DE CA­PA CAÍ­DA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ALBERTO VELÁSQUEZ MAR­TÍ­NEZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Más tri­bu­tos so­bre la industria, el co­mer­cio y los con­tri­bu­yen­tes, fue­ra de ser una in­jus­ti­cia es un aza­ro­so ries­go.

El equi­po téc­ni­co del Ban­co de la Re­pú­bli­ca –pre­su­mi­ble­men­te sin nin­gún ti­po de ses­go po­lí­ti­co– cal­cu­la el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía co- lom­bia­na pa­ra es­te año en 1,8 %. Una ci­fra la­men­ta­ble, muy ale­ja­da de las ne­ce­si­da­des del país pa­ra avan­zar en desa­rro­llo y pro­gre­so so­cial.

Esa ci­fra no ca­pa­ci­ta al país pa­ra en­fren­tar los gran­des re­tos que tie­ne a cor­to y me­diano pla­zo, co­mo lo aca­ba­ba de se­ña­lar el BID. Y me­nos pa­ra lo­grar cre­cer a rit­mos que es­tén en­tre el 6 y el 7 %, co­mo re­sul­ta­do de una po­lí­ti­ca con­sis­ten­te de in­cre­men­to de su pro­duc­ti­vi­dad e in­no­va­ción, co­mo lo de­man­da esa ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra.

Se­gún el ge­ren­te del Emi­sor, el pai­sa Juan Jo­sé Echa­va

rría, “la enor­me po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca del país pue­de ha­cer da­ño a la eco­no­mía co­lom­bia­na”. Pe­ro no es que pue­da ha­cer­le mal. Es que lo es­tá ha­cien­do por la for­ma ás­pe­ra con que se ade­lan­ta la po­lé­mi­ca na­cio­nal. Un pre­si­den­te ca­mo­rris­ta que des­de ha­ce años vie­ne uti­li­zan­do un len­gua­je agre­si­vo con­tra sus opo­si­to­res y unos con­tra­dic­to­res que han res­pon­di­do en la mis­ma for­ma con fra­gor inocul­ta­ble. Así se ma­lo­gra la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes –go­bierno y opo­si­ción– y se va per­dien­do la cre­di­bi­li­dad y la se­rie­dad en el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal co­lom­biano.

La gran agen­da del desa­rro­llo y las re­for­mas na­cio­na­les si­gue en lis­ta de es­pe­ra. Un je­fe de Es­ta­do que se ha vuel­to mo­no­te­má­ti­co. Mu­cho tiem­po so­lo mi­rán­do­se en el es­pe­jo de La Ha­ba­na. Las de­más re­gio­nes po­co exis­tían en su vi­sión co­lom­bia­na. So­la­zán­do­se con lo que pen­sa­ran los Cas­tro, Chá­vez y Ma­du­ro, sin­di­ca­to po­pu­lis­ta, en tan­to los ín­di­ces de pro­gre­so na­cio­nal lan­gui­de­cían. Por eso ha ca­vi­la­do po­co en las “re­for­mas es­truc­tu­ra­les” que el ge­ren­te del Emi­sor, aho­ra con­si­de­ra inapla­za­bles, “pa­ra cre­cer a una ve­lo­ci­dad ma­yor”. A una ve­lo­ci­dad que nos acer­que a aquel 6 o 7 % que po­ne co­mo con­di­ción el BID pa­ra lo­grar la trans­for­ma­ción na­cio­nal.

Con es­te irri­so­rio cre­ci­mien­to del 1,8 % que lle­va­mos has­ta aho­ra, es im­po­si­ble lo­grar la me­ta de un in­gre­so per cá­pi­ta de 30 mil dó­la­res co­mo lo plan­tea el BID pa­ra mo­de­lar una so­cie­dad más igua­li­ta­ria y es­ta­ble. Aquí en Co­lom­bia lo úni­co que ha ve­ni­do cre­cien­do en los úl­ti­mos años en for­ma ex­po­nen­cial es el cul­ti­vo, trá­fi­co y ex­por­ta­ción de dro­ga. Y ese ne­go­cio ca­da día en­tur­bia más el pa­pel de las ins­ti­tu­cio­nes so­bre cu­ya trans­pa­ren­cia fun­da­men­ta el BID bue- na par­te del cre­ci­mien­to de la eco­no­mía co­lom­bia­na.

“Si se­gui­mos sin cre­cer es­ta­mos fri­tos”, sos­tie­ne el ex­mi­nis­tro li­be­ral Ru­dolf

Hom­mes. Es­ta­mos “en la pa­tria bo­ba”, agre­ga. Sin desa­rro­llo no es po­si­ble ase­gu­rar ma­yo­res re­cur­sos fis­ca­les pa­ra los com­pro­mi­sos que se le vie­nen al país. Im­po­ner más tri­bu­tos so­bre una industria y un co­mer­cio de ca­pa caí­da y unos con­tri­bu­yen­tes ago­bia­dos por las car­gas tri­bu­ta­rias, fue­ra de ser una in­jus­ti­cia es un aza­ro­so ries­go. En­deu­da­dos has­ta la co­ro­ni­lla, con una car­te­ra ven­ci­da en los es­ta­ble­ci­mien­tos de cré­di­to que su­pera los 16 bi­llo­nes de pe­sos.

Es el mo­men­to de las re­fle­xio­nes y de las de­ci­sio­nes. Ya se aca­bó la épo­ca de mi­rar tan­to a Cu­ba y a Ca­ra­cas. Se lle­gó la ho­ra de mi­rar el país en­te­ro. Lo de­más es di­vi­sar un pai­sa­je de un fu­tu­ro in­me­dia­to tan tur­bio co­mo in­cier­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.