El ébo­la re­sur­ge en su cu­na, pe­ro aún no se au­to­ri­za el en­vío de va­cu­nas

La Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Congo pa­de­ce su sép­ti­mo bro­te del vi­rus en cua­tro dé­ca­das. Los or­ga­nis­mos to­man con­trol, mien­tras los ex­per­tos pi­den vi­gi­lan­cia an­te el te­mor a una ex­pan­sión.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MA­RIA­NA ESCOBAR ROL­DÁN

La pri­me­ra vez que el ébo­la de­jó es­tra­gos en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Congo (RDC), en Áfri­ca Cen­tral, la cien­cia sa­bía aún me­nos so­bre el le­tal vi­rus. Era 1976 y un mé­di­co bel­ga, Pe­ter Piot, in­ten­ta­ba des­ci­frar las cau­sas de los vó­mi­tos, la fie­bre in­con­tro­la­ble y la dia­rrea en de­ce­nas de per­so­nas que ter­mi­na­ban mu­rien­do sin sa­ber qué les pa­sa­ba.

En su li­bro “Sin tiem­po que per­der: Una vi­da de­trás de vi­rus mor­ta­les”, Piot des­cri­bió y mos­tró en imá­ge­nes la ha­za­ña de lle­gar y man­te­ner­se en un hos­pi­tal mi­sio­ne­ro de Yum­bu­ku, un pue­blo del nor­te de la Re­pú­bli­ca ase­dia­do por la en­fer­me­dad, en­ton­ces sin nom­bre.

Aun­que las mon­jas mi­sio­ne­ras te­nían a los en­fer­mos en cua­ren­te­na y ad­ver­tían con le­tre­ros y ba­rri­ca­das so­bre el pe­li­gro de aquel mal des­co­no­ci­do, la ig­no­ran­cia agra­vó el im­pac­to del mal, que en ese pri­mer bro­te se lle­vó a 280 per­so­nas.

Más tar­de, Piot en­con­tra­ría que los po­bla­do­res ha­bían to­ca­do ca­dá­ve­res de mo­nos y an­tí­lo­pes in­fec­ta­dos, con el tac­to y el in­ter­cam­bio de flui­dos pro­pa­ga­ron la en­fer­me­dad, y el panorama se agra­vó con la re­uti­li­za­ción de agu­jas in­fec­ta­das y con la ma­ni­pu­la­ción de los ca­dá­ve­res du­ran­te ri­tos fu­ne­ra­rios.

Por el nom­bre del río Ébo­la, que co­rría cer­ca de Yum­bu­ku, nom­bra­ron al vi­rus y a la en­fer­me­dad que es­te pro­du­cía. Des­de en­ton­ces, seis bro­tes ha te­ni­do ese país (ver in­fo­gra­fía), y aun­que han pa­sa­do cua­tro dé­ca­das, la pre­ven­ción es in­su­fi­cien­te y la cura, muy di­fu­sa.

La mues­tra es el re­cien­te bro­te en la RDC. De acuer­do con la OMS (Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud), tres per­so­nas fa­lle­cie­ron du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na en la le­ja­na pro­vin­cia de Ba­sUe­le (no­roes­te), mien­tras hay 19 ca­sos sos­pe­cho­sos y se bus­ca a 125 per­so­nas que ha­brían es­ta­do en con­tac­to con los en­fer­mos.

Ta­rik Ja­sa­re­vic, portavoz de la OMS y pre­sen­te en la epi­de­mia de ébo­la de Áfri­ca Oc­ci­den­tal, que en­tre 2014 y 2016 pro­vo­có 28.638 con­ta­gios y 11.315 muer­tes, cuen­ta que aun­que sa­be que cual­quier bro­te es muy se­rio, la RDC tie­ne una ex­pe­rien­cia que le per­mi­te reac­cio­nar.

“Te­ne­mos una ofi­ci­na allá, así que in­me­dia­ta­men­te tu­vi­mos re­por­te, nos mo­vi­li­za­mos pa­ra so­por­tar al Mi­nis­te­rio de Sa­lud y pro­veer to­do lo ne­ce­sa­rio. Te­ne­mos la ven­ta­ja que no es una ciu­dad gran­de y se­rá más fá­cil de con­tro­lar”, re­la­ta, y aña-

de que aun­que ya es­tá dis­po­ni­ble un pro­to­ti­po de va­cu­na (la Alian­za Mundial pa­ra Va­cu­nas e In­mu­ni­za­ción tie­ne 300.000 do­sis dis­po­ni­bles y las ofre­ció pa­ra es­te bro­te), se­gún la OMS se es­tá dis­cu­tien­do có­mo ob­te­ner las au­to­ri­za­cio­nes del país y, even­tual­men­te, có­mo trans­por­tar­las de Eu­ro­pa a Áfri­ca.

Te­mor a la ex­pan­sión

De acuer­do con Da­vid Can­te­ro, di­rec­tor ge­ne­ral de Mé­di­cos sin Fron­te­ras pa­ra Amé­ri­ca del Sur, des­pués de lo su­ce­di­do en Áfri­ca Oc­ci­den­tal “to­dos es­tán es­car­men­ta­dos de la ne­ce­si­dad de una res­pues­ta oportuna fren­te al ébo­la”, y por eso es­pe­ra que es­ta vez la OMS lo ha­ga, lue­go de ser cri­ti­ca­da por su inope­ran­cia fren­te a la epi­de­mia de 2014 por

es­ta or­ga­ni­za­ción de mé­di­cos.

En ese sen­ti­do, Can­te­ro di­ce que, de acuer­do a lo apren­di­do en la in­ter­ven­ción de MSF ha­ce tres años (con una epi­de­mia de ori­gen dis­tin­to al bro­te ac­tual), lo que hay que ha­cer aho­ra es ata­car des­de to­dos los flan­cos: ais­la­mien­to de los ca­sos con­fir­ma­dos y sos­pe­cho­sos, se­gui­mien­to a los con­tac­tos que és­tos tu­vie­ron, vi­gi­lan­cia ac­ti­va de los pa­cien­tes, apo­yo si­co­so­cial y una ade­cua­da se­pul­tu­ra de los ca­dá­ve­res, po­ten­cial­men­te más con­ta­gio­sos.

MSF en­vió des­de el sá­ba­do a la RDC un equi­po de 14 per­so­nas, en­tre mé­di­cos y en­fer­me­ras, lo­gis­tas, ex­per­tos en agua y sa­nea­mien­to, pro­mo­to­res de la sa­lud y epi­de­mió­lo­gos. Aho­ra, ade­más, se­rá cla­ve eva­luar si el lu­gar del bro­te es cer­cano a fron­te­ras y si po­dría po­ner en ries­go a otros paí­ses.

En eso coin­ci­de Iván Darío Vé­lez, di­rec­tor del Pro­gra­ma de Es­tu­dio y Con­trol de En­fer­me­da­des Tro­pi­ca­les (Pe­cet), en la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, y quien re­ci­bió una in­vi­ta­ción de la OMS pa­ra eva­luar en Free­town, ca­pi­tal de Sierra Leo­na, una in­ves­ti­ga­ción que per­mi­ti­rá de­ter­mi­nar los tiem­pos y for­mas de per­sis­ten­cia del vi­rus del ébo­la. Se­gún di­ce, “el he­cho de que ha­ya gen­te in­fec­ta­da por el vi­rus no de­ja de ser un ries­go pa­ra el res­to del pla­ne­ta, ya que una per­so­na in­fec­ta­da que se ha­ya re­cu­pe­ra­do si­gue sien­do in­fec­tan­te, y aho­ra cuan­do hay tan­ta mi­gra­ción de paí­ses po­bres a Eu­ro­pa o Amé­ri­ca, la po­si­bi­li­dad de que tras­la­den el vi­rus es muy gra­ve”.

La po­bre­za, un ali­cien­te

La con­di­ción que ha­ce que el ébo­la se pue­da vol­ver re­cu­rren­te en un país co­mo RDC es que se pre­sen­ta en co­mu­ni­da­des po­bres, inequi­ta­ti­vas y con muy ma­los in­di­ca­do­res de sa­lud. Así lo su­gie­re Luis Car­los Vi­lla­mil, di­rec­tor del Gru­po de Epi­de­mio­lo­gía y Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de La Sa­lle, y agre­ga que el he­cho de que exis­tan po­bla­cio­nes cre­cien­tes que es­tán in­va­dien­do los bos­ques y otras áreas de vi­da sil­ves­tre, sig­ni­fi­ca que los se­res hu­ma­nos tie­nen más con­tac­to con la fau­na y au­men­tan las po­si­bi­li­da­des pa­ra la mez­cla y el in­ter­cam­bio de in­fec­cio­nes.

Pa­ra Jimmy Whit­worth, ex­per­to en epi­de­mias en paí­ses en desa­rro­llo de la Es­cue­la de Hi­gie­ne y En­fer­me­da­des Tro­pi­ca­les de Lon­dres, las po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles ter­mi­nan par­ti­cu­lar­men­te afec­ta­dos por epi­de­mias, “de­bi­do su re­du­ci­da ca­pa­ci­dad de pro­te­ger­se a sí mis­mos y de­bi­do la ines­ta­bi­li­dad que re­sul­ta de con­flic­tos o go­bier­nos frá­gi­les”.

Ade­más, con­ti­núa, las mi­gra­cio­nes en ma­sa por mo­ti­vos de ham­bru­na, se­quía y gue­rras, así co­mo el ha­ci­na­mien­to de la po­bla­ción agra-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.