UN VI­DEN­TE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HER­NAN­DO URI­BE C., OCD* her­nan­dou­ri­be@une.net.co

El pre­cio exor­bi­tan­te de la gue­rra no lle­va nun­ca a la paz. Reali­dad que Tá­ci­to enun­cia así: “Una ma­la paz es to­da­vía peor que la gue­rra”. Un diá­lo­go en que uno po­ne to­das las con­di­cio­nes a su fa­vor y el otro las acep­ta, es la peor de las gue­rras.

Tá­ci­to (55-120) fue un vi­den­te de la vi­da de los hom­bres. Co­mo his­to­ria­dor pu­so al des­cu­bier­to con asom­bro­sa lu­ci­dez y pi­car­día la gran­de­za de su pe­que­ñez, la pe­que­ñez de su gran­de­za.

Pu­blio Cor­ne­lio Tá­ci­to, ge­nio de la his­to­ria, a una re­tó­ri­ca de buen gusto unió la agu­de­za y la con­ci­sión, mé­ri­tos que dan a su obra “Ana­les” un va­lor per­du­ra­ble.

Tes­ti­go de los años más os­cu­ros de la his­to­ria de Ro­ma, pu­so al des­cu­bier­to las lo­cu­ras y crí­me­nes de Ti­be­rio, Me­sa­li­na y Ne­rón, no me­nos que el des­or­den de la fa­mi­lia, la de­la­ción y el sui­ci­dio has­ta las más im­pre­vis­tas for­mas de en­vi­le­ci­mien­to.

Sus re­tra­tos de la vi­da co­ti­dia­na se han con­ver­ti­do en afo­ris­mos que no es po­si­ble ol­vi­dar. La lec­ción que de­jan siem­pre nos sor­pren­de­rá.

Ex­ce­len­te co­no­ce­dor de la crí­ti­ca en la vi­da co­ti­dia­na, Tá­ci­to afir­ma: “Quien se en­fa­da por las crí­ti­cas, re­co­no­ce que las te­nía me­re­ci­das”. Mo­do efi­caz de co­no­cer y re­co­no­cer mis de­fec­tos, has­ta des­per­tar en mí el co­ra­je de cul­ti­var las vir­tu­des opues­tas.

El his­to­ria­dor ro­mano nos ha­ce ver la in­ge­nui­dad de creer que to­do vi­cio y mal com­por­ta­mien­to se co­rri­ge con le­yes. “Cuan­to más corrupto es el es­ta­do, más le­yes tie­ne”. Las le­yes nun­ca han si­do ga­ran­tía del buen com­por­ta­mien­to. El amor es la úni­ca fuen­te de ins­pi­ra­ción de to­da bue­na ac­ción, la éti­ca. El corazón sano ge­ne­ra por ins­tin­to sa­ni­dad.

El pre­cio exor­bi­tan­te de la gue­rra no lle­va nun­ca a la paz. Reali­dad que Tá­ci­to enun­cia así: “Una ma­la paz es to­da­vía peor que la gue­rra”.

Un diá­lo­go en que uno po­ne to­das las con­di­cio­nes a su fa­vor y el otro las acep­ta, es la peor de las gue­rras, cu­yo pla­zo pron­to lle­ga­rá.

Es fá­cil cons­ta­tar en el si­glo XXI la vi­gen­cia de la afir­ma­ción de Tá­ci­to: “La ava­ri­cia y la arro­gan­cia son los prin­ci­pa­les vi­cios de los po­de­ro­sos”. La co­di­cia y la so­ber­bia de los go­ber­nan­tes lle­van los pue­blos, las cul­tu­ras a su oca­so y des­apa­ri­ción.

Los tex­tos de Tá­ci­to pe­ne­tran de tal ma­ne­ra en el corazón, que de­jan per­ple­jo al lec­tor. “Los hom­bres pre­fie­ren pa­gar un per­jui­cio a un be­ne­fi­cio, por­que la gra­ti­tud es una car­ga, y la ven­gan­za, un pla­cer”.

Vi­vo en el in­ten­to de ima­gi­nar­me a Tá­ci­to en sus si­len­cios eter­nos, ex­pre­sión de su nom­bre, en bus­ca del ca­mino in­fi­ni­to que lo lle­vó en for­ma tan lú­ci­da y atre­vi­da al des­con­cer­tan­te mis­te­rio del corazón hu­mano.

Pas­mo­sa ha­bi­li­dad la de Tá­ci­to en des­en­tra­ñar la vi­da co­ti­dia­na de los hom­bres de una épo­ca co­mo la nues­tra, de­ca­den­te y flo­re­cien­te a la vez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.