Gra­ba­cio­nes que ayu­dan a des­nu­dar co­rrup­tos

Has­ta pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca son sal­pi­ca­dos en ca­sos de corrupción por co­rreos elec­tró­ni­cos, me­mos, vi­deos y gra­ba­cio­nes de con­ver­sa­cio­nes.

El Colombiano - - PORTADA - Por GER­MÁN JIMÉNEZ MORALES

No hay que ser es­pía para gra­bar y de­nun­ciar a pre­sun­tos co­rrup­tos. En­re­do del pre­si­den­te bra­si­le­ño es un ejem­plo.

Yo no com­pré el silencio de na­die”, di­jo ayer el pre­si­den­te de Bra­sil, Mi­chel Temer. Otra, sin em­bar­go, es la ver­sión del em­pre­sa­rio Joes­ley Ba­tis­ta, quien, para ob­te­ner un tra­to más fa­vo­ra­ble de la jus­ti­cia, en­tre­gó una con­ver­sa­ción que gra­bó y en la que el pri­mer man­da­ta­rio ha­bría avalado pa­gos mi­llo­na­rios al ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Eduardo Cunha, para que no re­ve­la­ra se­cre­tos de so­bor­nos en la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos de la es­ta­tal Pe­tro­brás.

El ana­lis­ta en te­mas geo­po­lí­ti­cos Juan David Escobar Va­len­cia re­cuer­da que, dé­ca­das atrás, re­unir es­te ti­po de prue­bas era com­pli­ca­do y, en un estrado ju­di­cial se­rían, por ejem­plo, la pa­la­bra de Temer con­tra la de Ba­tis­ta, es­te úl­ti­mo pre­si­den­te del po­de­ro­so grupo cár­ni­co JBS S.A.

Aho­ra no. Si la voz de Temer es la que es­tá ahí, ava­lan­do un he­cho ilí­ci­to, es­tá hun­di­do. No en vano, ayer le pi­die­ron desde di­ver­sos sec­to­res que re­nun­cia­ra a la si­lla pre­si­den­cial y el Su­pre­mo Tri­bu­nal de Bra­sil au­to­ri­zó que se in­ves­ti­gue al man­da­ta­rio por esos he­chos.

To­más Se­rrano, quien co­mo juez fue re­co­no­ci­do por sus con­de­nas con­tra ca­pos del nar­co­trá­fi­co, di­ce que en ca­so de gra­ba­cio­nes, co­mo la que tie­ne con­tra la pared a Temer, se de­ben ha­cer co­te­jos de vo­ces, para ve­ri­fi­car qué per­so­nas real­men­te ha­blan. Así mis­mo, acla­ra que cuan­do un ter­ce­ro, que no in­ter­vie­ne en la con­ver­sa­ción, es quien apor­ta el au­dio o vi­deo, po­dría in­cu­rrir en el de­li­to de vio­la­ción de la in­ti­mi­dad. Si el que en­tre­ga la prue­ba es uno de los par­ti­ci­pan­tes en la gra­ba­ción, en­ton­ces sí se le da un va­lor ju­di­cial.

Do­nald Trump, el inex-

per­to po­lí­ti­co y há­bil em­pre­sa­rio que ga­nó la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, es­tá en­vai­na­do por cuen­ta de las gra­ba­cio­nes que, pre­sun­ta­men­te, ha­ce de sus char­las pri­va­das en la Ca­sa Blan­ca. Pe­ro más de­li­ca­da es su pre­sun­ta in­ter­fe­ren­cia con la Jus­ti­cia, al pe­dir­le al en­ton­ces jefe del FBI, Ja­mes Co­mey, que fre­na­ra una in­ves­ti­ga­ción en con­tra del exa­se­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Mi­chael Flynn.

So­bre lo pri­me­ro, o sea las gra­ba­cio­nes, el ex­pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Jaime Al­ber­to Arru­bla Pau­car, ad­vier­te que una gra­ba- ción es vá­li­da cuan­do las par­tes es­tán de acuer­do en que se ha­ga y que cuan­do se tra­ta de asun­tos pú­bli­cos es usual que se acu­da a es­to co­mo re­gis­tro de me­mo­ria y para ve­ri­fi­car la ve­ra­ci­dad de lo que se di­ce. Si, por el con­tra­rio, la gra­ba­ción se ha­ce sin el con­sen­ti­mien­to de la otra per­so­na, se con­si­de­ra co­mo la “manzana en­ve­ne­na­da” y no sir­ve de prue­ba. No obs­tan­te, el juez es quien pon­de­ra el ori­gen y si la va­li­da o no co­mo prue­ba.

Arru­bla ca­li­fi­ca co­mo preo­cu­pan­te el me­mo del ex­je­fe del FBI, por­que si las co­sas se dieron así, se es­ta­ría re­pi­tien­do la his­to­ria de Ri­chard Ni­xon, cuan­do in­ten­tó fre­nar la in­ves­ti­ga­ción del Wa­ter­ga­te. “Obs­truir a la jus­ti­cia o a una in­ves­ti­ga­ción de un or­ga­nis­mo de Po­li­cía ju­di­cial es al­go muy gra­ve aquí y allá. Por aho­ra no sa­be­mos si es cier­to o no, ni a dón­de lle­gue”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.