BA­LLE­NA AZUL, PE­LI­GRO REAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA CLA­RA OSPINA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

El jue­go vir­tual La Ba­lle­na Azul es un pe­li­gro real que pue­de cos­tar la vi­da del ni­ño o ado­les­cen­te que, de una u otra ma­ne­ra, se vea in­vo­lu­cra­do en él.

En el mun­do ya son cien­tos los jó­ve­nes que se han sui­ci­da­do, em­pu­ja­dos a ha­cer­lo por es­te jue­go mal­va­do que na­da tie­ne de jue­go. La Ba­lle­na Azul es más un ase­si­na­to bien pla­nea­do por sá­di­cos; de­ge­ne­ra­dos que dis­fru­tan con­tro­lan­do y des­tru­yen­do vi­das de jó­ve­nes.

El ase­sino, quien con­tro­la el jue­go vir­tual­men­te, em­pu­ja po­co a po­co, du­ran­te 59 días, a sus víc­ti­mas a ha­cer co­sas que los per­ju­di­quen o las­ti­men, ta­les co­mo cor­tar­se la piel o cla­var­se agu­jas.

Pro­gre­si­va­men­te las ta­reas se van vol­vien­do más agre­si­vas y pe­li­gro­sas. Por ejem­plo, se los coac­cio­na a sen­tar­se al bor­de de un pre­ci­pi­cio por ho­ras. Lue­go, en los úl­ti­mos días de­be­rán cum­plir con la or­den fi­nal: sui­ci­dar­se.

No pa­re­ce po­si­ble que se pue­da do­mi­nar a al­guien de esa ma­ne­ra por in­ter­net. Pe­ro, quie­nes lo ha­cen, son ex­per­tos ma­ni­pu­la­do­res y usan téc­ni­cas bien co­no­ci­das de con­trol y te­rror.

Es­ta co­lum­na pre­ten­de aler­tar a adul­tos y ado­les­cen­tes que por al­gún mo­ti­vo no se ha­yan en­te­ra­do del pe­li­gro que sig­ni­fi­ca es­te atroz “jue­go”. Quie­ro con­tri­buir a di­fun­dir es­ta im­por­tan­te in­for­ma­ción.

Hay que es­tar atentos a cual­quier cam­bio ex­tra­ño en el com­por­ta­mien­to de los ni­ños o ado­les­cen­tes que co­no­ce­mos, ya sea en su con­ver­sa­ción o ac­ti­tud; si tie­nen cor­ta­das o ras­gu­ños sos­pe­cho­sos, si pa­re­cen aco­bar­da­dos, de­pri­mi­dos o ate­mo­ri­za­dos, sin cau­sa apa­ren­te. Se de­be aler­tar in­me­dia­ta­men­te a la po­li­cía, si hay al­gún in­di­cio. Pue­de ser cues­tión de vi­da o muer­te.

Es­te su­pues­to “jue­go”, que em­pie­za con la sim­ple ta­rea de po­ner al ni­ño a pin­tar una ba­lle­na, pa­ra lue­go ir de­man­dan­do de él otras ta­reas ca­da vez más di­fí­ci­les, has­ta lle­var­lo a la muer­te, na­da tie­ne de jue­go; al con­tra­rio, es un ac­to cri­mi­nal, una prác­ti­ca de­lic­ti­va que se de­be tra­tar co­mo tal. In­clu­ye ma­to­neo de la peor cla­se, chan­ta­jes, ame­na­zas de muer­te y fi­nal­men­te, muer­te.

Al ni­ño pri­me­ro le han pe­di­do to­da la in­for­ma­ción so­bre su per­so­na; dón­de vi­ve, con quién, da­tos so­bre to­da su fa­mi­lia, pa­dres, her­ma­nos, tíos. In­for­ma­ción que lue­go se uti­li­za­rá con­tra él, si no obe­de­ce.

Se sa­be que la prue­ba fi­nal es el sui­ci­dio y los que se nie­gan a ha­cer­lo, son ame­na­za­dos con la muer­te de sus fa­mi­lia­res. Ya pa­ra es­te mo­men­to, el ni­ño es­tá tan ate­rro­ri­za­do que cree no te­ner al­ter­na­ti­va.

Es­to po­ne en evi­den­cia el des­me­su­ra­do cul­to a la vio­len­cia, la cruel­dad y el sa­dis­mo que en­fren­ta la so­cie­dad mo­der­na. Es tam­bién pro­duc­to de la de­sin­te­gra­ción de la fa­mi­lia, la so­le­dad en que vi­ven los ni­ños y la ne­ce­si­dad de per­te­ne­cer o ser acep­ta­do en gru­pos, así sean vir­tua­les, no im­por­ta su cos­to.

To­dos los días, ni­ños y ado­les­cen­tes son bom­bar­dea­dos por to­da cla­se de in­fluen­cias ex­ter­nas, muy di­fí­ci­les de con­tro­lar por sus pa­dres o maes­tros. El in­ter­net, tan po­si­ti­vo y en­ri­que­ce­dor en mu­chos as­pec­tos, tam­bién ha abier­to una ca­ja de Pan­do­ra lle­na de pe­li­gros pa­ra víc­ti­mas inocen­tes. La fal­ta de ma­du­rez y ex­pe­rien­cia de los jó­ve­nes los ha­ce caer fá­cil­men­te en las re­des de men­tes mal­va­das que sa­ben có­mo atraer­los y en­re­dar­los.

La Ba­lle­na Azul prue­ba has­ta qué pun­to la ju­ven­tud, in­clu­si­ve la ni­ñez, es­tá sien­do in­fluen­cia­da por re­des so­cia­les y los gru­pos de pre­sión que se for­man en ellas. Abra­mos bien los ojos; es­te horror hay que de­te­ner­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.