“La es­cue­la ayu­da, pe­ro a ve­ces pue­de obs­truir la edu­ca­ción”

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por HELENA CORTÉS GÓ­MEZ JUAN AN­TO­NIO SÁN­CHEZ

Para Ra­vi Ra­vin­dra, “los fi­ló­so­fos de aho­ra se han vuel­to muy téc­ni­cos co­mo si solo es­tu­vie­ran dis­cu­tien­do ideas, pe­ro la ver­da­de­ra fi­lo­so­fía es el amor por la sa­bi­du­ría”. Ha si­do pro­fe­sor de religión, fí­si­ca y fi­lo­so­fía, y cree que co­mo él, la ma­yo­ría de se­res hu­ma­nos desea­mos te­ner al­go de sa­bi­du­ría, que­re­mos sa­ber, por ejem­plo, ¿por qué las es­tre­llas brillan? y ¿por qué la ve­ge­ta­ción es ver­de? La cien­cia, di­ce, “es tam­bién amor por el co­no­ci­mien­to”.

Es­te doc­tor en Fí­si­ca fue uno de los in­vi­ta­dos in­ter­na­cio­na­les al Con­gre­so Otro Mun­do, even­to de la Co­le­gia­tu­ra Co­lom­bia­na en el que se con­ver­só, es­te miér­co­les y jue­ves, so­bre for­mas y di­ná­mi­cas que re­nue­van la edu­ca­ción, ade­más del Ser Hu­mano-Ser Ori­gen, te­ma del even­to.

¿Qué sig­ni­fi­ca ser un buen ser hu­mano?

“En to­das par­tes hay ca­sos de gen­te que es­tá preo­cu­pa­da por so­bre­vi­vir o por com­pe­tir con otros –tra­tan­do de te­ner una ca­sa más gran­de o un ca­rro más lu­jo­so–, así que muy po­ca gen­te es­tá in­tere­sa­da en la ver­dad, el amor y la sa­bi­du­ría. To­das las cul­tu­ras han pro­du­ci­do gen­te muy bri­llan­te, pe­ro no se tra­ta de lo que han pro­du­ci­do en co­no­ci­mien­to sino de lo que son co­mo se­res hu­ma­nos. Bu­da de­cía, ‘mi­ra en tu in­te­rior, tú eres Bu­da’. Lo que sig­ni­fi­ca que de­be­mos es- tar aten­tos a nues­tro in­te­rior para des­cu­brir que so­mos exac­ta­men­te igua­les que el más gran­de de los dio­ses”.

Para cons­truir­nos más allá de las ci­fras, y ha­cer­lo para la vi­da, ¿qué es más im­por­tan­te, el am­bien­te en ca­sa o lo que en­se­ñe la es­cue­la?

“La ma­yo­ría de los ni­ños no van a la es­cue­la, al me­nos has­ta que tie­nen más de 4 o 5 años. A esa edad las ac­ti­tu­des bá­si­cas ya se han for­ma­do, así que, más im­por­tan­te que lo que di­ce el maes­tro, es lo que los pa­dres di­gan. Si los pa­dres no se aman, o si ellos no aman a sus ve­ci­nos o se in­tere­san por la so­cie­dad, no im­por­ta qué ti­po de edu­ca­ción ten­gan, nun­ca se­rán ca­pa­ces de ha­cer y dar lo con­tra­rio. Así que la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad es­tá en los pa­dres, y cla­ro que la es­cue­la ayu­da, pe­ro otras ve­ces pue­de obs­truir el pro­ce­so. Sin em­bar­go, an­tes de que la ins­ti­tu­ción em­pie­ce, la edu­ca­ción ya ha ini­cia­do en ca­sa, y eso es mu­cho más re­le­van­te”.

FOTO

Ra­vi Ra­vin­dra, Ph.D. en Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, Mg. en Fi­lo­so­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.