Mi­ne­ría cau­sa al­te­ra­cio­nes irre­ver­si­bles en eco­sis­te­mas

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - EDINSON MUÑOZ CIRO Fun­da­dor de Co­nVi­da, bió­lo­go, ma­gís­ter en Bos­ques y ex­dipu­tado de An­tio­quia.

“La con­sul­ta po­pu­lar de los ha­bi­tan­tes de Ca­ja­mar­ca, To­li­ma, don­de se opu­sie­ron al desa­rro­llo mi­ne­ro, solo es otra evi­den­cia del te­mor que sien­ten las co­mu­ni­da­des, fren­te a las al­te­ra­cio­nes y mo­di­fi­ca­cio­nes que las ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas pue­den des­en­ca­de­nar en el en­torno. En lo fí­si­co, los cam­bios del pai­sa­je son drás­ti­cos y ra­di­ca­les, pues hay mo­vi­mien­tos en ma­sa de las tie­rras, re­mo­ción se­ve­ra de la ve­ge­ta­ción y un im­pac­to gi­gan­te en la bio­di­ver­si­dad. En el ca­so de los as­pec­tos hu­ma­nos, la ma­yor in­quie­tud tie­ne que ver con los cam­bios en los mo­dos de vi­da, por el pa­so de la agri­cul­tu­ra a la mi­ne­ría y el mie­do a que es­ta ac­ti­vi­dad atrai­ga fe­nó­me­nos so­cia­les co­mo la vio­len­cia, la pros­ti­tu­ción o las dro­gas, que tra­di­cio­nal­men­te es­tán aso­cia­dos a esa ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Las mi­nas a cie­lo abier­to ha­cen una afec­ta­ción mu­cho más gran­de que las sub­te­rrá­neas, y por eso exi­gen una ma­yor aten­ción en as­pec­tos co­mo el ma­ne­jo de los es­com­bros y de los re­si­duos que se ge­ne­ran. La re­com­po­si­ción de las tie­rras du­ra lo mis­mo o más que el tiem­po que es­tá la mi­na en ex­plo­ta­ción, pues el plan de aban­dono de­be ase­gu­rar la res­tau­ra­ción de las áreas que fue­ron de­gra­da­das y ga­ran­ti­zar que la ve­ge­ta­ción y la fauna ca­rac­te­rís­ti­ca de la zo­na se man­ten­ga. Pe­ro eso es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble en una ex­plo­ta­ción a cie­lo abier­to de gran es­ca­la. Aun en un es­ce­na­rio de mi­ne­ría bien he­cha, co­mo la que pre­go­nan el Go­bierno y el sec­tor pri­va­do, re­sul­ta pro­ble­má­ti­co por­que la hue­lla es no­to­ria y la co­mu­ni­dad siem­pre se pre­gun­ta­rá qué ob­ten­drá a cam­bio. Aquí va­le la pe­na men­cio­nar que es ne­ce­sa­rio ha­cer una di­fe­ren­cia­ción de la mi­ne­ría ile­gal, en la que no hay ma­ne­ra de ha­cer con­trol. Pe­ro, a su vez den­tro de la ile­ga­li­dad hay dos ca­te­go­rías: la in­for­ma­li­dad y la cri­mi­na­li­dad. En re­su­men, la de­ci­sión to­li­men­se re­fle­ja el te­mor ma­cro de cual­quier po­bla­ción fren­te a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.