100 años de his­to­rias en ani­me

La ani­ma­ción ja­po­ne­sa pa­só de ser in­fluen­cia­da por oc­ci­den­te a in­fluir a to­do el mun­do.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - por JUAN DAVID UMAÑA GA­LLE­GO

Un gran Sa­mu­rai com­pra una ca­ta­na pa­ra ven­cer a sus enemi­gos. Sin em­bar­go, es de­rro­ta­do dos ve­ces, con pa­ta­da y cos­ta­la­zo in­clui­do. Es­ta es la his­to­ria de cua­tro mi­nu­tos que cuen­ta uno de los tres cor­to­me­tra­jes pre­cur­so­res del ani­me ja­po­nés que cum­ple un si­glo de his­to­ria y, por eso, el Cen­tro Na­cio­nal de Ci­ne de Ja­pón fes­te­ja es­te año. Su nom­bre es Na­ma­ku­ra ga­ta­na.

El ani­me es la ani­ma­ción que usan en Ja­pón pa­ra con­tar his­to­rias. No solo son se­ries. Tam­bién in­clu­ye tra­ba­jos pa­ra te­le­vi­sión y ci­ne. Un ar­te que se ha apo­ya­do en el man­ga, có­mic ja­po­nés con una tra­di­ción de cer­ca de 150 años.

Ha si­do tan in­flu­yen­te que sus crea­do­res más re­le­van­tes son en su ma­yo­ría man­ga­kas o di­bu­jan­tes de man­ga. En­tre los ti­pos de ani­me se pue­den en­con­trar los sho­nen (ac­ción), sho­jo (pa­ra pú­bli­co fe­me­nino), ko­do­mo (in­fan­til) y hen­tay (por­no­gra­fía). Ade­más de aque­llos se­gui­do­res que in­ter­pre­tan a sus per­so­na­jes, los cos­pla­yers.

El na­ci­mien­to del ani­me se re­mon­ta al cor­to mu­do he­cho en EE. UU. en 1906, Hu­mo­rous pha­ses of funny fa­ce, con ros­tros en mo­vi­mien­to di­bu­ja­dos en un ta­ble­ro. Se su­ma el tra­ba­jo de Fran­cia en 1908 con su cor­to Fan­tas­ma­go­rie, con­si­de­ra­do el pri­mer car­toon ani­ma­do.

Ya pa­ra 1910 lle­gan a Ja­pón los di­bu­jos ani­ma­dos oc­ci­den­ta­les, lo que em­pu­jó los pri­me­ros tra­ba­jos pro­fe­sio­na­les ni­po­nes.

Desde en­ton­ces, el ani­me ja­po­nés ha te­ni­do evo­lu­cio­nes de la mano de maes­tros co­mo Osa­mu Te­zu­ka, crea­dor de As­tro­boy en 1963, la pri­me­ra serie ani­ma­da ja­po­ne­sa con una tra­ma. En ella se cuen­ta la his­to­ria de un ni­ño an­droi­de cons­trui­do por el Dr. Ten­ma que con sus po­de­res lu­cha con­tra el mal.

Co­mo no ha­blar de Ha­yao Mi­ya­sa­ki que en 1985 co­fun­dó Es­tu­di Ghi­bli y es pa­dre del fil­me Mi ve­cino To­to­ro, per­so­na­je que ya es par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar al con­ver­tir­se en la ima­gen del fa­mo­so es­tu­dio. Ade­más, se ubi­có en el pues­to 18 en la lis­ta de los 100 me­jo­res per­so­na­jes ani­ma­dos de la re­vis­ta Em­pi­re en 2010.

De oc­ci­den­te a orien­te

Walt Dis­ney, el ani­ma­dor es­ta­dou­ni­den­se, fue una gran in­fluen­cia pa­ra el tra­ba­jo que Ja­pón reali­zó en sus ini­cios. As­tro­boy, con sus ojos gran­des, es un ejem­plo de ello, di­ce el you­tu­ber es­pe­cia­li­za­do en có­mics Ga­briel Ga­mo­ra, “Co­me­men­te”: “Dis­ney es la ra­zón pri­mor­dial por la que los per­so­na­jes de la ani­ma­ción ni­po­na no tie­nen ojos pe­que­ños co­mo son fi­sio­ló­gi­ca­men­te los ja­po­ne­ses”.

Una opinión pa­re­ci­da tie­ne Víctor Zu­lua­ga, di­rec­tor de

RyuHiKai, Cor­po­ra­ción Cul­tu­ral Co­lom­bo Ja­po­ne­sa de Me­de­llín. “Te­zu­ka se con­vir­tió en uno de los di­rec­to­res más im­por­tan­tes por sus pro­pues­tas in­no­va­do­ras; es­tu­dió ani­ma­ción con Dis­ney y lue­go apli­có la téc­ni­ca en sus man­gas”.

Si oc­ci­den­te mar­có al ani­me en sus ini­cios, la si­tua­ción se re­vir­tió. Da­niel Alejandro To­rres, di­rec­tor de la em­pre­sa de con­te­ni­dos geek Ágo­ra ra­dial, ex­pli­ca que la re­pre­sen­ta­ción exa­ge­ra­da de emo­cio­nes, el es­ti­lo vi­sual y las tra­mas más ma­du­ras y os­cu­ras, tan ca­rac­te­rís­ti­cos de la ani­ma­ción ja­po­ne­sa, se pue­den apre­ciar en los pro­gra­mas de es­ta la­do del mun­do.

“In­clu­so, án­gu­los, po­ses y co­reo­gra­fías son emu­la­dos del ani­me”. Otro tra­ba­jo ins­pi­ra­do por los ja­po­ne­ses fue el Rey león (1994), aun­que sus desa­rro­lla­do­res siem­pre lo han ne­ga­do. El clá­si­co de Dis­ney tie­ne mu­chos de­ta­lles de Kim­ba, el león blan­co (1965), aquel fe­lino que en la serie de ani­me bus­ca la paz en­tre humanos y ani­ma­les.

Di­fe­ren­cias

Mien­tras que en Es­ta­dos Uni­dos, desde los 60 has­ta prin­ci­pios de 90 rea­li­za­ban ani­ma­ción pa­ra un pú­bli­co in­fan­til, Ja­pón em­pe­zó a usar el ani­me pa­ra con­tar to­da cla­se de re­la­tos, tam­bién pa­ra adul­tos.

Sus te­mas eran más pro­fun­dos y ela­bo­ra­dos, tal es el ca­so de Ma­zin­ger Z, Candy Candy y Aki­ra (ver grá­fi­co). Allí ra­di­có su trans­for­ma­ción y su per­so­na­li­dad. “Ellos se atre­vie­ron a na­rrar otro tipo de his­to­rias, co­mo la de An­gels egg (1995), con elementos ra­rí­si­mos, po­co diá­lo­go y de­ta­lles su­rrea­lis­tas, en el que una ni­ña en un mun­do po­sa­po­ca­líp­ti­co cui­da de un hue­vo. El ani­me le pide al es­pec­ta­dor que pon­ga de su par­te pa­ra en­ten­der”, di­ce Ser­gio Vi­lla, do­cen­te y di­bu­jan­te de có­mics.

La fór­mu­la fun­cio­na: es un buen mer­ca­do. En 2015, se­gún la Aso­cia­ción Ja­po­ne­sa de Ani­ma­ción, ge­ne­ró US 15.900 mi­llo­nes en el mun­do.

El ani­me tie­ne in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des pa­ra con­tar y eso le au­gu­ra un fu­tu­ro. Por aho­ra, Net­flix pre­pa­ra pa­ra agos­to una serie con ac­to­res rea­les ba­sa­da en el ani­me de cul­to Death No­te, del que se han pu­bli­ca­do más de 30 mi­llo­nes de co­pias de sus 12 vo­lú­me­nes en el mun­do. En su his­to­ria, los nombres que apa­re­cen en un li­bro mal­di­to de­ter­mi­nan la muer­te de al­guien. Por for­tu­na, no es­tá el del ani­me, y la fie­bre por es­te for­ma­to con­ti­nua­rá...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.