GLO­RIA ÚSU­GA MI­RÓ EL PE­RIÓ­DI­CO BUS­CAN­DO A SU SO­BRINO, PE­RO EN­CON­TRÓ A SU HER­MANO.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - GLO­RIA ÚSU­GA Her­ma­na de Luis Fer­nan­do Úsu­ga.

“No se me olvida esa fe­cha por­que nos cam­bió la vi­da. Ese día, el pa­sa­do 3 de fe­bre­ro, yo es­ta­ba vien­do EL CO­LOM­BIANO cuan­do vi el ar­tícu­lo de los des­apa­re­ci­dos que es­tán en el Ce­men­te­rio Uni­ver­sal, au­to­má­ti­ca­men­te em­pe­cé a bus­car la fo­to de un so­brino que es­tá des­apa­re­ci­do des­de 2002, pe­ro la sor­pre­sa fue ma­yor cuan­do vi la ima­gen 118 (ver di­se­ño arri­ba). Era él, mi her­mano Luis Fer­nan­do”. Así na­rra Glo­ria Úsu­ga el momento en el que se en­te­ró qué era lo que ha­bía pa­sa­do con Luis Fer­nan­do Úsu­ga, su her­mano, de quien no te­nía no­ti­cia al­gu­na des­de 1993. “Mi ma­má mu­rió en 2015, es­pe­ran­do que él lle­ga­ra. Es­pe­ró des­de ese día, ha­ce 24 años, cuan­do sa­lió de la ca­sa y le di­jo que le guar­da­ra fri­jo­les pa­ra la tar­de. Des­de ese en­ton­ces no pa­ra­mos de bus­car­lo, pe­ro fue inú­til, ya las es­pe­ran­zas eran po­cas. A mi ma­má le to­có muy du­ro, to­das las no­ches pen­sa­ba so­bre lo que le po­dría es­tar pa­san­do a Fer­nan­do, que si es­ta­ba aguan­tan­do ham­bre, que si te­nía frío. En las épo­cas de in­vierno co­mo esta se es­tre­sa­ba mu­cho por­que sen­tía que él se es­ta­ba mo­jan­do por ahí en la ca­lle”, ex­pre­sa. Glo­ria, y al­gu­nos de sus her­ma­nos si­guen vi­vien­do en Ro­ble­do Mi­ra­mar, en la misma ca­sa don­de ha­ce 24 años es­pe­ra­ban a Luis Fer­nan­do. “¿Us­ted señor pe­rio­dis­ta se acuer­da de esa can­ción que di­ce ‘pro­ba­ble­men­te ya de mi te has olvidado’, pe­ro que tam­bién de­cía ‘te se­gui­ré es­pe­ran­do’? pues esa la re­cor­da­ba mu­cho mi ma­má y por eso es que no nos fui­mos nunca de esa ca­sa; ade­más, por­que Luis ya se nos ha­bía per­di­do ca­si un año, pe­ro en ese en­ton­ces si re­gre­só”, aña­de Glo­ria. Se­gún su fa­mi­lia, Luis Fer­nan­do Úsu­ga es­tu­dia­ba por la no­che en una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va del barrio y tam­bién, en su tiem­po li­bre, bai­la­ba con una aca­de­mia de dan­za en al­gu­nos mu­ni­ci­pios del de­par­ta­men­to, “pe­ro

siem­pre fue un buen mu­cha­cho, por eso nos ex­tra­ña lo que pa­só con él, que al­guien lo hu­bie­ra ma­ta­do”, ase­gu­ra su her­ma­na. La fa­mi­lia Úsu­ga es­pe­ra no­ti­cias de las per­so­nas en­car­ga­das de la in­ves­ti­ga­ción. Glo­ria di­ce que una vez se en­te­ró de que su her­mano es­tá en al­gu­na par­te del Ce­men­te­rio Uni­ver­sal, se fue a rea­li­zar to­das las di­li­gen­cias res­pec­ti­vas pa­ra po­der ce­rrar ese ca­pí­tu­lo lleno de do­lor pa­ra su fa­mi­lia. “Ya me hi­cie­ron las prue­bas de ADN, ya te­ne­mos que es­pe­rar pa­ra que cuan­do sa­quen sus res­tos se ha­ga el exa­men y es­te re­sul­te po­si­ti­vo, ahí po­dre­mos te­ner sus ce­ni­zas y dar­le un adiós co­mo se lo me­re­ce, al la­do de los su­yos, de su fa­mi­lia”, ex­pre­sa Glo­ria, quien ase­gu­ra que tie­ne in­te­rés en co­no­cer el por qué de su muer­te, quién o quié­nes fue­ron los res­pon­sa­bles de su ase­si­na­to y des­apa­ri­ción. La fa­mi­lia de Luis Fer­nan­do Úsu­ga ob­tu­vo un res­pi­ro, un des­can­so al co­no­cer que su ser que­ri­do, quien pa­ra hoy ten­dría 42 años, no se en­cuen­tra en una fo­sa co­mún o des­apa­re­ci­do pa­ra siem­pre, in­for­tu­na­da­men­te aho­ra sus ener­gías se en­fo­ca­rán en en­con­trar a Héc­tor

Emi­lio Ar­tea­ga, so­brino de Glo­ria, del que no tie­nen no­ti­cias des­de ha­ce cua­tro años. “Te­ne­mos la tran­qui­li­dad enor­me por lo ocu­rri­do con Luis Fer­nan­do, pe­ro aho­ra es­ta­mos ha­cien­do lo po­si­ble por en­con­trar a Héc­tor, de quien di­cen lo ti­ra­ron al Río Me­de­llín en 2013”.

“Mi ma­má su­fría mu­cho en las no­ches, se pre­gun­ta­ba mu­cho si mi her­mano es­ta­ba su­frien­do por ahí”.

FO­TO JU­LIO CÉ­SAR HE­RRE­RA

Glo­ria Úsu­ga, bus­ca­ba a su her­mano Luis Úsu­ga des­de 1993. Aho­ra di­ce que sien­te tran­qui­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.