3 gar­gan­tas pro­fun­das de EE. UU.

Ju­lian As­san­ge, de Wi­ki­Leaks, ga­nó ba­ta­lla le­gal en Suecia. Chel­sea Man­ning sa­lió de pri­sión es­ta se­ma­na. Ed­ward Snow­den si­gue en el exi­lio.

El Colombiano - - PORTADA - Por GER­MÁN JI­MÉ­NEZ MO­RA­LES

En qué van los líos de Ju­lian As­san­ge, li­bre de car­gos por pre­sun­ta vio­la­ción; Chel­sea Man­ning, que sa­lió de pri­sión y Ed­ward Snow­den, quien aún es­tá exi­lia­do.

Los nombres de Ju­lian As­san­ge, Ed­ward Snow­den y Chel­sea Man­ning ge­ne­ran con­tro­ver­sia mundial, co­mo íco­nos que son de la fil­tra­ción de do­cu­men­tos se­cre­tos de go­bier­nos po­de­ro­sos co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia. Los tres pa­gan un duro pre­cio por ser ver­du­gos del se­cre­tis­mo es­ta­tal y los co­bi­jan las pa­sio­nes de quie­nes los ven co­mo hé­roes o vi­lla­nos.

De los tres, ape­nas pa­ra Man­ning ter­mi­nó es­ta se­ma­na la pe­sa­di­lla le­gal en Es­ta­dos Uni­dos. Chel­sea -que na­ció hom­bre y fue bau­ti­za­do co­mo Bradley Ed­ward- pa­gó 3 de los 35 años a los que fue con­de­na­da por fil­trar­le al por­tal Wi­ki­Leaks in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da so­bre la gue­rra de Irak y Af­ga­nis­tán. Vol­vió a la li­ber­tad, por­que, sien­do pre­si­den­te, Ba­rack Oba­ma le con­mu­tó su pe­na. As­san­ge, fes­te­jó ayer la de­ci­sión de la Fis­ca­lía sue­ca, que le ce­rró un ca­so de pre­sun­ta vio­la­ción, pe­ro aún te­me ser ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos.

Di­vul­gar in­for­ma­ción re­ser­va­da im­pli­ca una fal­ta con­tra la se­gu­ri­dad del Es­ta­do y su gra­ve­dad de­pen­de de la le­gis­la­ción de cada país. José Gre­go­rio Hernández Ga­lin­do, ex­pre­si­den­te de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, di­ce que por ello son tan con­tro­ver­ti­dos los tres per­so­na­jes ci­ta­dos. Y, por ello tam­bién, Do­nald Trump es tan cri­ti­ca­do al, su­pues­ta­men­te, en­tre­gar­le da­tos se­cre­tos a Ru­sia. En su opinión, al sis­te­ma ju­rí­di­co le ha­ría bien la re­ve­la­ción de in­for­ma­cio­nes, cuan­do hay de por me­dio la co­mi­sión de al­gún de­li­to o pla­nes que aten­tan con­tra los de­re­chos humanos. De res­to, cree que mien­tras los ór­ga­nos es­ta­ta­les desa­rro­llen sus in­ves­ti­ga­cio­nes lo me­jor es man­te­ner la re­ser­va.

El di­rec­tor de la Fun­da­ción pa­ra la Li­ber­tad de Pren­sa, Pe­dro Va­ca Vi­lla­real, ano­ta que la ten­sión es­tá en­tre el in­te­rés pú­bli­co de lo re­ve­la­do y las nor­mas que se trans­gre­den. Si el pri­me­ro es su­pe­rior, hay que pro­te­ger a los de­nun­cian­tes. Si eso no se ha­ce, el mie­do im­pe­di­ría que quie­nes tra­ba­jan en in­te­li­gen­cia di­vul­guen las irre­gu­la­ri­da­des que co­noz­can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.