¿El clan del Gol­fo se des­bor­da?

Los ata­ques sos­te­ni­dos du­ran­te tres se­ma­nas por el grupo cri­mi­nal con­tra la Po­li­cía, con el ries­go de ac­tos te­rro­ris­tas, traen preo­cu­pa­ción se­ria y cier­ta y exi­gen res­pues­tas del Go­bierno Na­cio­nal.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PARÍS

La muer­te de nue­ve policías y las he­ri­das a otros 26, du­ran­te las tres úl­ti­mas se­ma­nas, con­vier­ten las ame­na­zas del grupo cri­mi­nal “clan del Gol­fo” en un asun­to de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de pri­mer or­den y no en el re­sul­ta­do de un en­fo­que ama­ri­llis­ta de los gran­des me­dios in­for­ma­ti­vos del país. Di­ver­sas fuen­tes po­li­cia­les, ju­di­cia­les y de go­bierno y aná­li­sis, coin­ci­den en que no se tra­ta de he­chos ais­la­dos sino de un plan di­ri­gi­do con­tra la Fuer­za Pú­bli­ca, que in­clu­so po­dría in­cluir ac­tos te­rro­ris­tas.

Más allá de las co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­cep­ta­das, que ha­blan tam­bién de un po­ten­cial aten­ta­do con­tra al­gu­na per­so­na­li­dad, con el que esa or­ga­ni­za­ción bus­ca “ha­cer­se sen­tir”, se de­be va­lo­rar el da­ño cau­sa­do has­ta aho­ra y no des­pre­ciar las no­ti­cias que re­ve­lan una lí­nea de tiem­po y unos ob­je­ti­vos con­cre­tos de in­ti­mi­da­ción y de vi­si­bi­li­dad de los au­to­res.

Mi­rar por en­ci­ma del hom­bro las im­pli­ca­cio­nes ob­je­ti­vas de los ata­ques no se­ría más que dar­les la ini­cia­ti­va y un silencio que otor­ga pro­ve­cho a los ins­pi­ra­do­res de es­ta arre­me­ti­da que, ade­más, se­gún el én­fa­sis del mis­mo Go­bierno Na­cio­nal, no es atri­bui­ble a unas Farc con­cen­tra­das y ubi­ca­das en cam­pa- men­tos, en el ca­mino len­to de su desar­me y des­mo­vi­li­za­ción.

Ha­bría dos mó­vi­les cen­tra­les para es­ta olea­da de aten­ta­dos que ca­da vez más re­mi­ten a un au­tor de­fi­ni­do: el pri­me­ro es la “res­pues­ta” a las ope­ra­cio­nes po­li­cia­les que pro­du­je­ron la cap­tu­ra o aba­ti­mien­to de je­fes cla­ve, ade­más del de­bi­li­ta­mien­to mis­mo de esa es­truc­tu­ra cri­mi­nal. El se­gun­do se re­fie­re a las pre­sio­nes para que se aprue- be el pro­yec­to de ley que per­mi­ta el so­me­ti­mien­to o aco­gi­mien­to de es­tos gru­pos a la jus­ti­cia, me­dian­te fór­mu­las pe­na­les al­ter­na­ti­vas -que no de negociación y diá­lo­go po­lí­ti­cos-.

Aun­que la ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do para la Paz ad­vir­tió tres me­ses atrás que pue­de ha­ber una puer­ta abier­ta al so­me­ti­mien­to de es­tas ban­das y que es la Fis­ca­lía la que de­be ana­li­zar y de­fi­nir una ru­ta ju­rí- di­ca, el vi­ce­pre­si­den­te Ós­car Na­ran­jo en­fa­ti­zó desde es­te dia­rio que no ha­brá otra op­ción que la en­tre­ga, sin con­di­cio­nes, de esas ban­das y su com­ba­te per­ma­nen­te por par­te de la Fuer­za Pú­bli­ca.

Po­si­cio­nes que con­tras­tan. A ellas se su­man las de sec­to­res de iz­quier­da que ad­vier­ten la ne­ce­si­dad de des­ac­ti­var to­dos los ac­to­res y fac­to­res de vio­len­cia in­clu­so con una pos­tu­ra del Es­ta­do que no sea ex­clu­si­va­men­te re­pre­si­va. Otros ana­lis­tas te­men que en es­tos ata­ques, y en es­tra­te­gias ve­ni­de­ras del cri­men or­ga­ni­za­do, ha­ga me­tás­ta­sis una com­bi­na­ción de for­mas de lu­cha en la que se unen cé­lu­las del “clan del Gol­fo” y de las Farc, con pro­pó­si­tos ul­te­rio­res de “al­can­zar el po­der”.

El ele­men­to que da un giro a la si­tua­ción ac­tual, que es gra­ve por la or­ques­ta­ción y du­ra­ción de los ata­ques a la Po­li­cía, es que se pon­ga pre­cio a la ca­be­za de los uni­for­ma­dos y que se con­tem­ple y abra la po­si­bi­li­dad de eje­cu­tar ac­tos bru­ta­les con­tra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. To­do ello co­mo en los peo­res tiem­pos del nar­co­te­rro­ris­mo. De­be ha­ber so­li­da­ri­dad y res­pal­do uná­ni­mes con la Po­li­cía Na­cio­nal.

Solo se ha es­cu­cha­do has­ta aho­ra la re­co­men­da­ción a los agen­tes para que ex­tre­men su au­to­pro­tec­ción, pe­ro se sien­te li­mi­ta­da y par­cial la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta es­tra­té­gi­ca del Es­ta­do fren­te a se­me­jan­te ame­na­za, que se vie­ne cum­plien­do. Nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das, mo­der­ni­za­das y en su acu­mu­la­do de lu­chas con­tra po­de­ro­sos ac­to­res ar­ma­dos ile­ga­les, no pue­den per­mi­tir­se tal re­ta­lia­ción y tal desafío, por aho­ra muy preo­cu­pan­tes

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.