LUZ MI­RIAM VER­GA­RA DE RO­JAS PER­DIÓ EL RAS­TRO DE SU HI­JO EN 2009 CUAN­DO SE IBAN A BO­GO­TÁ

El Colombiano - - ACTUALIDAD -

Du­ran­te los ocho años en los que Luz Mi­riam Ver­ga­ra de Ro­jas no tu­vo no­ti­cias del pa­ra­de­ro de su hi­jo, Al­di­ne­ver

de Je­sús Ro­jas Ver­ga­ra, fue­ron nu­me­ro­sos los sue­ños en los que él apa­re­cía, tam­bién mu­chas las no­ches en las que no pu­do dor­mir por­que se ima­gi­na­ba lo peor so­bre su des­tino. “Él se me apa­re­cía en los sue­ños, siem­pre lo veía tris­te y eso me par­tía el al­ma, tam­bién se des­pe­día mu­cho”, re­cuer­da Luz Mi­riam, sin lo­grar con­tro­lar el llan­to. La vi­da no ha si­do pa­ra na­da fá­cil pa­ra esta mu­jer de 67 años, ya que su es­po­so fue ase­si­na­do por la gue­rri­lla en el mu­ni­ci­pio de Sal­gar y, a par­tir de ahí, tu­vo que salir ade­lan­te con sus cin­co hi­jos, con quie­nes vivió en Mag­da­le­na, Cun­di­na­mar­ca y An­tio­quia. “A no­so­tros nos to­có salir des­pla­za­dos de Sal­gar, tam­bién de la Sie­rra Ne­va­da, don­de es­tu­vi­mos tra­ba­jan­do en unas fin­cas, en am­bos ca­sos fue la gue­rri­lla la que nos obli­gó a salir. Tam­bién vi­vi­mos en Bo­go­tá, pe­ro con el pa­sar del tiem­po, ca­da uno de mis hi­jos fue to­man­do su ca­mino, so­lo Al­di­ne­ver se que­dó a ve­lar por mí”, agre­ga Luz Mi­riam. Jus­to en esa épo­ca, 2009, uno de los her­ma­nos de Al­di­ne­ver lo con­ven­ció a él y a su ma­dre de re­gre­sar­se a Bo­go­tá, por­que allá te­nían la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar. Esa pro­pues­ta fue acep­ta­da por los dos y co­men­za­ron a pre­pa­rar to­do pa­ra su tras­la­do. Sin em­bar­go, a la ca­pi­tal so­lo lle­gó la ma­má. “Ese año no­so­tros es­tá­ba­mos vi­vien­do en Bo­lom­bo­lo y cuan­do de­ci­di­mos vol­ver a Bo­go­tá fue cuan­do mi mu­cha­cho me di­jo que él se iba a ade­lan­tar a Me­de­llín pa­ra es­pe­rar­me allá, pa­ra lue­go salir a Bo­go­tá. Cuan­do yo lle­gué él no apa­re­cía, lo es­pe­ré va­rios días y lue­go me to­có se­guir mi ca­mino pa­ra don­de mi otro hi­jo. No sa­bía que no lo iba a vol­ver a ver, aún me pre­gun­to por qué no me que­dé acá pa­ra bus­car­lo”, re­la­ta con re­sig­na­ción. Fue­ron ocho años sin co­no­cer el des­tino que tu­vo su hi­jo has­ta que el pa­sa­do 3

“En los sue­ños él se apa­re­cía. Siem­pre es­ta­ba tris­te y eso me par­tía el al­ma, tam­bién se des­pe­día mu­cho de mí”. LUZ MI­RIAM VER­GA­RA DE RO­JAS Ma­má de Al­di­ne­ver de Je­sús Ro­jas.

de fe­bre­ro vio su ima­gen en EL CO­LOM­BIANO, en ese momento se dio cuen­ta que la per­so­na que apa­re­cía en la fo­to 86 (di­se­ño arri­ba), era él: Al­di­ne­ver de Je­sús Ro­jas

Ver­ga­ra. Ese día, ase­gu­ra, que la em­bar­gó la tris­te­za, “pe­ro tam­bién mu­cha fe­li­ci­dad por­que sen­tí un des­can­so, sa­bía que no iba a es­tar por ahí a mer­ced de los ga­lli­na­zos, que es­ta­ba en un cam­po san­to”. Aho­ra esta mu­jer, que vi­ve so­la en un cuar­to ubi­ca­do en el barrio Ma­cha­do de Be­llo y que se ga­na la vi­da ha­cien­do aseo en va­rias ca­sas del sec­tor y con la ayu­da de sus otros hi­jos, es­pe­ra nue­vas no­ti­cias de las au­to­ri­da­des pa­ra po­der sa­ber qué es lo que si­gue con su hi­jo, a quien ase­gu­ra sen­tir más cer­ca aho­ra. “Cuan­do yo me en­te­ré por el pe­rió­di­co lo de mi mu­cha­cho, fui a la Fis­ca­lía, allá me die­ron más in­for­ma­ción de él, me hi­cie­ron una prue­ba de san­gre y han es­ta­do muy pen­dien­tes. Aho­ra es­toy es­pe­ran­do que me vuel­van a lla­mar pa­ra sa­ber qué es lo que si­gue por­que yo creo que lo des­pe­di­re­mos co­mo se debe y lo de­ja­re­mos en ese ce­men­te­rio, pe­ro aho­ra en paz”, ase­gu­ra Luz Mi­riam. La Fis­ca­lía tra­ba­ja pa­ra no so­lo ubi­car el si­tio exac­to don­de fue in­hu­ma­do el cuer­po de Al­di­ne­ver de Je­sús en el Ce­men­te­rio Uni­ver­sal y ha­cer­le en­tre­ga a su fa­mi­lia, sino que tam­bién in­ves­ti­ga por qué ocu­rrió la muer­te vio­len­ta de es­te hom­bre quien pa­ra el mes de sep­tiem­bre es­ta­ría cum­plien­do 45 años, aun­que su ma­dre ase­gu­ró que es po­co lo que qui­sie­ra sa­ber de su muer­te por­que “ya lo tie­ne”.

FO­TO JU­LIO CÉ­SAR HE­RRE­RA

Luz Mi­riam Ver­ga­ra de Ro­jas es­tu­vo ocho años sin sa­ber na­da de su hi­jo Al­di­ne­ver de Je­sús Ro­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.