Te­mer blo­quea la es­pe­ra­da re­su­rrec­ción de Bra­sil

Nue­vas de­nun­cias de so­borno en su con­tra li­mi­tan las po­si­bi­li­da­des de que el país lo­gre re­for­mas pa­ra sa­lir de la re­ce­sión más pro­fun­da de su his­to­ria.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROL­DÁN

Mi­chel Te­mer, el pre­si­den­te de Bra­sil, es­tá con­tra las cuerdas. Si la gra­ba­ción en la que apa­re­ce con­sin­tien­do el pa­go de dineros pa­ra com­prar el si­len­cio del ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Eduar­do Cun­ha, avi­vó el jue­ves la po­si­bi­li­dad de una des­ti­tu­ción o de su re­nun­cia, lo su­ce­di­do ayer tie­ne al­can­ces insospechados.

Tam­bién por me­dio de una gra­ba­ción, la Cor­te Su­pre­ma de ese país di­vul­gó las prue­bas de que Te­mer y sus pre­de­ce­so­res, Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va (con cin­co pro­ce­sos por co­rrup­ción en su con­tra) y Dil­ma Rous­seff (so­me­ti­da a jui­cio po­lí­ti­co el año pa­sa­do), re­ci­bie­ron mi­llo­nes de dó­la­res en so­bor­nos.

Los tes­ti­mo­nios co­rres­pon­den a eje­cu­ti­vos de JBS, una com­pa­ñía de pro­duc­tos cár­ni­cos que cre­ció con prés­ta­mos del banco es­ta­tal de de­sa­rro­llo bra­si­le­ño, y en ellos se in­di­ca que al ac­tual man­da­ta­rio le die­ron 15 mi­llo­nes de rea­les (4,6 mi­llo­nes de dó­la­res), al ex­pre­si­den­te Lu­la, 50 mi­llo­nes de dó­la­res en cuen­tas en el ex­tran­je­ro, y a Rous­seff, otros 30 mi­llo­nes de dó­la­res.

El es­cán­da­lo baja los áni­mos de un Bra­sil has­tia­do de la co­rrup­ción y to­ca irre­me­dia­ble­men­te las es­fe­ras po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Así lo cree Bruno Bran­dao, re­pre­sen­tan­te de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal en ese país, y pa­ra quien des­pués de un pro­ce­so trau­má­ti­co de jui­cio po­lí­ti­co, otro pre­si­den­te con de­nun­cias gra­ves en su con­tra “solo acen­túa la des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da en las ins­ti­tu­cio­nes”.

Lo an­te­rior, con­ti­núa, tie­ne im­pac­to en el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, en la me­di­da en que la in­cer­ti­dum­bre se vuel­ve cal­do de cul­ti­vo pa­ra que en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2018 triun­fen can­di­da­tos con dis­cur­sos po­pu­lis­tas, que re­nie­gan de la po­lí­ti­ca y que ca­lan en los vo­tan­tes que com­par­ten esa sen­sa­ción.

No obs­tan­te, el es­cán­da­lo de Te­mer re­du­ce las di­vi­sio­nes en las que es­ta­ba el país. “En las úl­ti­mas elec­cio­nes, la iz­quier­da es­ta­ba muy es­cép­ti­ca so­bre la exis­ten­cia de co­rrup­ción en el go­bierno, creían que solo se tra­ta­ba de una ar­ti­ma­ña pa­ra de­rrum­bar a Dil­ma, mien­tras la de­re­cha for­za­ba ese dis­cur­so. Aho­ra, iz­quier­da y de­re­cha tie­nen por pri­me­ra vez a un enemigo en co­mún: Mi­chel Te­mer”, con­clu­ye el ex­per­to.

El país te­me re­tro­ce­der

La Bol­sa de Sao Paulo, la ma­yor de Bra­sil y de Amé­ri­ca La­ti­na, sus­pen­dió por me­dia ho­ra sus ope­ra­cio­nes lue­go de caer un 10 % por el pá­ni­co desata­do tras co­no­cer­se las acu­sa­cio­nes con­tra Te­mer. La des­con­fian­za de los mer­ca­dos pue­de com­pli­car el in­ten­to que ha­cía el país por re­cu­pe­rar­se en 2018 de una re­ce­sión his­tó­ri­ca: su eco­no­mía se con­tra­jo un 3,6 % en el 2016 y no pro­me­tía un cre­ci­mien­to muy des­ta­ca­do pa­ra es­te año.

“Es­tá­ba­mos sa­lien­do de la más pro­fun­da re­ce­sión que ha­ya te­ni­do Bra­sil, ca­mi­ná­ba­mos en el Con­gre­so pa­ra ade­lan­tar las re­for­mas es­truc­tu­ra­les y las le­yes la­bo­ra­les que vol­vie­ran a crear con­fian­za en los in­ver­so­res y de­vol­vie­ran sus tra­ba­jos a 14 mi­llo­nes

de des­em­plea­dos, pe­ro aho­ra re­tro­ce­de­mos”, des­cri­be Paulo So­te­ro, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Bra­sil del Wil­son Cen­ter pa­ra la in­ves­ti­ga­ción.

En esa preo­cu­pa­ción coin­ci­de Saúl Pi­ne­da, di­rec­tor del Cen­tro de Pen­sa­mien­to en Es­tra­te­gias Com­pe­ti­ti­vas de la Uni­ver­si­dad del Rosario, y es que la re­cu­pe­ra­ción de Bra­sil es­ta­ba su­pe­di­ta al he­cho de que Te­mer lo­gra­ra cam­biar la per­cep­ción del nue­vo go­bierno fren­te al país y los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, “pe­ro la pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad pa­ra con­vo­car a Bra­sil a la es­ta­bi­li­dad fis­cal pue­de fre­nar cual­quier in­ten­to de reforma”, ad­vier­te el aca­dé­mi­co.

A lo an­te­rior hay que su­mar el he­cho de que la eco­no­mía mundial no es­tá te­nien­do la re­cu­pe­ra­ción que se es­pe­ra­ba, y Chi­na, uno de los más im­por­tan­tes alia­dos co­mer­cia­les de Bra­sil, no es­tá in­vir­tien­do co­mo se creía. “Eso sig­ni­fi­ca­ría que la re­ce­sión se ex­ten­de­ría es­te año, si el país no lo­gra cla-

ri­fi­car el panorama in­terno e in­ter­na­cio­nal”, de­ta­lla Pi­ne­da, y aña­de que los úl­ti­mos he­chos re­la­cio­na­dos con Te­mer re­du­cen el li­de­raz­go de Bra­sil en el Mer­co­sur, so­bre to­do res­pec­to a Ar­gen­ti­na, con el que se dispu­ta la su­pre­ma­cía eco­nó­mi­ca en ese blo­que.

Aun­que el es­ce­na­rio no pin­ta bien pa­ra el país ve­cino, So­te­ro guar­da la es­pe­ran­za de que un Bra­sil prag­má­ti­co sea el que ac­túe pa­ra evi­tar nue­vos trau­ma­tis­mos: “Que las ins­ti­tu­cio­nes si­gan tra­ba­jan­do; que Te­mer re­nun­cie o sea des­ti­tui­do por las cor­tes, y que no ha­ya nue­vas elec­cio­nes, sino que el po­der lo su­ce­da el si­guien­te en la lis­ta, Ro­dri­go Maia, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.