MAES­TROS PARA SIEM­PRE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÓS­CAR HENAO ME­JÍA os­car­he­nao­me­jia@yahoo.es

En mi ex­pe­rien­cia, tan­to de es­tu­dian­te co­mo de maes­tro, ob­ser­vé mu­chos mo­dos de vi­vir es­te rol. Vi a los in­con­di­cio­na­les, que no es­ca­ti­ma­ban tiem­po ni me­di­da. Maes­tros irres­pon­sa­bles con­si­go mis­mos, que no en­con­tra­ban el día ni la ho­ra ade­cua­da para asis­tir a su ci­ta mé­di­ca o aten­der cual­quie­ra otra ur­gen­cia de su agen­da per­so­nal; su prio­ri­dad era acom­pa­ñar his­to­rias de vi­da.

Co­no­cí maes­tros que ol­vi­da­ban que ha­bía pa­sa­do la ho­ra del al­muer­zo, in­clu­so, que ha­bía so­na­do la cam­pa­na para ter­mi­nar las cla­ses, por­que su pa­sión era es­tar al pie del grupo de ni­ños, jó­ve­nes o adul­tos que ha­bían pues­to en sus manos. Ca­da even­to es­co­lar lo ha­cían con enor­me afec­to, pro­fe­sio­na­lis­mo y res­pon­sa­bi­li­dad.

Maes­tros que lle­ga­ban al mo­men­to de su re­ti­ro de la do­cen­cia con el mis­mo brío que mos­tra­ron al egre­sar de sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. A al­gu­nos yo lla­ma­ba Tri­ple A. De uno de ellos, en la de­fen­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.