OLVÍDESE DE WA­TER­GA­TE, PIEN­SE EN IRÁN-CON­TRA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOHN YOO re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

El su­pues­to es­fuer­zo del pre­si­den­te Trump pa­ra pre­sio­nar al di­rec­tor del FBI a aban­do­nar la in­ves­ti­ga­ción de la in­fluen­cia rusa so­bre su ex con­se­je­ro de se­gu­ri­dad na­cio­nal, Mi­chael

Flynn, ha pro­vo­ca­do gri­tos de ‘obs­truc­ción de jus­ti­cia”. Los crí­ti­cos de Trump es­tán exi­gien­do un fis­cal in­de­pen­dien­te, al es­ti­lo Wa­ter­ga­te, o al me­nos el nom­bra­mien­to de un di­rec­tor del FBI in­de­pen­dien­te y neu­tral pa­ra con­ti­nuar la in­ves­ti­ga­ción.

Esos crí­ti­cos pue­den te­ner la es­pe­ran­za de con­se­guir am­bos en uno, con el nom­bra­mien­to del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Ro­bert

Mue­ller, un ex di­rec­tor del FBI, co­mo fis­cal es­pe­cial pa­ra con­ti­nuar la in­ves­ti­ga­ción del en­tro­me­ti­mien­to ru­so en las elec­cio­nes del 2016.

Tan­to de­mó­cra­tas co­mo re­pu­bli­ca­nos, sin em­bar­go, en­con­tra­rán que es im­po­si­ble con­ver­tir los prin­ci­pa­les po­de­res eje­cu­ti­vos de Trump en con­tra su­ya. En cam­bio, el Con­gre­so de­be re­cu­rrir a las fa­cul­ta­des di­se­ña­das por los re­dac­to­res pa­ra esas cir­cuns­tan­cias: las he­rra­mien­tas de fi­nan­cia­ción, supervisión y, co­mo úl­ti­mo re­cur­so, la des­ti­tu­ción.

Co­mo fue des­cri­to en no­tas que el en ese en­ton­ces di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, to­mó so­bre su reunión con el pre­si­den­te, los co­men­ta­rios de Trump se acer­ca­ron a obs­truc­ción de jus­ti­cia pe­ro no cru­za­ron la lí­nea cla­ra­men­te. Se­gún esas no­tas, el señor Trump di­jo so­bre la in­ves­ti­ga­ción a Flynn, “es­pe­ro que pue­das ver el ca­mino que lle­va a de­jar es­to en paz”.

Tan­to re­pu­bli­ca­nos co­mo de­mó­cra­tas han de­cla­ra­do el de­seo de lle­gar al fon­do de la con­ver­sa­ción. El re­pre­sen­tan­te

Ja­son Chaf­fetz, re­pu­bli­cano de Utah, pro­me­tió ci­tar los me­mo­ran­dos de Co­mey, y la lí­der de la mi­no­ría de­mó­cra­ta,

Nancy Pe­lo­si de Ca­li­for­nia, di­jo que un “in­ten­to des­ca­ra­do de ce­rrar la in­ves­ti­ga­ción del FBI so­bre Mi­chael Flynn es un asalto a al es­ta­do de de­re­cho que es fun­da­men­tal pa­ra nues­tra de­mo­cra­cia”. El se­na­dor John

McCain, re­pu­bli­cano de Ari­zo­na, co­men­tó: “creo que es­tá lle­gan­do al pun­to en que es de ta­ma­ño y es­ca­la Wa­ter­ga­te”.

Pe­ro por sí so­los, los co­men­ta­rios de Trump no de­mues­tran sin am­bi­güe­dad un in­ten­to por obs­truir la jus­ti­cia. Aun­que ex­pu­so su opinión fa­vo­ra­ble del Sr. Flynn, se de­tu­vo jus­to an­tes de pe­dir a Co­mey que de­ja­ra la in­ves­ti­ga­ción. Las pa­la­bras de Trump lle­va­ban con­si­go un re­co­no­ci­mien­to im­plí­ci­to de que Co­mey to­ma­ría la úl­ti­ma de­ci­sión.

A di­fe­ren­cia del ca­so Wa­ter­ga­te, no hay evi­den­cia de que el pre­si­den­te dio la or­den a tes­ti­gos pa­ra que min­tie­ran, des­tro­zó evi­den­cia o tra­tó de blo­quear a agen­tes del FBI de cum­plir con su la­bor. Al me­nos no hay evi­den­cia to­da­vía. Ofi­cia­les del FBI y el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia no solo con- ti­nua­rán su in­ves­ti­ga­ción de Flynn sino que es pro­ba­ble que in­ten­si­fi­quen sus es­fuer­zos, co­mo lo su­gie­re el nom­bra­mien­to de Mue­ller.

Pe­ro es pro­ba­ble que per­se­guir al pre­si­den­te por obs­truc­ción de jus­ti­cia no ten­ga éxi­to, no solo por la fal­ta de he­chos, sino por ra­zo­nes cons­ti­tu­cio­na­les tam­bién.

El tipo de fis­cal es­pe­cial nom­bra­do por el fis­cal ge­ne­ral en­car­ga­do, Rod Ro­sens­tein, di­fie­re de los con­se­jos in­de­pen­dien­tes crea­dos ba­jo el ac­ta ven­ci­da y es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más débil. El pa­pel de Mue­ller se­rá go­ber­na­do por nor­mas del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, que siem­pre pue­den ser anu­la­das por el pre­si­den­te.

El pri­mer pa­so pa­ra el Con­gre­so se­ría for­mar un co­mi­té es­pe­cial pa­ra in­ves­ti­gar la con­tro­ver­sia rusa y el asun­to Trump- Co­mey. Pa­ra im­pe­dir es­to, Trump de­be­ría mi­rar el ejem­plo de su pre­de­ce­sor Ro

nald Rea­gan. El es­cán­da­lo Irán-con­tra ca­si des­tro­za la pre­si­den­cia Rea­gan y po­dría ha­ber lle­va­do a su des­ti­tu­ción. Des­pués de las re­ve­la­cio­nes de que sus em­plea­dos de se­gu­ri­dad na­cio­nal ha­bían in­ter­cam­bia­do ar­mas por rehe­nes de­te­ni­dos por Irán y trans­fi­rie­ron fon­dos a los con­tras ni­ca­ra­güen­ses, Rea­gan lim­pió la ca­sa y acor­dó ha­cer re­for­mas a la supervisión gu­ber­na­men­tal de la ac­ción en­cu­bier­ta. Des­pués de eso, su pre­si­den­cia no solo so­bre­vi­vió sino que tam­bién pros­pe­ró.

Trump de­be­ría emu­lar a Rea­gan. De­be­ría des­pe­dir a su je­fe de per­so­nal, Rein­ce

Prie­bus, y su es­tra­te­ga prin­ci­pal, Step­hen Ban­non, y to­dos los de­más que tra­je­ron el ca­so de la cam­pa­ña pre­si­den­cial a la Ca­sa Blan­ca.

Lo más im­por­tan­te, Trump de­be­ría em­pe­zar a de­fe­rir al Con­gre­so en po­lí­ti­ca do­més­ti­ca y en cam­bio en­fo­car­se en la se­gu­ri­dad na­cio­nal y re­la­cio­nes ex­te­rio­res

A di­fe­ren­cia del ca­so Wa­ter­ga­te, no hay evi­den­cia de que el pre­si­den­te dio la or­den a tes­ti­gos pa­ra que min­tie­ran, des­tro­zó evi­den­cia o tra­tó de blo­quear a agen­tes del FBI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.