EM­MA­NUEL Y BRI­GIT­TE

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ADRIANA COO­PER adrih­coo­per@gmail.com

Ha­ce unos días, mien­tras veía la ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra del nue­vo pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, un co­men­ta­ris­ta hi­zo re­fe­ren­cia a la his­to­ria en­tre el man­da­ta- rio y su es­po­sa Bri­git­te.

A di­fe­ren­cia del ac­to de Trump en el que su mu­jer Me­la­nia ape­nas fue men­cio­na­da a pe­sar de te­ner una di­fe­ren­cia de edad no­ta­ble con el hom­bre de las tor­men­tas y probables ca­be­llos de oxi­gen­ta, aquí el pe­rio­dis­ta acla­ró a los te­le­vi­den­tes que ha­bía un pre­ci­pi­cio de 25 años en­tre la pa­re­ja que ya vi­ve en el Pa­la­cio del Eli­seo.

Agre­gó que ella es ma­yor y era una pro­fe­so­ra de Li­te­ra­tu­ra con ca­rác­ter y ma­má de tres hi­jos cuan­do lo co­no­ció a él, un es­tu­dian­te de 16 años que se des­ta­ca­ba por su ri­gor y co­no­ci­mien­to so­bre va­rios te­mas. A pe­sar de te­ner ca­si a to­do el pue­blo de Amiens en con­tra cuan­do acep­ta­ron que lo su­yo era más que un vo­lá­til en­can­to, am­bos le apos­ta­ron a al­go que aún en la Fran­cia li­bre­pen­sa­do­ra de ese en­ton­ces cau­sa­ba es­tu­por.

Ade­más de ce­le­brar que ha­ya gen­te que se arries­ga a ir con­tra la co­rrien­te y cie­rra los ojos an­te los pre­jui­cios del am­bien­te, tu­ve una pre­gun­ta en ese mo­men­to te­le­vi­si­vo: ¿una his­to­ria así se­ría po­si­ble en Me­de­llín? Aun­que in­da­gué pa­ra re­unir al­gu­nos re­la­tos de pa­re­jas im­pro­ba­bles que ca­mi­na­ron con­tra el vien­to, no pu­de re­cor­dar nin­guno tan po­de­ro­so co­mo es­te.

Y es­to ocu­rre tal vez por­que nues­tros di­ri­gen­tes o ta­len­tos se mue­ven to­da­vía en círcu­los don­de las ideas so­bre quién es “gen­te bien” aún son li­mi­ta­das y cua­dri­cu­la­das. En esos es­pa­cios y en gran par­te de los es­tra­tos lo­ca­les co­di­cia­dos, es vis­ta con bue­nos ojos una mu­jer sin mu­cho pa­sa­do. Y pa­ra al­gu­nos es me­jor que no ten­ga hi­jos de otro por­que asu­men sin co­no­ci­mien­to pro­fun­do de cau­sa que al in­vo­lu­crar­se con ella ten­drán que adop­tar los niños aun­que es­tos ya ten­gan un pa- dre que res­pon­de y asis­te. Aun­que no es po­si­ble ge­ne­ra­li­zar, mu­chos de nues­tros jó­ve­nes tam­bién creen que la me­jor mu­jer es aque­lla que pro­ba­ble­men­te es su­mi­sa, tie­ne po­cas opi­nio­nes, cum­ple con los es­tán­da­res de be­lle­za del am­bien­te y “aguan­ta pa­ra mos­trar”.

Y en el ca­so de ellas, son mu­chas las que sue­len de­jar­se en­can­tar solo por aquel que siem­pre va con la ca­mi­sa plan­cha­da, tie­ne un buen ca­rro o un fu­tu­ro pro­mi­so­rio co­mo em­pren­de­dor.

Aun­que sea le­ja­na, me gus­ta es­ta his­to­ria del nue­vo man­da­ta­rio fran­cés por­que ade­más de de­rri­bar pre­jui­cios, con­fir­ma es­tas fra­ses tex­tua­les que di­jo el cien­tí­fi­co Ro­dol­fo Lli­nás en el 2011: “Uno no se enamo­ra de una mu­jer por­que tie­ne unas te­tas bue­ní­si­mas: uno se enamo­ra de su ce­re­bro, por­que con él se in­ter­ac­túa y se avan­za; con las te­tas no. Amar es bai­lar (in­te­lec­tual­men­te), no ha­cer gimnasia. En­con­trar eso es muy di­fí­cil; ha­llar­lo es un te­so­ro”.

No sa­be­mos qué pa­sa­rá con el man­da­ta­rio fran­cés ni con su es­po­sa en el fu­tu­ro. No te­ne­mos ni idea si su amor se­gui­rá in­có­lu­me aquel ejem­plo de per­se­ve­ran­cia de las es­ta­lac­ti­tas, co­mo es­cri­bió Ro­sa Mon­te­ro en su co­lum­na “Vie­jos de la mano”. Lo que sí que­da cla­ro es que des­pués de co­no­cer es­ta his­to­ria dan ga­nas de ce­le­brar que ha­ya gen­te va­lien­te que va­lo­ra el pen­sa­mien­to

... des­pués de co­no­cer es­ta his­to­ria dan ga­nas de ce­le­brar que ha­ya gen­te va­lien­te que va­lo­ra el pen­sa­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.