“Ura­be­ños”, de nar­cos a te­rro­ris­tas

Ade­más del plan pis­to­la, es­ta­rían idean­do aten­ta­do con un ca­rro­bom­ba, se­gún la Fis­ca­lía.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por NEL­SON MATTA CO­LO­RA­DO

Die­ci­nue­ve ata­ques en seis departamentos, que han de­ja­do sie­te po­li­cías muer­tos y 18 he­ri­dos, es el sal­do par­cial del plan pis­to­la or­ques­ta­do por la ban­da “los Ura­be­ños” du­ran­te los úl­ti­mos 18 días.

La olea­da de vio­len­cia tam­bién su­ma seis ci­vi­les le­sio­na­dos en aten­ta­dos con ex­plo­si­vos, así co­mo un su­bo­fi­cial del Ejér­ci­to y dos guar­dia­nes del In­pec hos­pi­ta­li­za­dos por he­ri­das de ba­la.

Lo peor es que esta or­ga­ni­za­ción, tam­bién lla­ma­da “Clan del Gol­fo”, es­ta­ría pla­nean­do un aten­ta­do te­rro­ris­ta aún más fuer­te. Así que­dó evi­den­cia­do en las au­dien­cias de con­trol de ga­ran­tías de Luis Eduar­do Or­tiz Tu­ber­quia (“el In­dio”), rea­li­za­das el pa­sa­do fin de se­ma­na an­te el Juz­ga­do Pri­me­ro Pe­nal Am­bu­lan­te de An­tio­quia, en Me­de­llín.

En la di­li­gen­cia, la Di­rec­ción de Fis­ca­lías con­tra el Cri­men Or­ga­ni­za­do re­ve­ló los au­dios de unas in­ter­cep­ta­cio­nes te­le­fó­ni­cas, en los que miem­bros de la ban­da coor­di­na­ban la con­se­cu­ción de un ca­rro con pla­ca adul­te­ra­da, al pa­re­cer pa­ra usar­lo co­mo bom­ba.

Su pro­pó­si­to, se­gún in­da­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res, era eje­cu­tar “un aten­ta­do don­de la or­ga­ni­za­ción se hi­cie­ra sen­tir”.

En sus con­ver­sa­cio­nes, los de­lin­cuen­tes de­cían que el ata­que de­bía de­jar al me­nos 20 po­li­cías muer­tos en Ura­bá. Tam­bién ha­bla­ban del ase­si­na­to se­lec­ti­vo de un agen­te de la Si­jín y de agre­dir “a al­guien im­por­tan­te en Bo­go­tá o Me­de­llín, sea un po­lí­ti­co o uno de los ver­des de al­to ni­vel”, co­mo se re­ve­ló en las au­dien­cias.

“El In­dio”, se­ña­la­do de ser ca­be­ci­lla ur­bano en Apar­ta­dó, ne­gó los cargos impu­tados de ho­mi­ci­dio agra­va­do (por las muer­tes de un es­tu­dian­te y una ama de ca­sa en ese mu­ni­ci­pio), ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio, por­te ile­gal de armas y con­cier­to pa­ra de­lin­quir. El juz­ga­do le dic­tó me­di­da de ase­gu­ra­mien­to en la cár­cel de Cóm­bi­ta, Bo­ya­cá.

Las re­ta­lia­cio­nes

Fuen­tes de Po­li­cía y Fis­ca­lía con­sul­ta­das por es­te diario, se­ña­lan que los pri­me­ros dos ata­ques en el Oc­ci­den­te an­tio­que­ño (ver el grá­fi­co) fue­ron en retaliación por la cap­tu­ra de Da­niel Ro­ble­do (“Ró­bin­son”), ca­be­ci­lla del gru­po en esa su­bre­gión, el 27 de abril.

Pe­ro la olea­da de muer­tes se desató tras un ope­ra­ti­vo del 2 de ma­yo en Ar­bo­le­tes, en el que los co­man­dos po­li­cia­les die­ron de ba­ja a Ul­dar Car­do­na Rue­da (“Pa­bli­to”) y tres es­col­tas, cuan­do ce­le­bra­ban el cum­plea­ños del hi­jo de aquel hom­bre, coor­di­na­dor de la es­truc­tu­ra en Cór­do­ba, Ba­jo Cau­ca y Me­ta.

Así lo re­co­no­ció el mi­nis­tro de Defensa, Luis Car­los Vi­lle­gas, quien ayer pre­sen­tó un ba­lan­ce de la si­tua­ción: “se han ac­ti­va­do en 12 oca­sio­nes ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos y ha ha­bi­do hos­ti­ga­mien­tos, den­tro de un de­sig­nio cri­mi­nal lla­ma­do por ellos plan pis­to­la”.

¿Pre­sión política?

Los agen­tes con­sul­ta­dos, ba­jo re­ser­va de iden­ti­dad, por tra­tar­se de una in­ves­ti­ga­ción en cur­so, adu­cen que a la ven­gan­za por las muer­tes y las cap­tu­ras de sus ca­be­ci­llas, “los Ura­be­ños” es­ta­rían aña­dien­do otro in­gre­dien­te.

Al pa­re­cer bus­can pre­sio­nar que se tra­mi­te en el Con­gre­so un pro­yec­to de ley que fa­ci­li­te la ne­go­cia­ción de un so­me­ti­mien­to con el Go­bierno, el cual trae­ría be­ne­fi­cios ju­di­cia­les pa­ra sus miem­bros.

La crea­ción de di­cha ley es­tá con­tem­pla­da en el pun­to 3.4.13 del Acuer­do de Paz de La Ha­ba­na, que di­ce: “en el mar­co de la jus­ti­cia or­di­na­ria y con el fin de con­tri­buir a la lu­cha con­tra las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les, for­ta­le­cer las ga­ran­tías de se­gu­ri­dad en los te­rri­to­rios y fa­ci­li­tar la crea­ción de con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra la cons­truc­ción de la paz, el Go­bierno Na­cio­nal en coor­di­na­ción con la ra­ma ju­di­cial, pre­sen­ta­rá un pro­yec­to de ley pa­ra pro­mo­ver el so­me­ti­mien­to o aco­gi­mien­to a la jus­ti­cia de las or­ga­ni­za­cio­nes an­tes se­ña­la­das, me­dian­te el pro­ce­di­mien­to le­gis­la­ti­vo es­pe­cial pa­ra la paz (...)”.

La fac­ción, que des­de el prin­ci­pio ha bus­ca­do es­ta­tus po­lí­ti­co au­to­de­no­mi­nán­do­se “Au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas de Co­lom­bia”, pre­ten­de­ría mos­trar­se fuer­te de ca­ra a esa even­tual ne­go­cia­ción, so­bre to­do des­pués de que el Mi­nis­tro de Defensa afir­ma­ra el pa­sa­do 3 de ma­yo que la Fuer­za Pú­bli­ca la ha­bía re­du­ci­do a la mi­tad, de­ján­do­la con cer­ca de 1.800 mi­li­tan­tes.

“El ar­gu­men­to del Go­bierno, de que esa es una sim­ple retaliación de nar­co­tra­fi­can­tes, es una po­bre ex­pli­ca­ción,

que no abar­ca al­go más com­ple­jo”, se­ña­la el consultor en se­gu­ri­dad, John Ma­ru­lan­da.

A su jui­cio, de­trás de es­te fe­nó­meno “hay un ma­ri­da­je en­tre el ‘Clan del Gol­fo’ y la gue­rri­lla de las Farc, con re­la­cio­nes fa­mi­lia­res en­tre ca­be­ci­llas co­mo ‘Oto­niel’ e ‘Isaías Tru­ji­llo’, res­pec­ti­va­men­te. Es­to po­dría en­ten­der­se co­mo una es­tra­te­gia, más allá de la sim­ple ven­gan­za, que se ins­cri­be en esa teo­ría de la com­bi­na­ción de to­das las for­mas de lu­cha pa­ra lle­gar al po­der, que incluye tam­bién la crea­ción de di­si­den­cias fa­ria­nas. Hay un hi­lo que une to­do, por­que los nar­cos de ‘los Ura­be­ños’ son co­mer­cian­tes, pe­ro es­tas téc­ni­cas de ata­ques con bom­bas y fran­co­ti­ra­do­res son más gue­rri­lle­ras”.

Jor­ge Gi­ral­do, do­cen­te uni­ver­si­ta­rio y miem­bro de la Co­mi­sión His­tó­ri­ca del Con­flic­to y sus Víc­ti­mas, que par­ti­ci­pó en los diá­lo­gos de La Ha­ba­na, opi­na que las teo­rías de la retaliación y de la pre­sión política no son ex­clu­yen­tes.

“Es cier­to que hay una res­pues­ta con­tra los ope­ra­ti­vos de la Po­li­cía, pe­ro es pro­ba­ble que tam­bién quie­ran ace­le­rar la apro­ba­ción de la ley. Ten­go en­ten­di­do que ese pro­yec­to de ley es­ta­ría con­tem­pla­do den­tro de la lista que el Go­bierno Na­cio­nal quie­re tra­mi­tar a tra­vés del Fast Track”, pre­ci­sa.

Y con­clu­ye: “des­de las con­ver­sa­cio­nes en Cu­ba, se hi­zo én­fa­sis en que el Go­bierno y la Fuer­za Pú­bli­ca te­nían que co­par los te­rri­to­rios de­ja­dos por las Farc, por eso, so­bre ellos la opi­nión pú­bli­ca ejer­ce pre­sión pa­ra que den re­sul­ta­dos con­tra ‘los Ura­be­ños’. Esta pug­na, de par­te y par­te, es­tá oca­sio­nan­do el re­cru­de­ci­mien­to de los ope­ra­ti­vos, las re­ta­lia­cio­nes y la vio­len­cia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.