Ini­cia­ti­va pa­ra fre­nar adic­ción al pe­gan­te en me­no­res de edad.

Se bus­ca evi­tar que niños y ado­les­cen­tes ac­ce­dan a es­te pro­duc­to, que con­tie­ne una sus­tan­cia adic­ti­va que cau­sa efec­tos ne­ga­ti­vos en la sa­lud.

El Colombiano - - PORTADA - Por GUS­TA­VO OSPINA ZA­PA­TA

Más que qui­tar­les y que­brar­les las bo­te­llas con pe­gan­tes a quie­nes lo in­ha­lan, las au­to­ri­da­des de Me­de­llín em­pe­za­ron una es­tra­te­gia di­fe­ren­te pa­ra com­ba­tir es­ta adic­ción.

Se­gún cálcu­los de la Se­cre­ta­ría de In­clu­sión So­cial de Me­de­llín, en la ciu­dad hay en­tre 2.900 y 3.500 per­so­nas (la ma­yo­ría ha­bi­tan­tes de calle) adic­tas a es­te pro­duc­to, que tie­ne efec­tos ne­fas­tos pa­ra la sa­lud y que en al­gu­nos si­tios se ven­de en pe­que­ñas por­cio­nes, a par­tir de 1.000 pe­sos.

Ac­ción con­cre­ta

Por es­ta ra­zón, la de Red de Pro­tec­ción de Niños, Ni­ñas y Ado­les­cen­tes, con­for­ma­da por en­ti­da­des pú­bli­cas, pri­va­das y co­mu­ni­ta­rias, em­pe­zó es­ta se­ma­na un pro­gra­ma pa­ra que las fe­rre­te­rías y otros lo­ca­les co­mer­cia­les del cen­tro se com­pro­me­tan a de­jar de ven­der pe­gan­tes con to­lueno (ver re­cua­dro).

“So­mos cons­cien­tes de es­tos ma­les y de­ci­di­mos qui­tar el to­lueno de nues­tros pro­duc­tos y re­em­pla­zar­lo por otros com­po­nen­tes”, ase­gu­ra Die­go Flo­rián, ge­ren­te de Pe­gau­cho, prin­ci­pal

12 años de edad es el pro­me­dio en el con­su­mo de dro­gas en An­tio­quia.

fa­bri­can­te del pe­gan­te en An­tio­quia. Se es­pe­ra que más em­pre­sa­rios se unan al pro­pó­si­to.

“Yo ti­ré pe­gan­te desde los 16 años, por­que uno tie­ne pro­ble­mas, se vin­cu­la con per­so­nas que lo llevan a eso, y co­mo qui­ta el ham­bre y da sue­ño, uno se ama­ña”, ad­mi­te Fredy Mar­tín Gar­cés, un ex­ha­bi­tan­te de calle que su­peró la adic­ción lue­go de va­rios pro­ce­sos.

Nor­ma inope­ran­te

En 2009, el Con­ce­jo de Me­de­llín apro­bó el acuer­do 52, que prohi­bía a las fe­rre­te­rías ven­der­les sa­col -co­mo se co­no­ce po­pu­lar­men­te es­te pe­gan­tea los niños, pe­ro to­do que­dó en le­tra muer­ta.

Co­mo ven­der la sus­tan­cia no es­tá prohi­bi­do por una le­gis­la­ción na­cio­nal, to­do que­da­ba su­je­to a la vo­lun­tad de los fa­bri­can­tes y los co­mer­cian­tes.

Luis Ber­nar­do Vé­lez, se­cre­ta­rio de In­clu­sión So­cial de Me­de­llín, des­ta­có que la ini­cia­ti­va bus­ca incluir a más sec­to­res, pues la pro­tec­ción a los niños es res­pon­sa­bi­li­dad de la so­cie­dad en­te­ra.

“En la red de pro­tec­ción te­ne­mos que jun­tar­nos to­dos, las ins­ti­tu­cio­nes y las em­pre­sas, que di­gan no ven­de­mos más pe­gan­tes con to­lueno a los niños, por­que es una ma­te­ria que im­pi­de su de­sa­rro­llo men­tal y fí­si­co”, re­sal­tó Vé­lez, quien agre­gó que, del año pa­sa­do a hoy, han sa­ca­do a 71 niños de la calle.

Lla­ma­dos po­lí­ti­cos

La con­ce­jal Na­taly Vé­lez se­ña­ló que hay que ha­cer cum­plir las me­di­das de con­trol e ir más allá. “Preo­cu­pa que cada vez dis­mi­nu­ye la edad de pri­mer con­su­mo, la apues­ta por los niños y ado­les­cen­tes de­be ser más de­ci­di­da”, ad­vir­tió y re­cal­có que hay que evi­tar es que el ni­ño cai­ga en el con­su­mo, ayu­dan­do a me­jo­rar su en­torno fa­mi­liar y so­cial.

En el mis­mo sen­ti­do se pro­nun­ció la dipu­tada Ana Li­gia Mo­ra, quien sub­ra­yó que en el te­ma de las adic­cio­nes, “hay que de­vol­ver­le la prio­ri­dad a la pre­ven­ción, pa­ra con­tri­buir a me­jo­rar la sa­lud men­tal de los an­tio­que­ños”

FO­TO AR­CHI­VO

Los pe­gan­tes con to­lueno re­du­cen el ham­bre a quie­nes los con­su­men, pe­ro tam­bién les pro­du­cen afec­ta­cio­nes al sis­te­ma ner­vio­so y con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo, co­mo des­coor­di­na­ción, al­te­ra­cio­nes men­ta­les y pér­di­da de vi­sión y au­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.