EL EM­PE­RA­DOR

El Colombiano - - PORTADA - FO­TO EFE

El ci­clis­ta Fer­nan­do Ga­vi­ria si­gue es­cri­bien­do pá­gi­nas de glo­ria con sus pe­da­la­zos. A sus 22 años, y en su de­but en una ca­rre­ra gran­de,d se con­vir­tió ayer en el pri­mer co­lom­biano en ga­nar cua­tro eta­pas en un Gi­ro de Italia. Aquí su his­to­ria desde ni­ño.

Atre­vi­do desde ni­ño, así ha si­do es­te ci­clis­ta, quien ha­ce tres años es­tu­vo al bor­de de la muer­te, pe­ro que sa­lió ile­so pa­ra al­can­zar la glo­ria mundial.

En su pecho, ade­más del amor y la pa­sión por el ci­clis­mo, Fer­nan­do Ga­vi­ria car­ga su ma­yor pro­tec­ción: una ca­mán­du­la que no se qui­ta ni pa­ra dor­mir.

Quie­nes lo co­no­cen afir­man que es el re­ga­lo más va­lio­so que ha re­ci­bi­do.

Cuen­tan que ella le sal­vó la vi­da tras un ac­ci­den­te de trán­si­to en 2014, en el que las au­to­ri­da­des die­ron por pér­di­da to­tal el vehícu­lo.

Con­du­cía de Me­de­llín a La Ce­ja, iba solo y en un des­cui­do por Las Pal­mas per­dió el con­trol del au­to­mo­tor que ter­mi­nó vol­ca­do a la ve­ra del ca­mino. “Fue un mi­la­gro, no tu­vo nin­gún ras­gu­ño”, re­cuer­da su tía Nu­bia Ga­vi­ria.

De in­me­dia­to, y lue­go del sus­to, a Fer­nan­do se le vino a la men­te la ima­gen de la ex­tra­ña mu­jer que se le acer­có ocho días an­tes en Ma­ni­za­les: lue­go de ba­jar­se del podio con la ca­mi­se­ta de lí­der de la cla­si­fi­ca­ción de me­tas vo­lan­tes, en la Vuel­ta de la Ju­ven­tud, ella le en­tre­gó ese rosario.

“Es el úni­co ob­se­quio que te pue­do dar”, le di­jo la des­co­no­ci­da, quien en me­dio de la mul­ti­tud des­apa­re­ció. Pa­ra el co­rre­dor, ella fue un án­gel guar­dián.

Desde ese mo­men­to, Her­nan­do Ga­vi­ria y Ma­ría del Car­men Ren­dón, padres del ci­clis­ta, vi­si­tan sin fal­ta la igle­sia cada ocho días pa­ra dar gra­cias por la vi­da de su hi­jo y en­co­men­dar­lo a Dios.

Igual, desde la ca­sa, lo ha­ce Ana Ce­lia López, abue­la del ve­lo­cis­ta. “Siem­pre le di­go que se cui­de, que no se arries­gue tan­to, que pri­me­ro es­tá la vi­da y des­pués las ca­rre­ras, me man­ten­go re­zan­do por él”.

Sin em­bar­go, en el fon­do sa­ben que no va a cam­biar esa ac­ti­tud osa­da, pues desde ni­ño ha si­do atre­vi­do e hi­per­ac­ti­vo. Tan­to, que cuan­do lo man­da­ban a la tien­da a com­prar hue­vos lle­ga­ba con ellos vuel­tos tor­ti­lla, re­me­mo­ra don Her­nan­do.

Con­fie­sa que lo re­pren­dió bas­tan­te: “Siem­pre fue jui­cio­so, pe­ro tam­bién in­quie­to, cuan­do sa­lía a la calle ju­ga­ba con to­do”.

No ol­vi­da que aca­dé­mi­ca­men­te le iba re­gu­lar, pe­ro no por­que no tu­vie­ra la ca­pa­ci­dad, “ya que siem­pre fue in­te­li­gen­te”, sino por­que se re­la­ja­ba. “Ha­cía los tra­ba­jos y mu­chas ve­ces se le que­da­ban en la ca­sa”.

Fer­nan­do, aman­te del ca­fé de Juan Val­dez, las ca­zue­las y las ham­bur­gue­sas, de las cua­les se tie­ne que pri­var por el es­tric­to ré­gi­men que de­be te­ner pa­ra man­te­ner­se en for­ma, siem­pre vio el de­por­te co­mo el me­jor ca­mino.

Se ini­ció en el patinaje, y has­ta re­pre­sen­tó a Co­lom­bia en un pa­na­me­ri­cano en Miami, en el que fue quin­to en la prue­ba de la eli­mi­na­ción. Tam­bién prac­ti­có voleibol, ba­lon­ces­to, atletismo y mi­cro­fút­bol en Jue­gos Es­co­la­res e In­ter­co­le­gia­dos, pe­ro Fer­nan­do, quien re­ci­bió cla­ses en pri­ma­ria de su ma­dre en la es­cue­li­ta de la ve­re­da San Mi­guel de La Ce­ja y de Edu­ca­ción Fí­si­ca de su pa­dre en el co­le­gio La Paz, ter­mi­nó el ba­chi­lle­ra­to en la noc­tur­na pa­ra que el ho­ra­rio no se le cru­za­ra con los en­tre­na­mien­tos. Siem­pre su prio­ri­dad fue el ci­clis­mo, de­por­te que lo fle­chó, tal vez la gran he­ren­cia de sus fa­mi­lia­res, pues desde el más gran­de has­ta el más chi­co, las ci­clas fue­ron el pan de cada día.

Pri­me­ro in­cur­sio­nó en la pis­ta, en la que al­can­zó cua­tro tí­tu­los mun­dia­les -dos éli­te, en 2015 y 2016-, y lue­go, pe­se a su buen ren­di­mien­to allí, tras ser cuar­to en los pa­sa­dos Jue­gos Olím­pi­cos de Río, de­ci­dió, an­te el asom­bro de mu­chos, que el ci­clis­mo de ru­ta lo tras­no­cha­ba ya.

“Cuan­do se le me­te una co­sa en la ca­be­za no hay na­da ni na­die que lo ha­ga cam­biar de pa­re­cer”, cuen­ta su ex­téc­ni­co de pis­ta, José Ju­lián Ve­lás­quez.

De he­cho, así con­quis­tó a su no­via Valentina, a quien co­no­ció por Ins­ta­gram. Fue ella quien le dio la ma­ni­lla que be­sa cada vez que lle­ga triun­fal a un em­ba­la­je y la cual, co­mo ella ex­pli­có, sig­ni­fi­ca el de­seo de que le va­ya bien. “Le ad­mi­ro su pa­cien­cia y cons­tan­cia”, ma­ni­fies­ta.

Ju­lia­na, her­ma­na de Fer­nan­do, sos­tie­ne que la men­ta­li­dad que tie­ne él lo ha­ce ser me­jor. “Lo que se pro­po­ne lo con­si­gue”.

En su pri­mer Gi­ro de Italia lo de­mues­tra con te­me­ra­rios pe­da­la­zos. Ayer, de ma­ne­ra fan­tas­mal lo­gró su cuar­ta con­quis­ta.

Con diez ri­va­les ade­lan­te, y fiel a su na­tu­ral atre­vi­mien­to, se me­tió por don­de na­die lo es­pe­ra­ba. Es­tu­vo a pun­to de ro­zar a su com­pa­ñe­ro Ma­xi­mi­lano Ri­che­ze, y tan cer­ca de cho­car con­tra la ba­ran­da de pro­tec­ción que no le im­por­tó arries­gar has­ta su vi­da -co­mo lo afir­ma el ex­cam­peón mundial de ru­ta Santiago Bo­te­ro-.

De nue­vo el án­gel de la guar­da le per­mi­tió sa­lir ai­ro­so. La ca­mán­du­la, su amu­le­to de fe, tal co­mo en el pa­sa­do, vol­vió a pro­te­ger­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.