LLE­GAN LOS RO­BOTS: ¿ES­TA­MOS PRE­PA­RA­DOS?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AN­DRÉS OPPENHEIMER re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Du­ran­te una vi­si­ta a Si­li­con Va­lley, tu­ve un en­cuen­tro muy in­tere­san­te con un ven­de­dor del fu­tu­ro: era un ro­bot, y me dio una idea de có­mo po­dría ser una bue­na par­te del mun­do del tra­ba­jo en me­nos tiem­po del que mu­chos pien­san.

El ro­bot era una to­rre blanca de al­re­de­dor de 1.70 me­tros de al­to, con una ta­ble­ta elec­tró­ni­ca en el pe­cho y otra en la es­pal­da, cá­ma­ras en sus cos­ta- dos y un sen­sor con for­ma de cú­pu­la en la ca­be­za, que deam­bu­la­ba por el pa­si­llo de en­tra­da de una tien­da de la ca­de­na Lo­we’s de ar­tícu­los pa­ra me­jo­ras en el ho­gar.

Cuan­do me acer­qué a él, me di­jo: “Ho­la, ¿hay al­go que te pue­da ayu­dar a en­con­trar hoy?”. Le res­pon­dí que es­ta­ba bus­can­do un bom­bi­llo eléc­tri­co, e in­me­dia­ta­men­te me mos­tró en la ta­ble­ta que lle­va­ba en el pe­cho una do­ce­na de di­fe­ren­tes ti­pos de bom­bi­llos, ca­da uno con su res­pec­ti­va fo­to y pre­cio.

Se­lec­cio­né uno, y el ro­bot me di­jo: “Ese ar­tícu­lo pa­re­ce es­tar en el pa­si­llo 12. ¿ Quie­res que te lle­ve allí?” Le res­pon­dí afir­ma­ti­va­men­te, y la má­qui­na re­pli­có: “Por su­pues­to, sí­gue­me”. Y se fue de­lan­te mío has­ta el lu­gar don­de es­ta­ba el bom­bi­llo.

Un nue­vo es­tu­dio del McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te di­ce que ro­bots co­mo es­te y otras for­mas de au­to­ma­ti­za­ción ten­drán un im­pac­to di­rec­to en al me­nos la mi­tad de nues­tros tra­ba­jos tan pron­to co­mo en 2035.

En Amé­ri­ca La­ti­na y Asia, el im­pac­to de la au­to­ma­ti­za­ción po­dría ser aún ma­yor, por­que hay más gen­te que ha­ce la­bo­res re­pe­ti­ti­vas en in­dus­trias ma­nu­fac­tu­re­ras o tra­ba­jos agrí­co­las que pue­den ser re­em­pla­za­dos por ro­bots, di­ce el es­tu­dio. La au­to­ma­ti­za­ción pue­de afec­tar a más del 51 por cien­to de los em­pleos en Mé­xi­co, Co­lom­bia y Pe­rú, cer­ca de un 50 por cien­to en Chi­na, In­dia y Bra­sil, un 48 por cien­to en Argentina y un 46 por cien­to en Es­ta­dos Uni­dos, afir­ma.

El es­tu­dio de McKin­sey pin­ta una ima­gen bas­tan­te op­ti­mis­ta, di­cien­do que la mayoría de los em­pleos se­rán so­lo par­cial­men­te re­em­pla­za­dos por má­qui­nas. La mayoría de la gen­te tra­ba­ja­rá jun­to a los ro­bots, y es­tos úl­ti­mos se ha­rán car­go de las la­bo­res más te­dio­sas, di­ce. Mar­co Mas­co­rro, pre­si­den­te de Fe­llo­wRo­bots, la com­pa­ñía que creó el ro­bot que vi en Lo­we’s, me di­jo que su má­qui­na no ha eli­mi­na­do nin­gún tra­ba­jo. El ro­bot, que ade­más de ayu­dar a los clien­tes re­vi­sa el in­ven­ta­rio de la tien­da pa­ra de­tec­tar los pro­duc­tos que fal­tan en los es­tan­tes, ha li­be­ra­do a los ven­de­do­res de la tien­da de ha­cer el tra­ba­jo más abu­rri­do, me di­jo.

“An­tes, los em­plea­dos te­nían que pa­sar­se ho­ras re­co- rrien­do los pa­si­llos pa­ra ver qué ar­tícu­los ne­ce­si­ta­ban ser reabas­te­ci­dos”, me di­jo Mas­co­rro. “Aho­ra, el ro­bot ha­ce eso, y los ven­de­do­res pue­den de­di­car­le más tiem­po a lo que más les gus­ta, que es ase­so­rar a los clien­tes so­bre co­sas co­mo la me­jor ma­ne­ra de arre­glar el gri­fo de su co­ci­na”.

Pe­ro la mayoría de los eco­no­mis­tas y fu­tu­ris­tas que en­tre­vis­té en Si­li­con Va­lley ad­mi­ten que la ro­bo­ti­za­ción afec­ta­rá la fuer­za de tra­ba­jo. Mien­tras que la tec­no­lo­gía has­ta aho­ra pro­du­cía más em­pleos de los que eli­mi­na­ba, aho­ra es­tá avan­zan­do a un rit­mo tan ace­le­ra­do que pue­de crear mu­cho ma­yor des­em­pleo, se­ña­lan.

Con los ro­bots que es­tán em­pe­zan­do a tra­ba­jar en las tien­das, las su­per­compu­tado­ras que es­tán em­pe­zan­do a ha­cer ta­reas de ban­que­ros, abo­ga­dos y con­ta­do­res, y los au­to­mó­vi­les que se ma­ne­jan so­los que pron­to po­drían des­pla­zar a ca­mio­ne­ros y ta­xis­tas, “el pro­ble­ma es que to­do es­tá su­ce­dien­do al mis­mo tiem­po”, me di­jo Vi­vek Wadh­wa, un fu­tu­ró­lo­go de la Uni­ver­si­dad Carnegie Me­llon.

“Sí, se crea­rán nue­vos tra­ba­jos, pe­ro esos tra­ba­jos se­rán una pe­que­ña frac­ción de los que des­apa­re­ce­rán”, me di­jo Wadh­wa.

Mi opi­nión: mien­tras los eco­no­mis­tas se po­nen de acuer­do si nue­va re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ten­drá un ba­lan­ce ne­to po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo so­bre el em­pleo, los paí­ses de­be­rían co­men­zar a pen­sar se­ria­men­te qué ha­cer con los tra­ba­ja­do­res que se­rán des­pla­za­dos por la au­to­ma­ti­za­ción.

En Es­ta­dos Uni­dos, el de­ba­te ya ha co­men­za­do. Pe­ro, sor­pren­den­te­men­te, en Amé­ri­ca La­ti­na y par­tes de Asia –don­de se­gún el es­tu­dio de McKin­sey el im­pac­to de la au­to­ma­ti­za­ción se­rá ma­yor– el te­ma ni si­quie­ra es­tá en la agen­da. Es ho­ra de que em­pie­ce a es­tar­lo

Los paí­ses de­be­rían co­men­zar a pen­sar se­ria­men­te qué ha­cer con los tra­ba­ja­do­res que se­rán des­pla­za­dos por la au­to­ma­ti­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.