­có que los prin­ci­pa­les riesgos en el ae­ro­puer­to son la en­tra­da de mer­can­cía de con­tra­ban­do y al­tos va­lo­res de di­vi­sas sin de­cla­rar. Sin em­bar­go, con­si­de­ra que el es­que­ma de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to es bas­tan­te ro­bus­to.

“Las cá­ma­ras nos dan res­pal­do de las ope­ra­cio­nes que rea­li­za­mos, y nos per­mi­ten tam­bién con­tro­lar el com­por-

ta­mien­to de nuestros fun­cio­na­rios pa­ra co­no­cer si se ex­tra­li­mi­tan en sus fun­cio­nes”, se­ña­ló Uri­be.

En­tre 2016 y lo que va de es­te año, la Dian ha rea­li­za­do 190 aprehen­sio­nes de mer­can­cía ile­gal ava­lua­das en más de $860 mi­llo­nes, y re­ten­ción de di­vi­sas por más $3.900 mi­llo­nes, es­tas úl­ti­mas pro­ce­den­tes en su ma­yo­ría de México y Es­pa­ña.

En cuan­to al nar­co­trá­fi­co, la Po­li­cía An­ti­nar­có­ti­cos en­tre­gó un re­por­te en el que la co­caí­na y las dro­gas sin­té­ti­cas apa­re­cen co­mo las in­cau­ta­cio­nes más co­mu­nes en la ter­mi­nal aé­rea.

En 2016 se de­co­mi­sa­ron 60,5 ki­los de co­caí­na y 9.150 do­sis, en­tre an­fe­ta­mi­nas y LSD. Es­te año van 11 ki­los de co­caí­na y 1.062 do­sis de dro­gas sin­té­ti­cas in­cau­ta­das.

Ba­lan­ce

Pa­ra Freddy Jaramillo, el so­lo he­cho de que un ae­ro­puer­to exis­ta re­pre­sen­ta un ries­go. Por eso, el tra­ba­jo con­sis­te en tra­tar de lle­var los in­con­ve­nien­tes al mí­ni­mo.

“Lo ideal se­ría que en el Jo­sé Ma­ría Cór­do­va no pa­sa­ra na­da ma­lo, y aún así no­so­tros se­gui­ría­mos con los con­tro­les, aun­que a ve­ces re­sul­te in­có­mo­do pa­ra al­gu­nos usua­rios. Tra­ta­mos de ha­cer­lo con res­pe­to y siem­pre con el fin de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los vue­los”, ma­ni­fes­tó Jaramillo.

Pre­ci­sa­men­te pa­ra el ge­ren­te del ae­ro­puer­to, es­ta ta­rea ha si­do la más di­fí­cil por­que la gen­te se in­co­mo­da cuan­do las au­to­ri­da­des le in­for­man que no se pue­de lle­var al­gún ar­tícu­lo, o cuan­do se les so­li­ci­ta pa­sar por un pro­ce­di­mien­to adi­cio­nal.

El cre­ci­mien­to de las in­cau­ta­cio­nes de dro­ga, los de­co­mi­sos de mer­can­cía ile­gal, o las de­por­ta­cio­nes que au­men­ta­ron en un 233 por cien­to des­de 2012, sig­ni­fi­can, en opinión de Álvaro López, que los con­tro­les de se­gu­ri­dad ae­ro­por­tua­ria en Rionegro fun­cio­nan co­mo un re­lo­ji­to sui­zo

FO­TOS DONALDO ZULUAGA

1. Las má­qui­nas de­tec­tan ob­je­tos no per­mi­ti­dos du­ran­te el vue­lo. 2. Des­pués de lle­gar al coun­ter, el equi­pa­je de­be pa­sar por cin­co fil­tros adi­cio­na­les. 3. La Po­li­cía re­qui­sa a via­je­ros y a em­plea­dos de la ter­mi­nal aé­rea. 4. Al­gu­nos pa­sa­je­ros se in­co­mo­dan por los con­tro­les rea­li­za­dos en la sa­la de em­bar­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.