DE FA­NA­TIS­MOS Y MANTRAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRIS­TI­NA ARIS­TI­ZÁ­BAL URI­BE anacau­ri­be@gmail.com

Hay una ten­den­cia hu­ma­na a de­jar­se lle­var por los ex­tre­mos, co­mo si la vi­da fue­ra en blan­co o en ne­gro y no hu­bie­ra po­si­bi­li­dad de gri­ses y ma­ti­ces. Pe­ro la reali­dad es po­li­cro­má­ti­ca. Re­cuer­do la ca­ri­ca­tu­ra de un ‘9’ di­bu­ja­do en el pi­so y una per­so­na mi­rán­do­lo des­de abajo, ale­gan­do que es un ‘6’ y otra mi­rán­do­lo des­de arri­ba, ale­gan­do que es un ‘9’. Am­bas es­tán en lo cier­to, pe­ro des­de su po­si­ción son in­ca­pa­ces de ver la ver­dad com­ple­ta.

Y así pa­sa con mu­cha gen­te: per­so­nas que se­rían ca­pa­ces de ma­tar o ha­cer­se ma­tar (y has­ta pro­mo­ver una gue­rra ci­vil) por una ver­dad in­com­ple­ta, par­cial, frag­men­ta­ria. Ya he­mos recorrido su­fi­cien­tes años de his­to­ria hu­ma­na, co­mo pa­ra no ha­ber­lo apren­di­do. El pro­ble­ma es que al­gu­nos es­tán fer­vien­te­men­te con­ven­ci­dos de que su vi­sión del mun­do o su ma­ne­ra de en­ten­der­lo es la ‘me­jor’ y hay que im­po­ner­la por con­vic­ción o por obli­ga­ción.

Por su afán del otro, el ser hu­mano se sien­te me­jor en gru­po. So­lo que mu­chas ve­ces esos gru­pos se con­vier­ten en co­mu­ni­da­des hu­ma­nas li­de­ra­das por per­so­nas que pre­ten­den im­po­ner su for­ma de pen­sar, que tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­ven­cer a otros de su po­si­ción per­so­nal y lo­gran reivin­di- car co­mo ge­ne­ra­les, sus intereses par­ti­cu­la­res. Apro­ve­chan esa ne­ce­si­dad hu­ma­na de gru­po, pa­ra eri­gir­se co­mo lí­der, guía, di­ri­gen­te, ca­be­ci­lla.

En el mun­do, y Co­lom­bia no es­tá aje­na a ello, si­guen bro­tan­do fa­na­tis­mos po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, re­li­gio­sos, cul­tu­ra­les. Pe­ro así no pue­de ser. La his­to­ria hu­ma­na ha de­mos­tra­do que nunca esas ca­ma­ri­llas, cla­nes, co­fra­días o sec­tas (co­mo quie­ran lla­mar­las) han de­ja­do al­go bueno. “Cual­quie­ra que dé una so­me­ra mi­ra­da a la his­to­ria sa­be que cuan­do es­tas sec­tas o co­mu­ni­da­des ad­quie­ren un gran éxi­to, sue­len pro­du­cir tam­bién ver­da­de­ras ca­tás­tro­fes co­lec­ti­vas”, es­cri­bió Es­ta­nis­lao Zu­le­ta.

En un mun­do que ado­ra y cree cie­ga­men­te en los con­te­ni­dos me­diá­ti­cos, don­de el pe­ri­fo­neo de las ideas in­va­de la men­te sin dar res­pi­ro ni tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar, mu­cha gen­te acep­ta la po­si­bi­li­dad de re­nun­ciar a pen­sar pa­ra ad­mi­tir una ‘ver­dad ab­so­lu­ta e in­cues­tio­na­ble’, re­pe­ti­da mil ve­ces por el lí­der y sus cor­te­sa­nos.

No po­de­mos crear ni fo­men­tar el fa­na­tis­mo. Hay que pro­mo­ver que la gen­te sea ca­paz de pen­sar por sí misma, sin ne­ce­si­dad de que su ce­re­bro sea mol­dea­do por la re­pe­ti­ción in­fi­ni­ta y me­diá­ti­ca de al­gún man­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.