IN­FOR­MA­CIÓN SO­BRE EL CON­FLIC­TO NO PUE­DE SER ES­TAN­DA­RI­ZA­DA

El Colombiano - - OPINIÓN -

Con to­do el res­pe­to y la so­li­da­ri­dad que las víc­ti­mas de la ma­sa­cre de Bojayá me­re­cen, es la­men­ta­ble, pues crea un pre­ce­den­te gra­ví­si­mo con­tra la li­ber­tad de in­for­ma­ción, de pren­sa, la ver­dad, la me­mo­ria de las víc­ti­mas y el pro­ce­so de com­pren­sión de los he­chos que han cau­sa­do tan­to do­lor en Co- lom­bia, que la úni­ca in­for­ma­ción po­si­ble que pue­dan di­vul­gar los me­dios so­bre lo que allí su­ce­dió, sea la que el “Co­mi­té de de­re­chos de las víc­ti­mas de Bojayá”, con el aval de la ONU, con­si­de­re que de­be sa­ber la opinión pú­bli­ca. Así lo ex­pre­san en un co­mu­ni­ca­do, tras blo­quear el tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co de Pa­tri­cia Nie­to y Na­ta­lia Bo­te­ro, quie­nes vi­si­ta­ron la po­bla­ción pa­ra rea­li­zar un re­por­ta­je so­bre la ex­hu­ma­ción de los cuerpos del ac­to de bar­ba­rie. Sin du­da el Co­mi­té no pre­ten­de ocul­tar la ver­dad, pe­ro es­ta no pue­de ser ro­tu­la­da ni di­rec­cio­na­da ni es­tan­da­ri­za­da, por­que de­ja de ser ver­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.