Ga­vi­ria y un país que so­ña­mos

La his­to­ria de los Ga­vi­ria Ren­dón per­mi­te re­fle­xio­nar so­bre la Co­lom­bia que que­re­mos: de niños y jó­ve­nes hi­jos del afec­to, la dis­ci­pli­na, el com­pro­mi­so y la ge­ne­ro­si­dad fa­mi­liar y co­mu­ni­ta­ria.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PA­RÍS

La ve­lo­ci­dad de los cua­tro triun­fos del ci­clis­ta Fer­nan­do Ga­vi­ria en el Gi­ro de Italia arras­tra un país ávi­do de sa­lir ade­lan­te y de ha­cer­se sen­tir. Muy ca­paz, pe­ro frus­tra­do a ve­ces por la mar­gi­na­li­dad. De­seo­so, aun­que al tiem­po con la ti­mi­dez de las re­gio­nes. Ta­len­to­so y ex­tra­ña­men­te de­rro­ta­do por desacuer­dos y en­vi­dias. En la me­ta de Tor­to­na, lo es­pe­ra­ba ayer el fut­bo­lis­ta Luis Fer­nan­do Mu­riel, mu­cha­cho de la costa Ca­ri­be que tra­ta de so­bre­sa­lir en el fútbol ita­liano. Com­pa­trio­tas, am­bos hi­jos de la sen­ci­llez y las li­mi­ta­cio­nes, que de­jan en al­to el nom­bre y la ima­gen de Co­lom­bia. Ven­ce­do­res, co­mo Juan G. Cua­dra­do, en Tu­rín y Ra­da­mel Fal­cao, en Mo­na­co. Eu­ro­pa a los pies de chi­cos que se han he­cho a pul­so.

A nues­tra na­ción le hacen fal­ta es­tas es­ce­nas y per­so­na­jes ca­pa­ces de ha­cer­nos du­dar se­ria­men­te de que las di­vi­sio­nes y la vio­len­cia sean el úni­co y re­cu­rren­te des­tino. Si ellos lo han lo­gra­do, con­tra el es­cep­ti­cis­mo y las con­tin­gen­cias, con­tra la es­ca­sez e in­clu­so los re­cha­zos, ¿por qué a Co­lom­bia le cuesta tan­to con­quis­tar un fu­tu­ro me­nos frag­men­ta­do y aza­ro­so?

Po­dría em­pe­zar es­ta his­to­ria de res­pues­tas y re­fle­xio­nes por de­cir que Fer­nan­do Ga­vi­ria es hi­jo de un maes­tro pen­sio­na­do, Don José Her­nan­do, así con ma­yús­cu­las, que ha de­di­ca­do su vi­da a re­co­rrer las ca­rre­te­ras de La Ce­ja y los mu­ni­ci­pios del Orien­te de An­tio­quia acom­pa­ñan­do no solo a Fer­nan­do y su hi­ja Ju­lia­na, de­por­tis­tas ya campeones y con­sa­gra­dos, sino a unos 50 niños de su es­cue­la de ini­cia­ción.

Pri­mer ele­men­to: uni­dad fa­mi­liar, res­pal­do, pre­sen­cia, afec­to, amor en su­ma, que pu­die­ron lle­nar de se­gu­ri­dad y cer­ti­dum­bre al mu­cha­cho que hoy ha ga­na­do cua­tro eta­pas en un solo Gi­ro de Italia co­mo nin­gún otro co­lom­biano. La misma pro­tec­ción que tu­vo Nai­ro Quin­ta­na, un cam­pe­sino bo­ya­cen­se, de sus padres Luis y Eloí­sa, due­ños de una tien­da y una par­ce­la de pa­pa.

En La Ce­ja to­dos sa­ben que Don Her­nan­do, si­len­cio­so, gas­ta par­te de sus in­gre­sos en los chi­cos a los que tra­ta de enamo­rar del de­por­te. Más que un en­tre­na­dor, es un for­ma­dor. Más que al­guien in­tere­sa­do en per­ci­bir di­vi­den­dos por tra­ba­jar con la ju­ven­tud ce­je­ña, es un co­lom­biano ge­ne­ro­so que da de lo que tie­ne. So­bra de­cir que así, con ejem­plos co­mo el su­yo, es po­si­ble cons­truir un país con me­nos en­vi­dias y egoís­mos.

La fe­li­ci­dad de­be ser un ele­men­to cen­tral del pro­yec­to de for­ma­ción de jó­ve­nes y lí­de­res que em­pren­da la na­ción los pró­xi­mos años. Los padres de Ga­vi­ria, lo di­cen sus pro­pios co­te­rrá­neos, tu­vie­ron la pa­cien­cia y el tac­to pa­ra lle­var­lo del patinaje al ci­clis­mo has­ta que en­con­tró su lu­gar en el mun­do. Pa­ra ello, tam­bién con­ta­ron con un en­torno es­ta­tal que les per­mi­tió se­guir su de­sa­rro­llo hu­mano y de­por­ti­vo. Se necesita un go­bierno que apo­ye y es­ti­mu­le los pro­gra­mas en las re­gio­nes y desde las re­gio­nes.

La his­to­ria de Ga­vi­ria en­car­na op­ti­mis­mo y con­vic­ción, com­pro­mi­so y en­tre­ga por el país. In­vi­ta a una so­cie­dad que se bus­que y se en­tien­da dis­ci­pli­na­da, vi­sio­na­ria, tras­pa­ren­te, edu­ca­da. Afec­tuo­sa, ale­ja­da de los ren­co­res que anu­lan las ener­gías co­lec­ti­vas. Pa­cien­te y tra­ba­ja­do­ra.

Hay que res­ca­tar la his­to­ria de los Ga­vi­ria Ren­dón. De ciu­da­da­nos co­rrien­tes, co­mo Don Her­nan­do, a quien to­dos sa­ben en La Ce­ja que vol­ve­rá, des­pués de los triun­fos de su hi­jo en Italia, a re­co­rrer las ca­rre­te­ras del pue­blo pa­ra for­mar a más campeones, o por lo me­nos a más mu­cha­chos de­cen­tes y ad­mi­ra­bles

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.