Fa­llo de Cor­te alar­ga­ría im­ple­men­ta­ción del acuer­do

Se­gún va­rios ex­per­tos, si bien la vía rá­pi­da con­ti­núa vi­va en el Con­gre­so, aho­ra los trá­mi­tes tar­da­rán más de lo pre­vis­to.

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓS­CAR AN­DRÉS SÁN­CHEZ Á. ES­TE­BAN PARÍS

Los pro­yec­tos de ley o de ac­to le­gis­la­ti­vo en cur­so y los que lle­ga­rán al Con­gre­so (que da­rían los ins­tru­men­tos para la im­ple­men­ta­ción del acuer­do en­tre el Go­bierno y las Farc) no po­drán ser vo­ta­dos en blo­que y sí, mo­di­fi­ca­dos por el le­gis­la­ti­vo. Es­to en vis­ta que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­ró inexe- qui­bles dos pro­ce­di­mien­tos de la vía rá­pi­da ( fast track) con­tem­pla­dos en el Ac­to Le­gis­la­ti­vo 01 de 2016. El pre­si­den­te San­tos con­fía en que el Con- gre­so si­ga apo­yan­do la paz con las Farc. Aquí un aná­li­sis de los al­can­ces de las de­ci­sio­nes del al­to tri­bu­nal.

Unos re­cu­pe­ra­ron la fe en la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal por­que hi­zo pre­va­le­cer la di­vi­sión de po­de­res, y otros la cues­tio­na­ron por­que alar­gó la im­ple­men­ta­ción del acuer­do con Farc. El Go­bierno dio un par­te de tran­qui­li­dad, el Cen­tro De­mo­crá­ti­co ce­le­bró, los par­ti­dos de la coa­li­ción de paz ma­ni­fes­ta­ron preo­cu­pa­ción y las Farc es­tán en asam­blea per­ma­nen­te para ana­li­zar lo su­ce­di­do.

Esas fue­ron las múl­ti­ples reac­cio­nes que ge­ne­ró la Cor­te al sen­ten­ciar que los li­te­ra­les H y J del ar­tícu­lo pri­me­ro del Ac­to Le­gis­la­ti­vo 01 de 2016, son con­tra­rios a la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, ba­jo el ar­gu­men­to de que sus­ti­tuían el prin­ci­pio de se­pa­ra­ción de po­de­res (ar­tícu­lo 113 de la Cons­ti­tu­ción), pues li­mi­ta­ban la ca­pa­ci­dad de­li­be­ra­ti­va y de­ci­so­ria del Con­gre­so. Es­to sig­ni­fi­ca, se­gún Lui­sa

Gar­cía, doc­to­ra en De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Mont­pe­llier, que las nor­mas apro­ba­das vía fast

track (pro­ce­di­mien­to le­gis­la­ti­vo para acor­tar los tiem­pos de trá­mi­te de las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les) de­be­rán ser vo­ta­das ar­tícu­lo por ar­tícu­lo, y no en blo­que, pues ex­cluía el prin­ci­pio de­mo­crá­ti­co de la se­pa­ra­ción de po­de­res. “An­tes no se ad­mi­tían mo­di­fi­ca­cio­nes a los pro­yec­tos de ley o de ac­to le­gis­la­ti­vo si no con­ta­ban con el aval del Go­bierno y se de­bían su­je­tar al con­te­ni­do del acuer­do, eri­gién­do­le en un tex­to su­pra­cons­ti­tu­cio­nal in­mo­di­fi­ca­ble”.

Para Hum­ber­to Sie­rra Porto, ex­ma­gis­tra­do de la Cor­te, es cons­ti­tu­cio­nal que en el de­ba­te se aprue­ben te­mas no pro­pues­tos por el Go­bierno. “Es­ta dis­po­si­ción le da fle­xi­bi­li­dad al le­gis­la­ti­vo para que in­ter­pre­te có­mo de­be en­ten­der­se el acuer­do y no res­trin­jan a lo que di­ga San­tos”. Se­gún José Gre­go­rio Her­nán­dez, ex­pre­si­den­te de ese al­to tri­bu­nal, me­dian­te ta­les re­glas, ba­jo el pre­tex­to de agi­li­dad y ra­pi­dez, se su­pe­di­ta­ban las fun­cio­nes le­gis­la­ti­vas y de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal a las im­po­si­cio­nes de lo acor­da­do, que en reali­dad se dis­po­nían por con­duc­to del Go­bierno na­cio­nal.

“La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, afor­tu­na­da­men­te y co­rri­gien- do en par­te los enor­mes vi­cios del pro­ce­di­mien­to fast track, ha de­vuel­to las fa­cul­ta­des al Con­gre­so y los fun­da­men­ta­les prin­ci­pios de la li­ber­tad y del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co”.

¿Se afec­ta el acuer­do?

La cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Ber­nar­di­ta

Pé­rez, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, di­jo que la apro­ba­ción en blo­que im­pe­día de­li­be­ra­ción y ne­ga­ba la esen­cia del es­ta­do de de­re­cho. Agre­gó que el efec­to se­rá que el trá­mi­te nor­ma­ti­vo to­me más tiem­po, aun­que los ac­tos que emi­ta el Con­gre­so son para dar le­ga­li­dad al acuer­do, no para ne­gar­lo o cam­biar­lo.

“Que­dó vi­gen­te el apar­ta­do que es­ta­ble­ce el ne­xo de cau­sa­li­dad en­tre el acuer­do y lo que se le­gis­le. Así que si el Con­gre­so se dis­po­ne a de­cir que no va a cum­plir­lo o que lo va a cambiar, ha­bría un in­cum­pli­mien­to. Se­ría in­cohe­ren­te pues­to que el Con­gre­so re­fren­dó lo que el pue­blo no qui­so ha­cer”, di­ce Pé­rez. Se­gún Raúl Eduardo Sán

chez, do­cen­te de la Fa­cul­tad de Ju­ris­pru­den­cia de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, aho­ra la im­ple­men­ta­ción se­rá más di­fí­cil y aña­dió que ade­más to­das las le­yes y de­cre­tos pa­san por la Cor­te, quien tie­ne la po­tes­tad de de­cla­rar­las in­cons­ti­tu­cio­na­les. “Ya di­jo que era con­tra­rio a la Cons­ti­tu­ción el de­cre­to que per­mi­tía que la Uni­dad Na­cio­nal de Pro­tec­ción nom­bra­ra co­mo es­col­tas a ex­gue­rri­lle­ros, pun­to que fue acor­da­do en La Ha­ba­na. Así las co­sas, na­da es­tá blin­da­do y la Cor­te es­ta to­man­do sus pro­pias de­ci­sio­nes”.

“No ame­na­za la paz”: Cor­te

El pre­si­den­te de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, Luis Gui­ller­mo

Gue­rre­ro, pre­ci­só que no se afec­tan las fa­cul­ta­des que tie­ne el pre­si­den­te para ha­cer uso de las ob­je­cio­nes por in­con­ve­nien­cia de las mo­di­fi­ca­cio­nes que se reali­cen en el Con­gre­so para la im­ple­men­ta­ción del acuer­do. “Abrir es­pa­cios de de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca no pue­de te­ner­se co­mo una ame­na­za o co­mo un arres­to al acuer­do de paz, por el con­tra­rio, le su­ma y apor­ta”.

Al res­pec­to el pre­si­den­te

Juan Ma­nuel San­tos, du­ran­te su vi­si­ta a Was­hing­ton ayer, afir­mó que es­pe­ra que el le­gis­la­ti­vo si­ga apo­yan­do el acuer­do de paz con las Farc. “El Con­gre­so tie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad y no­so­tros co­mo Go­bierno tam­bién y es­pe­ra­mos se­guir tra­ba­jan­do jun­tos”, pun­tua­li­zó el man­da­ta­rio.

El mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Fer­nan­do Cris­to, afir­mó que res­pe­ta la de­ci­sión, pe­ro no la com­par­te por­que se fa­lló dis­tin­to ha­ce cin­co me­ses fren­te al ac­to le­gis­la­ti­vo y al ar­tícu­lo pri­me­ro y aho­ra no tu­vie­ron en cuen­ta ese an­te­ce­den­te. “Su­po­ne una dificultad en el ca­mino de la im­ple­men­ta­ción pe­ro no es de nin­gu­na ma­ne­ra el fin del mun­do. El fast track es­tá vi­vo y vi­gen­te”.

El pre­si­den­te del Se­na­do, Mau­ri­cio Liz­cano, sos­tu­vo que aca­ta a la Cor­te y que es­te es­ce­na­rio po­ne al Con­gre­so en la res­pon­sa­bi­li­dad de ser fiel al acuer­do, “man­te­nien­do el ni­vel de de­ba­te y la pro­fun­di­dad, con un pro­ce­di­mien­to más len­to”.

¿Hay am­bien­te po­lí­ti­co?

Uno de los argumentos del Go­bierno para im­pul­sar el fast track era que evi­ta­ría que el trá­mi­te de la im­ple­men­ta­ción se cru­za­ra con las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas para no des­viar el de­ba­te.

Aho­ra pa­re­ce que esa coin­ci­den­cia se­rá inevi­ta­ble.

Se­gún Ol­mer Muñoz, do­cen­te de Cien­cia Política de la Uni­ver­si­dad Bo­li­va­ria­na, vo­tar uno a uno ca­da ar­tícu­lo su­gie­re una opor­tu­ni­dad para que sean re­tro­ali­men­ta­das las po­si­cio­nes de la oposición en cuan­to a lo acor­da­do. “La vía rá­pi­da no que­da hun­di­da en su to­ta­li­dad por­que con­ti­núa la re­duc­ción de los de­ba­tes para pro­yec­tos de ley (dos en lu­gar de cuatro) y pro­yec­tos de ac­tos le­gis­la­ti­vo (cuatro en lu­gar de ocho), pe­ro sí po­ne en se­rios aprie­tos al Go­bierno, que in­ten­ta­ba una im­ple­men­ta­ción in­me­dia­ta”.

Jorge Iván Cuervo, in­ves­ti­ga­dor del Ex­ter­na­do, di­jo que si bien el Cen­tro De­mo­crá­ti­co es­tá co­bran­do es­te fa­llo de la Cor­te co­mo un éxi­to, pues la de­man­da la pre­sen­tó el se­na­dor Iván Du­que, en ese par­ti­do se es­tán que­dan­do sin el ar­gu­men­to de que era un acuer­do im­pues­to por un Go­bierno au­to­ri­ta­rio que ha­bía aca­ba­do la di­vi­sión de po­de­res.

“Ya al mi­nis­tro Cris­to le es­ta­ba to­can­do ne­go­ciar al­gu­nos as­pec­tos con los con­gre­sis­tas que res­pal­dan el acuer­do. El Go­bierno ten­drá que se­guir con­fian­do en las ma­yo­rías que tie­ne en el Con­gre­so y se­lec­cio­nar al­gu­nos te­mas cen­tra­les por fast track y otros por vía or­di­na­ria. Es­to im­pli­ca que Cris­to no de­be­ría sa­lir

del Mi­nis­te­rio del In­te­rior”.

Mi­guel Ba­rre­to, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Cons­truc­ción Paz de la U. Jorge Ta­deo, di­ce que se tra­ta de un triun­fo de la de­re­cha, que ha que­ri­do des­truir el acuer­do, y re­fle­ja los mo­vi­mien­tos para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. “Es la pri­me­ra cri­sis de es­te ti­po en la im­ple­men­ta­ción, pe­ro no de­be sus­ci­tar pe­si­mis­mo, en la me­di­da en que hay vo­lun­tad de paz de las Farc y no irán a la gue­rra por es­to sino que se bus­ca­rán sa­li­das. Hay ma­yo­rías a fa­vor en Con­gre­so”.

La reac­ción de las Farc

Las Farc ex­pre­sa­ron, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, que la de­ci­sión de la Cor­te ha pues­to el Acuer­do de Paz en la si­tua­ción más di­fí­cil desde su ini­cio, y jus­to a do­ce días del D+180, pla­zo para la de­ja­ción de las ar­mas.

Sin em­bar­go, se­ña­la­ron su “de­ci­sión in­de­cli­na­ble de se­guir cum­plien­do lo acor­da­do tal y co­mo lo he­mos ve­ni­do ha­cien­do has­ta el mo­men­to”.

In­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de un diá­lo­go con to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas y so­cia­les a fin de lo­grar el gran acuer­do po­lí­ti­co na­cio­nal.

Aña­die­ron que te­men que se con­so­li­de ma­yo­ría ad­ver­sa a la im­ple­men­ta­ción en la Cor­te y se des­mon­te el an­da­mia­je nor­ma­ti­vo que desa­rro­lla el acuer­do. Se

de­cla­ra­ron en asam­blea.

Ger­mán Va­len­cia, do­cen­te del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, di­jo que las Farc y el Go­bierno de­ben preo­cu­par­se por­que la im­ple­men­ta­ción tar­da­rá más. “La asam­blea per­ma­nen­te es la op­ción que hoy tie­nen, an­tes era el pa­ro ar­ma­do. Es­to no afec­ta el pro­ce­so de paz con el Eln, grupo que aho­ra pen­sa­rá en cuál se­rá el me­jor me­ca­nis­mo para apro­bar lo que acuer­den”.

Se­gún Cuervo, las Farc van a pe­dir más pla­zo para la de­ja­ción to­tal de las ar­mas, an­te la in­cer­ti­dum­bre sus­ci­ta­da por el fa­llo, y es­to le da­rá más ar­ti­lle­ría a la oposición.

Para Muñoz, la po­si­ción de las Farc no su­po­ne rom­pi­mien­to de lo acor­da­do con el Go­bierno. Es­to es un pun­to de aná­li­sis con im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas y ju­rí­di­cas para el país que es­tá en una tran­si­ción de un es­ce­na­rio de con­flic­to a uno pos­bé­li­co.

La in­cóg­ni­ta que que­da es si no que­da­rá cor­to el año dis­po­ni­ble para usar el fast track

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.